25 mar. 2011

Opinión: Escribir hoy. Negocio o pasión

No todo el mundo, tiene eso necesario para componer una melodía armoniosa, o realizar una obra de arte ya sea esculpida, pintada, dibujada o forjada. Tampoco todo el mundo tiene eso necesario para crear una historia con pies y cabeza y que enganche al lector. Lo que si puede hacer todo el mundo, es escribir. Serás bueno o malo. Un plagiador o el nuevo Cervantes de la literatura (quien dice Cervantes, dice Tolkien, Asimov o Brown. Eso va a gustos). Entiendo que con los tiempos que corren y en la era en la que vivimos, todo está saturado. Como dice el anuncio de un coche, vivimos infoxicados. Sufrimos de intoxicación informativa. Millones de datos se acumulan a la entrada de nuestros sentidos, esperando que los dejemos entrar. Otros tantos, entran sin pedir permiso y provocan graves problemas o mejor dicho trastornos psicológicos de muchos tipos. Por desgracia, vivimos en tiempos críticos. En los que muchos buscan una salida a sus necesidades. Miles de personas honestas, creen que tienen eso necesario para agradar a otros mediante la escritura, y se presentan a todos los certámenes literarios que pueden encontrar en la red. Los premios suelen ser importantes, o como mucho animadores, pues ¿a que escritor que se precie de serlo, no le sube el ánimo que le publiquen?

Los certámenes literarios, no suelen tener letra pequeña. El problema es que tampoco el escritor se para a pensar en ella.
Muchos de estos certámenes, lo que ofrecen como premio es la publicación del texto en un libro o antología. Este, para mí es el caso, en el que el certamen pierde su nombre y se transforma en abuso. Evidentemente, llamándolo certamen literario, tienes en la puerta mil personas dispuestas a realizar el trabajo de una sola. Hoy voy a hablaros de tres casos. Tres situaciones que he conocido y que voy a matizar bien, con la intención de que ninguno de los lectores de este humilde servidor, caiga en la trampa de según quien.

Caso uno:
Certámen literario Beso de Rechenna. Premio 3.000€ al ganador seleccionado por jurado y dos premios de 1.000€ a los dos relatos más votados en Facebook.
Para mí, esto sigue siendo un certamen, en el que la organización, ha metido un poco la pata, y estoy seguro que para próximas ediciones, no se repetirá el error. Me explico. En ninguna de las normas, se indica la forma de adquirir el voto. Pues resulta que las dos personas ganadoras cuyos relatos dejan mucho que desear, se dedican al intercambio de votos en páginas de Facebook especializadas en tales artimañas. No es ilegal. Hasta cierto punto, siempre que los perfiles votantes, sean reales, cosa que no sucede normalmente, pero dando el beneficio de la duda, nos quedamos con que la práctica es inmoral. Se demuestra que en este certamen, como en otros muchos en los que hay dinero de por medio, hay que atar bien las cosas, para que según que gente no pueda beneficiarse, y los premios, sean eso, premios a la calidad narrativa del autor.

Caso dos:
Primer certamen de microrrelatos de ciencia ficción Artgerust. Premio de 1.000€ al ganador elegido mediante jurado. Selección de los 100 mejores relatos para publicar una antología. Se premia a los 100 autores, con el 15% de las ventas. Entiendo que es el 15% del valor del libro dividido entre los 100 autores, esto es el 0,15% del valor del libro. Solo reclamable a partir de los 25€ de ganancia personal. Esto es certamen literario. Es cierto que también es negocio para el publicador. ¿Por qué? Leí una vez, que si una persona edita un libro, tiene dos clientes fijos. Su madre y el mismo. Teniendo en cuenta esta realidad, en el caso que nos ocupa, como mínimo se venderán 200 unidades de esa antología. Que quieras que no, y sin especular con los precios, ya son beneficios. Pero sigo pensando que es una extraordinaria oportunidad para los autores noveles.

Caso tres:
Cualquier certamen literario, cuyo premio es que se publique la obra una sola vez. En este caso, el organizador se aprovecha o abusa de la intelectualidad y autoría de varias personas, haciendo de estas un objeto para la escritura. Sale una sola edición de un libro. Con unidades limitadas. El publicador hace uso de las nuevas empresas autoeditoras, que lo que hacen es entregar el 90% de los beneficios al autor, que en este caso es el publicador, que envía una recopilación de documentos cedidos gratuitamente. Beneficio seguro para el publicador y cero para el escritor, ya que probablemente ese libro nuca caerá en manos de un buen agente o publicista o editorial, si no que lo compraran 100 madres y 100 escritores, regalando su trabajo en beneficio de un hombre avispado. No estoy diciendo que sea un timo, ya que el escritor ha aceptado las condiciones impuestas por el publicador, si creo que es un abuso.

