29 sept. 2011

Opinión: Educación Sheldoniana. Larga vida y prosperidad

Últimamente estoy experimentando cambios en mi cabeza que me sorprenden. No sé si son debidos a una gripe que he pasado, o a que llega un momento en la vida de todo hombre en el que pasa de un nivel intelectual larvario, uno de mayor complejidad. O simplemente es que me estoy volviendo idiota.


El caso es que estaba yo meditando profundamente el otro día, sobre la educación y el tipo de personas que han recibido esa educación y de la que yo soy consciente y llegué a una conclusión lógica.

Si analizamos la educación recibida por las personas que hoy día dirigen, iba a decir el mundo, pero vamos a quedarnos en España. Y el contexto en el que recibieron dicha educación, nos encontramos lo siguiente.

Un contexto serio y riguroso. Duro. En un ambiente bélico o posbélico. Con una cultura científica en expansión, pero insuficiente. Con una fuerte influencia religiosa (Católica Apostólica Romana) con todo lo que ello conlleva. O con una influencia fuertemente opuesta a la anterior, con todo lo que ello conlleva. Un limitado acceso a la información global que a la vez es filtrado por un severo régimen. Un fuerte sentido de la moralidad, muchas veces nada equilibrado que frecuentemente ha llevado a dar una imagen bastante hipócrita de las personas que alardeaban de él. Y una enseñanza clásica.

Obtenemos de esta manera un modelo de personas como las que ahora mismo dirigen el país. No voy a entrar en críticas de ningún tipo. Solo pensad en esas personas y meditar en lo que hacen, las medidas ilógicas que toman, las resoluciones parciales, sus triunfos y sus fallos.

Analicemos ahora nuestro futuro.

Un contexto despreocupado. Volcado en el esfuerzo de la supervivencia que lleva a la mayoría de los padres a desatender a sus hijos. Un ambiente de bonanza engañosa hasta ahora que ha llegado la crisis. Una cultura científica buena, aunque casi toda enfocada a la evolución del mundo del entretenimiento y la comunicación. Con la influencia de centenares de religiones, filosofías y creencias. Con un completo acceso a toda la información global, en la que toda opinión, lógica o no, es aceptada y validada. Una total ausencia de moral en cuanto a muchos temas en pos de la libertad individual. Una enseñanza limitada y marcada por la influencia de todo lo anterior mencionado tanto en alumnos como en maestros.

Esto nos da una generación de personas que no va a servir ni para estar escondida. Personas con poca o nada preparación mental, que se fían de cuanto se dice en los medios de comunicación sin pararse a buscar una fuente fidedigna de datos contrastables. Gente que deja los estudios, porque prefieren pasar el día en el parque con los amigos y amigas. Gente que prefiere formar parte de una banda. Gente que se pasa las horas en el gimnasio para dar forma y volumen a sus cuerpos, para luego adoptar una mímesis de gorila de lomo plateado y erigirse el ser más fuerte y dominante del barrio. Chicas que invierten el dinero de sus padres en la Blackberry del momento y en pendientes del diámetro de un acelerador de partículas, cuyo conocimiento sobre el mundo del corazón (prensa rosa y cotilleos) es supremo, y su aspiración más elevada es ser colaboradora de uno de esos programas, aunque no tengan muy claro que signifique el verbo colaborar.

Vale. En ambos casos, hay un sinfín de sentimientos interventores que afectan de alguna manera a la mayoría de personas que han vivido el espacio tiempo contextual mencionado antes. Pero en ambos contextos, el sentimiento que prevalece, es el egoísmo. Por un lado, los que usan a las generaciones posteriores para beneficio propio. Por otro lado los que solo buscan su beneficio abusando de los demás mediante la delincuencia.

En medio. Una generación de gente que estudiaba en un ambiente más o menos agradable. Serio en su justa medida., aunque todavía estaba saliendo del abismo temporal. De bonanza económica. De un nivel de información medio. Ni tan exagerado como ahora, ni tan limitado. Y con acceso a nuevos modelos de cultura y subcultura. Llegábamos a casa al medio día para comer, y nos esperaba Star Trek, de la que aprendimos que el mundo podía llegar a ser una unidad admirable. Sin fronteras.

Los coleccionables de los 80, hablaban de cultura y ciencia. Juegos como Anatomía humana, o fascículos con posters que eran un despiece del transbordador espacial Challenger. Las pelis hablaban de futuros increíbles con coches voladores y skates flotantes. De condensadores de fluzo y viajes en el tiempo. Nuestra esperanza era llegar allá donde no había llegado nadie. Los profesores hablaban de un tal Gollum, por las tardes un justiciero patrullaba las calles con su Halcón callejero y justo después miles de bicis salían a la calle a simular lo visto. Los lagartos verdes con Diana al frente comían ratones y JAFO era el copiloto del Trueno azul.

Por ello creo que es el momento de quejarnos. Es absurdo que le preguntes a un niño si sabe qué es un acelerador de partículas y te mire como diciendo que te va a pegar, pero en cambio sepa la vida y milagros de Belén Esteban. Es intolerable que un niño no haya visto alguna vez “Erase una vez…” o “Barrio Sésamo” donde se aprendían cosas útiles para la edad, y en cambio hayan visto la filmoteca porno de sus padres. Si, padres. Creedme lo han visto todo. Es nefasto que un niño de quinto no sepa ni tan siquiera un pedacito de la canción del Pirata de Espronceda. Y podría seguir toda la vida.

Así que. Desde este humilde sitio, pido a quien corresponda, la implantación urgente de un nuevo sistema educativo basado en el uso de la lógica Vulcaniana, sin dejar de lado los sentimientos humanos. Nunca se sabe cuando podemos ser víctimas de un holocausto alienígena o zombi. Hagamos que nuestros jóvenes jueguen a partes iguales a la Xbox y a la ciencia a modo de I+D, porque si no actuamos ya, me veo el país desierto como en la serie The Walking Dead amigos.

Nota: Estas declaraciones pueden o no haberse hecho en un entorno de intoxicación muy grave. Si alguien se ve afectado negativamente por estos comentarios, lo siento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario