25 dic. 2012

La Navidad



Queridos compañeros.
Cada día que paso en este planeta me asombro más y más convencido estoy que no tenemos nada que hacer aquí. Si viniéramos a por los recursos naturales del planeta; aún por eso vale. Pero conquistar por conquistar…
Y es que esta gente está demasiado preparada para el sufrimiento. Por ejemplo. Aquí celebran una cosa llamada Navidad, que por lo que he entendido es un intento de suicidio colectivo que sale mal y año tras año lo intentan de nuevo.
El proceso se inicia escasos días después de las vacaciones de verano. Cuando colocan una iluminación especial en las calles que cuando se enciende genera un mayor consumo y por consiguiente una aceleración del proceso de destrucción del planeta por contaminación.
Algunas semanas después se inicia una campaña brutal de lavado de cerebro a los niños, mediante la que se intenta que estas crías de humano se revelen contra sus progenitores al grito de “Quiero esto y esto y esto y esto” Se dan casos de violencia extrema y llantos, cuando el trabajo realizado por la campaña de publicidad y la imposibilidad de los padres de aportar toda la lista de objetos que el niño ha pedido se traduce en maltrato psicológico. Lo más fuerte es que algunos de esos padres graban en vídeo esa reacción monstruosa y lo cuelgan en internet para deleite del resto de seres humanos.
Ahora os explicaré el proceso final que sigue una semana antes del día de la celebración.
Las parejas se discuten:
A)     Por la elección del lugar de celebración de la fiesta. En casa de los padres del macho o en casa de los padres de la hembra. El resultado siempre es el mismo. Nochebuena en casa de los padres de él. Fin de año (Que es el segundo intento de suicidio colectivo anual) con los amigos, que la fiesta es más loca y Reyes (que es el momento resignación “Bueno, vale ya lo intentaremos a final de año) En casa de los padres de ella.
B)      Por la elección de los regalos para los familiares. Saltándose toda lógica sobre los deseos de las personas. Cada uno regala lo que le sale de las narices o lo que en su inmensa ignorancia cree que le irá mejor al ser humano al que se obsequia. Pero la pelea viene, porque ella quiere comprar lo más caro y mejor para los suyos y él quiere hacer lo mismo.
C)      Porque en opinión de los dos, ir a comprar los regalos el mismo día en que deben regalarlos es un suplicio. Eso les genera una ansiedad y un mal genio que provoca peleas por tonterías.
Y es que tienen la costumbre de ir en manadas a comprar lo mismo a los mismos sitios. Cosa que matemáticamente impide que todos se salgan con la suya. Según sus palabras, es día de paz, amor y buenos sentimientos, pero en los grandes almacenes o tiendas donde se venden estos regalos, pueden verse golpes, empujones, discusiones, ataques verbales y físicos y un montón de cosas más.
Ah. Por lo general, A, B y C se dan en conjunto.
Esa noche, todos se juntan a la mesa para pegarse un atracón de comida con la intención de morir en el intento, acompañado de un atracón de bebida, para que; si sale mal el intento de suicidio, amenizar y olvidar los sucesos de esos días. Ya que se juntan. Las compañías familiares a las que sólo ven ese día y algún otro. Al no verse el resto del año, un proceso mental muy extraño, propicia que toda la basura sentimental y rencor que han acumulado durante ese largo periodo de tiempo, se lo tiren unos a otros en modo de peleas y discusiones.
En la televisión sale una especie de líder haciendo un discurso que a unos gusta mucho, a otros no gusta nada y el resto no entiende. Luego hacen unos programas muy bizarros que llaman galas y en los que un presentador condenado al retiro intenta hacer gracia a un público que no le presta atención.
Los niños no dejan de pelearse con sus familiares de igual grado, por cosas tan absurdas como que uno dice que sí y el otro dice que no. Signo inequívoco de que la tradición se perpetuará con las generaciones.
Las peleas del día anterior. El estrés de ese mismo día. El ambiente cargado que se respira. Pero bueno. Al día siguiente y hasta un par de semanas después del comienzo del año siguen sucediendo cosas que en nuestra sociedad serían insoportables.
En otros comunicados os lo comentaré.
Se despide de vosotros vuestro camarada Fermín.
Fin de la transmisión.

9 dic. 2012

Antología Artgerust de microrrelatos La novela negra

Hola a todos.
Hace tiempo que tengo algo dejado el blog, pero el trabajo y varios proyectos editoriales me tienen liado.

Aunque tarde, hoy tengo el gustico ese de escritor satisfecho de presentaros a todos mi relato finalista en el certamen Artgerust de microrrelato La novela negra, cuya antología podéis comprar aquí
Esta vez, presenté tan sólo dos textos; los cuales voy a poner aquí. Vosotros diréis que es una tontería colgar aquí los textos y pretender que compréis el libro en cualquiera de sus versiones. Pues no. Mi intención no es que lo hagáis por mí. El mío, es sólo uno de ellos. Quedan 199 relatos buenísimos de los cuales he podido leer unos cuantos y puedo decir que tanto en calidad literaria como en gusto, son superiores a los míos. Tened en cuenta que a mí, lo que mejor se me da es el humor y todos los relatos que siempre han sido finalistas, han sido los humorísticos. Pero el certamen es de Novela negra. Es por eso que vale la pena leer el resto de relatos.
Pues nada. Quiero dejaros ahora con los dos textos presentados.

Investigador privado (Finalista del certamen)
Mi nombre es Jaime Berraco y soy investigador privado. Mi último trabajo ha puesto en peligro mi vida y la de aquellos que están enterados de mi investigación. Una mujer de esas que no te puedes quitar de la cabeza, me encargó encontrar a su marido desaparecido. El único enemigo que tenía era su propio banco. Supongo que las deudas de la crisis habían favorecido la incorporación de elementos mafiosos en sucursales de medio mundo. Y cuando digo mafiosos, me refiero a los típicos tipos gordos, bien vestidos, sentados en la silla de un restaurante italiano, con una servilleta colgada del cuello y poniéndose morados profiriendo todo tipo de simpáticas amenazas usando símiles desfasados relacionados con la mecánica del automóvil. Antes, las advertencias por alguna deuda financiera eran: Su deuda continua impagada. Soluciónelo para evitar problemas. Ahora son: Nos debe dinero. Si tiene las rodillas enteras, pásese por el restaurante Picolino. Venga acompañado y con ropa de recambio.

Pánico a una muerte ridícula
-¿Accidentes dice? Esto es obra de un curioso asesino en serie. El detective Philip Palomo fue lanzando una a una las carpetas sobre la mesa del jefe Starsky. -Electrocutado al cambiar una bombilla. Ahogado en la piscina de un barco. Asfixiada en el banquete de su propia boda. Son todo muertes ridículas. ¿No le suena la canción de Def Con Dos? A parte, están en el mismo orden que la canción. Y creo que hay alguien muy influyente metido en esto. -Déjese de tonterías Palomo. No pierda más el tiempo en estos casos. Philip salió aquella húmeda y fría noche de comisaría y atravesó el callejón que había junto al edificio. Las luces de un coche con matrícula diplomática se encendieron a tan sólo diez metros de él. No pudo esquivarlo y quedó tendido en el suelo con su gabardina gris empapada por los restos de la lluvia caída aquella tarde. Atropellado por su propio coche decía el informe.


Bueno. Pues espero que os hayan sacado como mínimo una risita.
Muchas gracias a Artgerust por darnos esta oportunidad a todos y gracias a vosotros, lectores. Qué majos que sois. 

18 nov. 2012

Los Protagonistas

Os voy a presentar una cosa de la que estoy muy orgulloso. Es un trabajo para el colegio de mi mujer, en el que tenía que explicar una historia utilizando pedazos de bocetos. Es una especie de formato cómic. Nuestra primera experiencia juntos que trajo un montón de horas de trabajo. Yo sólo me limité a escribir una historia que luego modificamos y recortamos un poco pero ha quedado finalmente muy bien.
Espero que os guste:





Como habéis podido ver, es algo muy personal. Vamos nada comercial. Yo estoy muy contento con el resultado. ¿Qué me decís vosotros?

4 nov. 2012

Albert Einstein



Todo intelectual que se precie debe mencionar, al menos una vez en su vida alguna cita de Albert Einstein. Es una norma de la sociedad secreta de intelectuales que como todo el mundo sabe, es una sociedad secreta que pretende dominar el mundo mediante el uso del intelecto. De hecho, en las reuniones de la sociedad que a partir de ahora llamaremos SSI, se estila mucho el saludarse usando citas famosas de eruditos justo antes de empezar el baile de máscaras en el gran salón. Pero esto que os estoy diciendo es secreto. No lo comentéis mucho que os conozco.
Ahora bien. Según la Wikipedia, existen 21 frases verificadas y se le atribuyen otras 178 frases que pudiera haber dicho o escrito el señor Einstein y que también puede no haberlas dicho ni escrito. Es por eso que se está realizando una lista de frases y citas que realmente dijo alguna vez el señor Albert Einstein en su vida.
Así cuando os de por poner en Twitter o Facebook una de sus citas porque queráis parecer cultos, inteligentes e intelectuales, acertaréis seguro y no quedaréis como el culo ante vuestros seguidores. Vamos allá:
  •              Buenos días.
  •           Cariño. Ya estoy en casa.
  •           Aix. Ya me he vuelto a pillar los dedos con el cajón de la ropa interior.
  •           ¡Mileva! Acércame un rollo de papel que se me ha acabado.
  •           Creo que he cogido unos kilitos. Estos pantalones ya no me cierran.
  •           Creo que hoy saldré a la calle con estos pelos. Y al primer fotógrafo que me encuentre le sacaré la  lengua.
  •           ¿Dónde estarán las llaves del coche?
  •           Dos por una… dos. Eso. Dos.
  •           Lavaos los dientes antes de ir a dormir. Estos niños.
  •           Gracias. Muchas gracias.
  •           Parece que va a refrescar.
  •           Vamos a cenar.
  •           Buenas noches.
  •        No. No voy a comprar más peines. Siempre los pierdo. Sí, en el tiempo y en el espacio.

Pues aquí tenéis la pequeña muestra de esta lista realizada por la SSI (Sociedad secreta de Intelectuales). Porque ser listo, no es lo mismo que ir de listo.
Y recordad:
Somos gente de humor. Siempre.

4 oct. 2012

El fatídico despertar del señor Steinhauser


Escribo estas líneas con la intención de librar de los espantosos horrores que he contemplado estos últimos días a aquel que las lea.


Cierto es que en muchas culturas y religiones se menciona el fin de este mundo tal y como lo conocemos. Pero lastimosamente, en el único lugar donde se menciona uno por uno los sucesos que deben acontecer antes de ese esperado y aborrecido final, es en los extraños textos encontrados en la excavación arqueológica de Vilaplana del Zarcillo. Un conjunto de extrañas planchas de metal extremadamente maleable de características similares, por no decir idénticas al estaño; fijadas a unos marcos de madera que a su vez se encuentran recubiertos o forrados de una especie de terciopelo rojo. En las que hay grabadas unas figuras amorfas y espantosas, acompañadas de textos horribles que narran el desenlace lógico de las consecuencias producidas por la decadencia de esta atrofiada humanidad. A esta recopilación de grabados, se lo ha denominado El verbario de Berraken. En honor a su descubridor. El profesor Amancio Berraken.

Pero no escribo esto para relatar el contenido de las mencionadas tablas, si no para explicar las espantosas visiones y nauseabundos encuentros que tuve los pasados días. Es mi intención proteger la capacidad mental de cualquiera que lea esto, ya que semejante espectáculo podría arruinar el alma de cualquier ser humano y conducirlo hasta la más extrema locura.

Pero antes de iniciar tal nauseabundas descripciones, considero necesario y justo mencionar ciertos aspectos de mi vida que quizás interese al lector.

Yo vivía como albañil allá por el 2006 en las proximidades de Barcelona. La burbuja inmobiliaria, que por aquel entonces se llamaba el chollo del ladrillo, me proporcionaba grandes sumas de dinero. No sólo a mí. Si no a infinidad de habitantes del país. Era costumbre por aquel entonces realizar una serie de formalismos sociológicos para encajar en aquella nueva y esperanzadora sociedad. Cualquier ciudadano que se preciase debía dedicar sus ingresos a tres cosas básicas. Adquirir una vivienda sobrevalorada con vistas a un terrorífico abismo de letras hipotecarias. Hacerse con un vehículo de media o alta gama y apuntarse a un gimnasio con la intención de desarrollar la musculatura más allá de los límites establecidos por la sociedad. Puestos a hacer ejercicio en el trabajo, ¿por qué no rematar el trabajo musculando junto a un grupo de fornidos conciudadanos? De paso, un bronceado en tiempos de oscuridad solar tampoco venía nada mal.

Hasta que cierto día sufrí un accidente que me postró en el camastro de un hospital en estado de coma profundo.

Desperté hace escasas semanas y tras una serie de ejercicios controlados por un fisioterapeuta de los mejores que mi dinero podía pagar, me dieron el alta días atrás. Fue cuando mi mente tuvo que realizar un titánico esfuerzo por no quedar anulada tras el pasar de los tiempos. Salí a la calle con la esperanza de encontrar mi próspera ciudad en plena ebullición y me encontré con el peor y más infernal de los espectáculos.