Por ello, debemos tener mucho cuidado. Si os da igual, no pasa nada. A mí, personalmente me gusta que me lean, y que los lectores, me manden correos con su opinión (y acepto todas), me llamen y poco más. La satisfacción de sentir que he podido arrancar una mente del sistema agónico de pantallas con programas que anulan la razón y la personalidad de las personas. Eso es lo que me empuja a escribir. En los tiempos que corren, si quisiera fama y poder, me habría hecho o bien folclórica, un inculto barriobajero, o en su defecto político.

24 mar. 2011

Rafel Barceló ha escrito un libro...

Rafel Barceló, miembro de El Cansancio, guionista de El Terrat, mago blanco del humor y buena persona. Ha escrito un libro. Otro más.


Pero este es diferente. Y he de decir que me ha sorprendido bastante. No lo he comprado todavía, pero está al caer.

Se trata de “Agapita, Berenguer y Wenceslao: ¿De qué os reís?”. De la editorial A buen paso. Se puede encontrar en las librerías o aquí. El autor asegura que es autobiográfico. Yo me pregunto si el tal Wenceslao tiene que ver con unos que conozco de apellido, Agrio y el otro Glándula. (Broma y chiste que solo los que hemos seguido su carrera conocemos).

Está inquietantemente ilustrado por Aitana Carrasco. De la que he de decir que me encantan sus ilustraciones y voy a seguir de ahora en adelante con detenimiento.

Sinceramente, creo que es un buen trabajo y desde este blog, le deseo todo el éxito que pueda cosechar. Espero que os hagáis con uno. Yo lo voy a hacer.

23 mar. 2011

Certamen de microrrelatos de ciencia ficción Artgerust

Como ya os dije, me presenté a un certamen de microrrelatos de ciencia ficción de la web editora Artgerust.
No confiaba ser ni el ganador del certamen, ni uno de los 100 escogidos para que alguno de sus relatos sean publicados en una antología, ya que el nivel de los escritores es muy elevado. Pero la ciencia ficción me encanta. Más incluso que el genero fantástico.
Uno de mis relatos ha sido escogido y será publicado dentro de poco. Os dejo con los relatos que presenté en su día, para que me digais, cual de ellos creeis que ha ganado:

I

Aniquilación

Sobre la mesa de operaciones, no parecía nada fuera de lo normal. Su actividad cerebral, era nula. A los ojos de los científicos que respiraban aliviados por haber capturado al primer alienígena de la historia, ahora solo se trataba de un organismo con habilidades ocultas. Adaptación al medio hostil, agilidad y fuerza extremas, y una capacidad mental fuera de lo común. La máquina de exterminio perfecta. Y allí se encontraba tirado sobre una mesa de metal como un simple pedazo de carne gris.

Lo que desconocían, era su capacidad para mostrarse totalmente muerto. Lo que desconocían los científicos en su arrogancia, era que esta especie, no utilizaba la misma parte del cerebro que los humanos. Ese fue el final de la humanidad sobre la Tierra.

II
Pensamientos futuros

Habíamos aprendido a terraformar nuevos planetas, antes que a cuidar el nuestro propio. Habíamos aprendido a sobrevivir en ambientes hostiles, y adaptarnos al medio. Habíamos aprendido a vivir en la Luna. Habíamos logrado cambiar Marte. Habíamos logrado comprender la complejidad de la navegación mediante pliegues espaciotemporales. Llegamos al punto en que habíamos superado el uso de cuerpos físicos para sobrevivir. Y aún así, nos seguimos emocionando con el nacimiento de una nueva especie o criatura. Y nos conmovemos con una simple doble puesta de soles en Antárides. Han pasado seis mil años de la desaparición de la Tierra. Y me pregunto si el ser humano desapareció con ella.

III
Paradoja

-En androide, ha recapacitado. Su procesador de inteligencia artificial, ha recalculado las opciones. Ha barajado infinidad de escenarios. Ha creado incluso un módulo de programación denominado Empatía 5.2. Ha desestimado subrutinas obsoletas. Ha planteado algoritmos de elevada complejidad. Ha establecido nexos de unión entre su mente privilegiada y la de los seres humanos que le rodean. En definitiva. Ha hecho todo lo posible por entender el comportamiento autodestructivo del hombre. No lo ha logrado, y se ha pegado un tiro en la cabeza con un arma de Gauss.

-¿Y usted sabe todo eso porque es técnico en robótica?

-No. Antes de dispararse me dio la brasa, con lágrimas artificiales en sus ojos.

-Pues, yo creo que si ha entendido eso de la autodestrucción. ¿Le hace un café?

-Por supuesto.

IV
Primer contacto

¿Conocéis la situación en la que alguien escucha parte de una conversación, más bien a retales, se monta su película, y luego actúa en consecuencia de esa película quedando totalmente en ridículo? Algo parecido sucedió en el primer contacto con seres alienígenas. Durante años, captaron nuestras señales de radio, de televisión y se apoderaron de la Sonda Virgin, que transportaba unas grabaciones con resúmenes históricos de la Tierra. Se pusieron en contacto con nosotros mediante un montaje de video realizado con trozos de películas humanas. Se realizó un espectacular despliegue de medios para recibir a nuestros vecinos que decían venir en son de paz y portaban grandes regalos tecnológicos. Todo era perfecto, hasta que de la nave espacial salieron ocho hombrecillos bajitos, cantando Hava nagila con una voz como cuando respiras Helio, y lanzando al aire confeti. Las risas del planeta entero, ofendieron a los visitantes, que se llevaron sus regalos para siempre. Salvo una bomba que destruyó medio planeta.

V
Ciencias

Los peores temores de la humanidad se hicieron realidad. Aunque de una forma distinta. El acelerador de partículas, no creó un agujero negro, si no que alteró la realidad del planeta, y solo unos pocos somos conscientes de ello. Antes el ser humano buscaba respuestas a preguntas triviales en las ciencias ocultas. Que serían muy ocultas, pero se anunciaban en todas partes. Por el contrario la ciencia común, no era tan apreciada, pero se utilizaba para solucionar los principales problemas de la humanidad. Este cambio de realidad, ha hecho que el ser humano cifre su confianza en las ciencias ocultas para todo, y relega a la ciencia común a un estado absurdo. La humanidad se ha condenado. Los espíritus no hacen que las máquinas funcionen. La magia no hace aparecer comida, ni quita el hambre ni el sufrimiento. Mis cálculos indican que nos queda menos de un mes de vida. Hasta siempre.

VI
Solo

Ya no se me hace extraño caminar a solas y en silencio por las desérticas calles de este planeta. Al principio, fue curioso ver como todo el mundo se subía a las naves y se marchaban a las colonias del primer planeta habitable del exterior de la galaxia. Desafortunadamente para ellos, su nuevo sol, estalló y consumió el planeta. Pude verlo desde aquí. No hay comunicación. Ahora soy el dueño del mundo. Creo. Por desgracia, todo se ha reducido a lo básico. Sobrevivir. Por eso busco por todo el planeta a alguien que se haya quedado. Alguien que quiera, como yo, terminar sus días viendo crecer a sus hijos. Porque sobrevivir a esto, sin descendencia, es una condena a muerte. Y solo con la esperanza de que haya quedado alguien en este mundo, deambulo en solitario, por las calles desérticas de este planeta.

20 mar. 2011

Un beso lo cura todo (Relato presentado a concurso para Beso de Rechenna)

Aunque me vi obligado a recortarlo para poder presentarlo, y posteriormente me retiré del certamen por coherencia personal, aquí os dejo el original de "Un beso lo cura todo". Espero que os guste. Animaos a comentar.

Un instante en el tiempo, es suficiente para arruinar la vida de dos personas. Los dos sufrimos el impacto de un vehículo cuyo conductor, había perdido el conocimiento por culpa de una enfermedad no diagnosticada. Ella se llevó la peor parte.



Verla allí tumbada en la cama del hospital, me hizo sentir cierto rechazo o más bien miedo a hacerle daño. La veía muy delicada, y solo me limitaba a cogerle la mano. Con los meses, perdí mi trabajo, y me echaron de la casa donde vivía. Pero no me importaba lo más mínimo. Mientras ella siguiera respirando, yo seguiría allí sentado.


Las enfermeras me ayudaban trayéndome utensilios de higiene personal, y comida.


Cada noche, al apagarse la luz, y quedarme dormido, soñaba con ella. Nos encontrábamos sí, pero nunca llegábamos a estar juntos. Paseábamos, charlábamos de trivialidades. Nos reíamos. Pero al finalizar la noche, ella siempre desaparecía tras una cortina de enredaderas.


Nunca nos habíamos besado. Era solo una amiga. Una muy buena amiga con la que disfrutaba de buenos momentos. Pero los dos sentíamos lo mismo, aunque no nos lo dijéramos. Así que me decidí. Cierto día, antes de ponerme a dormir, me acerqué a su frente, la besé y le susurré al oído que la quería. Que no me abandonase. Que necesitaba su persona tanto como el aire que respiraba. Acerqué su mano a mis labios y la besé de nuevo.


En el sueño de aquella noche, nos encontramos en la nada. Nos acercamos el uno al otro, nos abrazamos y nos besamos. Fue un instante en el tiempo, pequeño, pero suficiente para reparar todo el daño que habíamos sufrido. Se despidió dulcemente de mí. Y mi corazón dio un salto dentro de mi pecho, que hizo que me despertara con urgencia. Estaba sobresaltado como cuando despiertas de una pesadilla.


Sentí una mano acariciar mi cabeza y una tenue voz intentó calmarme. Vi su brillante sonrisa junto con un ligero y tierno parpadeo. Y tan solo me dijo que después de tantos meses encontrándonos furtivamente en sus sueños, ya había sido hora de que le demostrase lo que sentía.

19 mar. 2011

En mi mundo Parte 5

Ilustración de Naara Riveiro

En mi mundo, a veces, mi subconsciente, me juega malas pasadas.

Y hoy al abrir los ojos, flotaba en el aire y estaba rodeado de blanco. Todo era blanco como cuando te rodea la niebla. Y he querido ponerme en pié, pero lo único que he podido hacer es ponerme horizontal. Y mis pies no tocaban el suelo, porque no había de eso. Y me intentaba mover, y aunque lo hacía, no parecía que me moviese. Hasta que una de las veces en las que me he estirado, mi dedo gordo ha rozado algo húmedo. Y he bajado y mis pies se han podido apoyar en una superficie dura, pero cubierta de agua. Pero no se veía nada, porque esta agua reflejaba el blanco que la rodeaba. Y he caminado sobre el agua hasta llegar a una especie de cortina como de seda. Y al apartarla, he visto un hermoso lugar. Era verde, lleno de hojas y árboles. Y había un banco de piedra junto a una fuente de la que salía agua de color purpura. Y allí estabas tú.

Y me has dicho que tenías miedo, y te he abrazado, para demostrarte que no hay que temer en mi mundo. Me has sonreído, y me has dicho que cuando no estoy, te sientes sola. Y te he acariciado la cara. Y al querer abrazarte de nuevo, te has convertido en motita de luz brillante. Mi hada particular. Revoloteando de aquí para allá. Dando vida al lugar donde nos encontramos.

Y no sé por qué mis pies han querido moverse. Y he caminado kilómetros, a lo largo de un bosque tranquilo. Y como en los dibujos animados, los animalillos del bosque han venido a verme, y yo me he sentado con ellos y les he explicado cosas maravillosas de ti. Que la vida sin ti no es vida. Que tú eres uno de los motores de la maquinaria que mueve mi mundo. Y que te quiero.

Y estando en mi mundo, se me ha acercado una persona, y me ha preguntado que si yo era Dios. Y le he dicho que evidentemente no. Que mi mundo está en mi cabeza. Que yo hago y deshago, pero para ello, antes me han tenido que crear a mí. Que no tengo poder alguno, salvo en mi imaginación. Que todo lo que él estaba viviendo era irreal. Y conforme con la explicación, se ha dado la vuelta y se ha marchado.

Y en mi mundo una vez más, lo absurdo se hace real. Aunque en la vida real, se den más situaciones absurdas que en la fantasía. Y nos hemos encontrado de nuevo. Y hemos paseado por campos dorados. Y las gramíneas nos hacían cosquillas en los brazos. Y nos hemos reído mucho.

Al caer la noche, nos hemos despedido con un “hasta mañana” sin saber si mañana nos veríamos, pero guardando esa incertidumbre juvenil, que hace que las facturas telefónicas asciendan sobremanera en el mundo real, cuando dos jóvenes se invitan mutuamente a colgar el aparato primero.

Y me he acurrucado en mi cama. Y me he tapado con una colcha hasta los ojos deseando que acabase la noche, para salir a pasear contigo de nuevo. Pero a eso de la madrugada, no podía dormir, he encendido una vela, pues en mi mundo no hay electricidad. Me he sentado ante el escritorio y pluma en mano, he compuesto una melodía increíble. Y mientras escribía, la casa se tornaba translúcida. Y sobre mí, aparecían las estrellas y la luna y el cielo azul marino. Y durante unas horas, la única imagen que podía verse en mi mundo, era a mí en un simple escritorio de madera, apenas bien iluminado por una vela, la luna y las estrellas. Y así ha pasado la noche. Con la luna describiendo una curva perfecta sobre mi mundo, hasta que se ha puesto en el horizonte. Y apenas unos minutos más tarde, el amanecer.

16 mar. 2011

En mi mundo Parte 4

Esta parte es cortita y me hace gracia. Lo pasé genial escribiendola y recreándome. Lo cierto es que pensé muchísimas más cosas de las que escribí. Disfrutadla.

En mi mundo, hoy tocaba entrevistar a personajes famosos del mundo de la fantasía. Y me he sentado como Daniel Molloy en Entrevista con el Vampiro. Con una grabadora. Y uno por uno han ido entrando en la sala. Elfos, Trasgos y Duendes. Wendigos, Cerditos constructores, La abuela de Caperucita, que me explicaba lo desobediente que era la niña. Darth Vader y Luck Skywalker. Drácula y su séquito de administradores de fincas. Y un sinfín de criaturas.
Una que me ha llamado la atención, ha sido la Muerte. Si, la Muerte de los libros. La que tantas veces Terry Pratchet ha descrito en sus novelas. La que está esquelética y viste con un dudoso gusto gótico.
Pues así hablando, se nos han pasado las horas y como quien no quiere la cosa, me ha convencido de lo normal que es. Esta muerte. No la real. Es maja. Sería a los humanos, lo que el típico empollón en un instituto de jugadores de Futbol Americano. Discriminado injustamente por sus compañeros de reparto. Y es que la Muerte, de apellido Literaria, está muy mal vista. Su jefe es el escritor, y cuando este decide, no hay vuelta atrás. A no ser que el escritor sea guionista de telenovelas. Entonces, es la Semimuerte, quien entra a trabajar, por si hay que retomar el personaje de nuevo.
Pertenece a una rama muy especial de los trabajadores de la literatura. Es como un funcionario. Pero de los peores vistos. Y eso que no se pasa la jornada haciendo descansos. En Cambio, La Vida… Es una diva. Intratable. Y el amor… es un bufón enano, que pasa media vida en su camerino esperando su turno entre ramos de flores y cajas de bombones.
Pero a lo que íbamos. He hablado con la Muerte, quien me ha contado porqué lleva una guadaña de corcho, en lugar de una de verdad:
-A ver. En el mundo literario, no muere nadie realmente. Cuando el escritor, por algún proceso mental, o la lógica de la trama, decide que alguien debe morir en su historia, aparezco yo. Siempre suelo hacerlo por la espalda y como de repente. Entonces, pongo mi huesuda mano sobre el “elegido”, y este se viene con migo a una especie de limbo literario. Es como un cuarto de juegos donde se encuentran todos los muertos de la literatura. La guadaña, es de corcho, porque la primera vez, aparecí con la buena, al llegar, tropecé con una rama y ¡Zas! Pues sin querer, que me cargué a Adolf Hitler. No se trató de una gran pérdida. Ese tipo, era malo hasta en los libros, pero es algo que no te gusta recordar. La gente no entiende que solo hago lo que me manda el escritor.
Es algo singular. Sus dedos puntiagudos, repiqueteaban sobre la mesa, mientras apoyaba su cabeza sobre la otra mano. Aunque su calavera es totalmente inexpresiva, se le nota cansado y aburrido. Me cuenta que echa de menos pasar las tardes sentado en su mecedora bajo el porche de su casa, leyendo una buena novela de Lian Hearn, y acariciando a sus dos gatos Arsénico y Cianuro. Los gatos de la muerte, de los que algún día os contaré historias.
Ha sido una bonita entrevista. Pero se acaba el día en mi mundo, y quiero disfrutarlo un poco más.
Y salgo de nuevo a caminar, por la pradera que hay enfrente de mi casa. El Sol se está poniendo, y mientras lo hace, va dejando un rastro multicolor, que empieza con un naranja intenso, sigue con un violeta cálido y termina con el azul que todos conocemos.
Y a medida que se hace de noche, lucecitas de un color lima, se van encendiendo y empiezan a flotar en el aire. De nuevo las luciérnagas inundan los campos dorados, ahora ocultos en el manto nocturno.
Y hoy me apetece ver la luna llena. Y cuando aparece la veo lejana, y le pido que se acerque, para verla como en las películas. Grande. Colosal. Y, aunque no veo a ningún niño volando en bicicleta delante de ella, si veo el recorte de la silueta de los árboles de mi bosque favorito. Allí donde Grillo encontró a Merlín.

