26 ago. 2011

Trilogía Movistar: Parte I La Aventura

Está claro. Movistar se cambió de nombre para que los usuarios descontentos no utilizásemos su anterior nombre para hacer la broma de Timofónica. Pero una cosa es cambiar de nombre y otra muy distinta, es cambiar las costumbres. Y Movistar, por mucho nombre nuevo, se queda con las prácticas de siempre. Yo personalmente, tengo dos móviles, el fijo con ADSL contratado a 10Mb e Imagenio. Voy a mencionar tres casos que me han pasado.

El primer caso: Cierto día, a mediados de un mes concreto, me cortan la línea de mi móvil. Llamo al 1004 y me dicen que es que no he pagado la factura. Miro en internet mis datos y veo que tienen un número de cuenta obsoleto. Llamo para cambiarlo y me dicen que hasta que no pague la factura que debo no me cambian nada. Pago la factura y llamo de nuevo. Me toman los datos. He de decir que me costó bastante entender a mi interlocutora. No solo por la barrera lingüística. Si no porque la línea se escucha fatal cuando llamo al 1004. No sé a que es debido y no me han dado una explicación, pero he comprobado que solo me pasa cuando les llamo a ellos. En fin. Me dicen que toman nota y que queda solucionado. Al mes siguiente pasa lo mismo. Me paso con cortes de línea y pagos tardíos durante cinco meses. Hasta que me canso y llamo (siempre con calma y educación. Mi mujer puede asegurarlo, que dice que no tengo sangre para relacionarme con otros seres vivos) Me atiende una chica muy maja, pero con unos niveles de mala educación equiparables a los de una choni analfabeta a la que los aceleradores de partículas que tiene por pendientes le tiran demasiado de las orejas. Lo digo para los que se quejan de que los extranjeros contratados por el 1004. Bueno. Le explico la situación entre cortes esporádicos de la señal. No se puede hablar con tanto electromagnetismo en las orejas. Pues la muchacha me grita voz en cuello, que no tiene constancia de que yo haya llamado antes para nada y que como ve que la línea se corta, no se hace responsable de que el cambio de número de cuenta se vaya a realizar correctamente. Evidentemente, con un trato así, lo mejor es colgar y llamar de nuevo a ver si tienes la suerte de que el asunto es como el ChatRoulette y te toca alguien decente, visto que el producto español deja bastante que desear con esta generación de analfabestias que estamos creando. El cachondeo viene cuando te llama la máquina y te pide que valores la atención recibida. Llamo de nuevo y pido ser atendido en catalán. Cosa que no siempre puedes elegir. Me atiende una chica muy simpática llamada Lourdes, en perfecto español latinoamericano que me soluciona el problema y me dice que me llama en unos minutos para asegurarme que el cambio se ha realizado. Y cumple. Cinco meses de quejas por Twitter y Facebook y llamadas y pérdidas de tiempo. Como cuando quieres cambiarte el móvil, porque ya los fabrican para que te duren lo que dura el contrato de permanencia. Te dicen que si quieres la oferta (que de oferta nada. Acabas pagando el doble de lo que vale el teléfono) te des de baja o hagas una portabilidad. Pero esto ya es otra historia. Otra historia de… la Trilogía Movistar que seguiré en otro post. Por el momento os dejo este audio de El Cansancio que ilustra muy bien el trato con estas compañías de pillastres y pseudodelincuentes. Mañana más.


El audio prometido

No hay comentarios:

Publicar un comentario