23 jun. 2011

Visto en TV

El nuevo anuncio de Mayonesa Hellmann´s. Un anuncio que me ha dado en qué pensar.


No es un anuncio sexista, ni que invite a la violencia gratuita ni de pago. No es un anuncio incorrecto dentro del uso de las palabras, ni hiere sensibilidades con imágenes terribles. Es un anuncio quizás ¿discriminatorio con las palabras? ¿evidenciador de nuestra curtura? Si curtura de corto.

Creo que es mejor que me explique.

Un anuncio que habla de los esparragueros y esparragueras, los mayoneseros y las mayoneseras, las relamederas, que son las mismas que las anuleras y las corazoneras, pero con cuchara. Rebañaderos, meñiqueros, salchicheros y hamburgueseros. Si hay eros y hay eras. ¿Porqué no hay mayonesa para las salchicheras, hamburgueseras y bocadilleras? Porque por todos es sabido, que la mujer tiende a cuidar su figura, y son muy pocas las que se meten entre pecho y espalda una buena hamburguesa o un Frankfurt. Pero, un momento. Una buena tortilla de patatas… eso lo come todo el mundo, al igual que los espárragos. ¿No hay mayonesa para tortilleras? El asunto es que había que discriminar a alguien. ¿Qué problema hay en decir tortilleras? Creo que tenemos todos la piel muy fina últimamente. Tortillera, tanto puede:

Mujer a la que le gustan las tortillas, y cuyo masculino sería tortillero, o mujer a la que le gustan las mujeres, y cuyo masculino sería un hombre.

Y es que esto solo pasa en este país. Mientras los esquimales tienen más de sesenta palabras para lo que nosotros llamamos “blanco”, nosotros tenemos una sola palabra para describir más de un objeto, estado o situación. Eso sí, los señores de la Real Academia de la Lengua, se esfuerzan cada día más por caer bien a los jóvenes insertando nuevas palabras inventadas, o anglicismos, en lugar de potenciar la calidad de nuestro idioma. No digo que regresemos a la lengua de Cervantes, pero sí que nadie se escandalice si en la tele escucha la palabra tortillera, que parecemos niños.