15 mar. 2011

En mi mundo Parte 3

En mi mundo, hoy no había tierra. Mi casa flotaba sobre el cielo. He mirado abajo y he visto nubes grises claro. En el porche me esperaba una barca pequeña y simple con una vela blanca. Y me he ido a dar una vuelta con ella.
He atravesado un campo de rocas flotantes. De vez en cuando en alguna podía verse un árbol. En otra, había una casa, y una niña descalza, pero vestida de blanco con un lazo rojo y un sobrero de paja ha salido a saludarme. Y corría a mi lado sujetándose el sombrero.
En mi mundo, he visto un pez globo mofarse de una ardilla, a la que le costaba desprenderse de su rama para ponerse a flotar en el aire.
En mi mundo ha llegado la hora de pintar las paredes y los cielos. Y me he equivocado. He pintado el cielo de blanco y la casa de azul.
Y me afano a solucionar el estropicio, porque esta noche te voy a buscar. Y un día más tendrás la sensación de no haber soñado nada. Pero habrás estado conmigo.
Y haré que esta noche se ilumine como el día, para ti. Y te llevaré a pasear por un jardín lleno de rosas sin espinas, y de diferentes colores. Y en mi mundo te enseñaré flores azules con manchas violetas y animales lanosos. Y verás flotar islas en el aire.
Y haré para ti que broten semillas de secuoya, y aceleraré su crecimiento para que veas el milagro de la vida y tengas la oportunidad de vivir cien años en un minuto.
Y volaremos juntos por mi mundo. Y a nuestro paso, las aguas se abrirán por el efecto de la velocidad. Y esquivaremos árboles. Y nos adentraremos en laberínticas cuevas. Y por si se diese el caso, de que chocáramos contra algo, haré que todo sea inmaterial. Y atravesaremos la corteza de mi mundo y visitaremos su núcleo. Que es una compleja formación de sueños y recuerdos, transformados en pura energía. Y nos dejaremos acariciar por sus brillantes ráfagas de luz. Y te permitiré que añadas de tus recuerdos y tus sueños, para que la energía sea más pura y bella. Y haremos que el núcleo se colapse. Y sentiremos un fuerte latido que nos expulsará al exterior. Y de nuevo será de noche. Y juntos nos bañaremos con las estrellas. Y te dejaré en casa de nuevo. Una noche más. Y tus recuerdos de ese día, serán como un susurro en medio del griterío.
En mi mundo, han llamado a la puerta. Y al abrir, me he encontrado un montón de luciérnagas, que han venido a buscarme. Querían decirme que tienen unas hermanas bajo el mar. Y me ha picado la curiosidad. Y al atardecer he regresado al acantilado, para ver la tormenta. Y cuando esta ha terminado, he viajado a la profundidad del océano. A los abismos donde no llega la luz. Y allí, he empezado a brillar tenuemente. Y al poco tiempo, motitas como de luz, han empezado a acercarse a mí. Y me han preguntado si yo era su hermano del exterior. Y me han dicho que el agua les pesa mucho como para poder subir a ver a sus hermanas. Así, que he hecho un puente de relativo vacío entre el fondo y la superficie para que todas las luciérnagas de mi mundo se pudieran ver.
En mi mundo, he vuelto a ser un niño. Y he podido jugar de nuevo a colgar balones de futbol fuera de la plaza. Al solar que hay tras el edificio donde vivo. Y he franqueado el muro del solar, metiéndome por una abertura de la desvencijada puerta de madera. Y allí no había nada.
Mala hierba y matojos. Y en medio mi balón. Y a la misma distancia que estaba yo de este, pero en dirección opuesta, había una vieja masía. Y de ella han salido un regimiento de ratones de campo corriendo sobre sus patas traseras, como en los dibujos animados. Y han cogido el balón entre todos y se lo han llevado. He corrido tras ellos al grito de:
-¡Ladrones!- Pero de nada ha servido. Y han atravesado la entrada de la casa. Y yo les he seguido. Y me sentía como el mocoso de la cubierta de “Danny, el campeón del mundo”.
Y he entrado en la masía. Y al entrar, el olor a humedad y a cerrado, se me ha clavado en la nariz. Y las luces se han encendido de golpe. Y la sala en la que estaba era como la de un castillo medieval. Y había un trono en el que se sentaba un gato gordo y pachón. Se hace llamar el Rey del equilibrio natural. Que nombre más extraño.
Me ha dicho que si quiero recuperar el balón, he de luchar contra Diana, la visitante. Por lo visto, esta mujer se está poniendo morada a ratones. Estos, se están extinguiendo, y los gatos pasan hambre. Entonces, me he transformado en adulto. Me he hecho líder de la resistencia, y he vencido a los lagartos que viajaban en naves espaciales. Pero, como cuando he terminado de luchar, era adulto. No me apetecía seguir jugando con mi balón y no he ido a ver al gato gordo y pachón.
Eso sí. Los ratones me han montado una fiesta increíble.
En mi mundo, he visitado un valle. Y he visto topos corretear por entre las hojas caídas. Y me he sentado sobre una mesa de piedra, a esperar a que llegaras. Y te he visto aparecer a lo lejos. Y mi corazón se ha disparado. Y después de abrazarte, te he besado. Y tras besarte, te he dicho que te quiero. Y te he prometido que cuando seamos mayores, estaremos juntos para siempre. Y tú me has sonreído. Y te has acurrucado conmigo, sentados en los peldaños de unas escaleras de piedra que llegan hasta el cielo.

14 mar. 2011

Los colores olvidados

Cuando mi mujer y mis hijas, trajeron Los Colores olvidados, pensé que se trataba de otro de esos libros de ilustraciones, que lo único que aportan es la gran belleza de dibujos que tocan el alma y transmiten alguna que otra sensación agradable. En fin, otro libro para niños pensé.
Pero no dejaban de trastearlo. Y entre otras cosas, me sorprendió ver como lo regalaba a una amiga italiana que vino de visita. ¿Tan bueno es?
Bien, ¿por dónde empezar?
Según sus autores, es “un libro que recoge quince historias que versan sobre asuntos universales (la amistad, el amor, el coraje, la ecología, etc.) desde un punto de vista diferente, a medio camino entre la reflexión y la sonrisa.
Indispensable para los adultos que quieran recuperar los colores olvidados, descubriendo una nueva actitud, y recomendable para jóvenes y adolescentes que ya están pintando el futuro.”

Yo por mi parte, he de decir que es una obra inspiradora. Despierta en la mente de la gente creativa, la necesidad de explicar ya sea mediante la ilustración (como es el caso de mi mujer) o mediante el texto, como es mi caso, historias que se van iluminando con esos colores olvidados, que de mayores todos vamos perdiendo. Y que en mi caso han sacado a flote cuentos descartados hace años como “En mi mundo Parte I.” que habéis podido leer en este blog.
Otra cosa a destacar, es la guía educativa que podéis descargar de su web, y que aunque está orientada a educadores, no me gustaría perder la oportunidad de recomendársela a todos los padres. Que no solo deberían leerles historias a sus hijos, si no aprender a ver los valores escondidos que tienen cada una ellas. Esta guía bien puede mostrar a los padres el secreto para hacer lo mismo con otras historias que tengan en los estantes. Desgranando palabra a palabra, los valores que por desgracia hoy en día no están muy al uso.
Podría explicar mil historias ahora a raíz de haber leído este magnífico libro, pero hoy no hablamos de mi obra si no de la de la gente de Play Attitude que han realizado un maravilloso trabajo con este libro y todo lo que le rodea. No dejéis de comprarlo, no es altamente recomendable, más bien es imprescindible.

11 mar. 2011

De opinión (¿El final de la cultura?)

Escuchando en Dos hombres y medio.
-¿Te gusta leer?
- Si. Un momento. ¿Te refieres a libros y revistas? ¿No sirven carteles y SMS? ¿Sirven los menús?
Soy de los que piensa, que en la historia hay cuatro tipos de escritores. (Probablemente, alguno me dará argumentos de sobra para indicarme que estoy equivocado. Hasta entonces sigo con mi idea). Los escritores de leyenda. Todos aquellos que han creado grandes historias, que de no ser por la decadencia del sistema en el que vivimos, serían eternas. Cervantes, Barrie, Tolkien, Dick, Asimov. Por poner unos ejemplos.
Los grandes escritores. Gente que crea historias maravillosas, que sorprenden y enganchan y no puedes dejar de leer. Hearn, Asensi, Matute, Follet, y otros muchos.
Los héroes de la literatura. Escritores, que encuentran una temática y generan una historia que engancha a una determinada clase de personas. Más allá de que la historia sea buena o no, eso va a gustos, los considero héroes, porque han conseguido hacer que gente que en su vida había tocado un libro, se enganchasen a sus sagas. Brown, Rowling, Paolini, Meyer.
Luego están todos los demás, entre los que se encuentran, los del montón, los políticos que se aburren, los mediocres, y los escolares.
¿Qué estamos haciendo con la cultura? ¿Deberían crear clases de cómo enseñar a tus hijos el aprecio por un buen libro? Una cosa. No me considero para nada una persona culta. Solo soy uno del montón, al que le gusta escribir, como a otros les gusta jugar al fútbol, o a otros les gusta tocar la batería. No hay que ser elitista y acepto toda forma de realizarse a uno mismo siempre y cuando esto no sea lo más importante en la vida de uno. Pero resulta lamentable, que una persona sepa antes de Belén Esteban, que de cualquiera de los mencionados arriba.
¿Qué pensáis? ¿Nos estamos cargando la cultura?

7 mar. 2011

Concurso de microrrelatos de ciencia ficción

Buenas a todos.
Me he presentado a otro concurso literario. Este es mediante jurado, no mediante votos amigos. Se trata de un certamen de microrrelatos de ciencia ficción. Esta vez he presentado cinco historias de no más de 160 palabras. Aunque no espero ganar, si tengo la esperanza de que alguno de ellos quede entre las 100 primeras posiciones. De esta manera aparecerá en una antología de microrrelatos que la editorial promotora del certamen publicará meses después de la entrega de los premios.
No puedo publicar aquí ninguno de los que he presentado a concurso, pero si os voy a dejar con uno que descarté.
Si quereis ver los que presenté, podeis verlos en clicando en certámenes y luego en literarios. Están escritos bajo el Nickname "ECOS"

Y ahora os dejo con este otro titulado "SOLO"
Ya no se me hace extraño caminar a solas y en silencio por las desérticas calles de este planeta. Al principio, fue curioso ver como todo el mundo se subía a las naves y se marchaban a las colonias del primer planeta habitable del exterior de la galaxia. Desafortunadamente para ellos, su nuevo sol, estalló y consumió el planeta. Pude verlo desde aquí. No hay comunicación. Ahora soy el dueño del mundo. Creo. Por desgracia, todo se ha reducido a lo básico. Sobrevivir. Por eso busco por todo el planeta a alguien que se haya quedado. Alguien que quiera, como yo, terminar sus días viendo crecer a sus hijos. Porque sobrevivir a esto, sin descendencia, es una condena a muerte. Y solo con la esperanza de que haya quedado alguien en este mundo, deambulo en solitario, por las calles desérticas de este planeta.

Espero que os haya gustado. Si os ha parecido interesante, no dudeis en dejar un comentario.
Muchas gracias

6 mar. 2011

Concurso literario

Si amigos.
Me he presentado a un concurso literario, es en Facebook.
Para leer y votar mi relato, primero debeis clicar aquí y darle a "Me gusta", si no, no podreis acceder a mi relato.
http://www.facebook.com/besoderechenna


Luego debeis clicar aquí y votar el texto.
http://apps.facebook.com/appsimtec/relato/461

Os agradezco los votos y las opiniones

1 mar. 2011

Rincones de inspiración

Dándole un giro a mi blog, a partir de a hora, no solo voy a escribir cosas mías. También me voy a dedicar a mostraros cosillas del mundo de la escritura y la literatura.
Hoy me han hecho un regalo muy especial. No solo han cambiado mi punto de vista sobre el gótico de Barcelona, si no que me han enseñado un lugar maravilloso que me ha dejado prendado.
Personalmente pienso que las nuevas tecnologías, han hecho un gran favor al escritor. Pero también soy de los que disfrutan con un buen bolígrafo (soy zurdo y destrozo las plumas) y un buen papel. Para todos aquellos que apreciáis los libros en blanco, bien encuadernados y de alta calidad, los productos de caligrafía y otros artículos de escritorio, tenéis la obligación de visitar Papirum.

En la Bajada Libretería número 2 de Barcelona, se encuentra este singular establecimiento. Podría dar un sinfín de datos sobre este, pero mejor os trasmito mis sensaciones. Traspasar la puerta de este pequeño local que data de alrededor de 1800, es como traspasar el umbral de la imaginación. Una vez dentro, el olor a piel de sus cuadernos y libros hechos a mano, nos invita a llamar a la inspiración, coger cualquiera de estos productos, y ponernos a escribir allí mismo. Todo esto aderezado por la buena atención de Dolors Crespo, cuya pasión por su trabajo invita aún más a dar rienda suelta a la imaginación y plasmarlo todo en uno de sus magníficos libros en blanco, perfectamente encuadernados, con sus papeles decorados a mano. En fin. Un rinconcito que personalmente me ha cautivado y que quiero dar a conocer a todos aquellos que soléis leer este blog, aunque su fama ya es importante. Desde aquí os invito a que lo visitéis y os deleitéis con todos sus artículos.