Al parecer aquella maravillosa burbuja se había pinchado poco después de quedar yo en coma. Cosa que había propiciado la proliferación de carteles de colores llamativos en las fachadas de los edificios. Las manifestaciones de todo tipo en contra de los cambios ejercidos por los distintos gobiernos que habían pasado ya desde me convalecencia, sembraban de caos y violencia las calles. Y lo que para mí capacidad mental fue el tal despreciable horror del que intento prevenir al lector.

Muchas de las personas que habían estado musculando durante la época de vacas gordas, ahora se encontraban sin poder permitirse pagar la mensualidad de un gimnasio. Las calles se llenaron entonces de criaturas extremadamente atrofiadas en busca de la tonificación que sus cuerpos precisaban. Se habían transformado en seres monstruosos, si es que alguna vez esas criaturas estuvieron dotadas de normalidad alguna.

Unos cuantos de ellos arrastraban sus musculaturas como si de las alforjas de una montura se tratasen. Eran como apéndices o tentáculos que colgaban de los cuerpos. Otros, cuyas pieles habían adquirido un blanco abisal, corrían de acá para allá en busca de los rayos solares que ahora no podían adquirir de manera artificial. Asustaban a las criaturas en los parques buscando la mejor posición para descubrir sus atrofiados y espantosos torsos. De hecho, ya corre por las escuelas de todo el país la leyenda urbana del temible y horrible Come soles. Algunos padres incluso lo usan de pretexto para amedrentar toda niñería. Han sustituido al obsoleto Hombre del Saco por el repugnante Come Soles.

Antes de correr a esconder mi débil persona en mi casa, donde he tenido que seguir la moda de colgar un cartel de color naranja en la ventana. Me encontré a una de estas horripilantes criaturas gritando en medio de la calle, con la mirada perdida y totalmente fuera de sí. Era similar a una bestia salvaje que buscara con desesperación algo que comer. Con la diferencia que esta solo buscaba levantar peso. Corría de un lado para otro buscando objetos que elevar con la intención de aumentar el volumen de sus extremadanamente abultados brazos. Una especie de capa oleosa recubría su piel y el tamaño de las venas que recorrían sus extremidades, hacían evidente que en el interior de aquel cuerpo antinatural, había más sangre de la que le correspondía a un ser humano normal. En un momento dado, se detuvo junto a una anciana que esperaba pacientemente a que el semáforo para peatones la autorizase a cruzar la calle. La criatura miraba con desesperación a la mujer. Resoplaba y jadeaba y al hacerlo todo su abultado y repulsivo cuerpo se movía. Le espetó palabras ininteligibles cerca del oído. Y esta le respondió golpeando su cabeza con el bastón en el que se apoyaba.

Pero estas no son las únicas criaturas extrañas que he encontrado al salir de mi letargo. Cada día recibo llamadas de criaturas espantosas que sueltan improperios y palabras amenazantes. Hablan un arcaico lenguaje que suena realmente vomitivo. Expulsan de sus bocas cosas rezumantes como “PAGAR” y realizan rituales ancestrales en sus sedes coreando cánticos en los que suenan de continuo las siguientes palabras: hipo teca, hipo teca, hipo teca. Hasta que el líder de la secta grita la palabra anteriormente pronunciada y que no repetiré para no herir más la sensibilidad del lector.

Si acabas de llegar a la ciudad y tienes la fortuna de que esta marea repugnante no se haya extendido por todo el planeta, escapa. Márchate de aquí. Protege tu ser de este espanto. Estás advertido.

Carlos Steinhauser

2 oct. 2012

Premios Manzana de Oro


Corren tiempos muy chungos para todos. También para la cultura. Y dos personas que hacen mucho por esta, son Eliott y Montse. Buenos reseñadores organizaron los 1os. premios Manzana de Oro. Yo presenté, (en un acto de enajenación mental) mi blog en la categoría de humor. Y la gente (en un acto aún peor de locura extrema) lo eligió como mejor en su categoría.


¿Porqué digo que aportan mucho al mundo de la cultura?

El mundo de la cultura, no está limitado a escritores y lectores (Voy a ceñirme a estos, pero aplicadlo a todos los campos del arte) Existen reseñadores, gestores culturales, editores y un montón de gente que aporta su granito de arena a que gente como yo pueda llegar a gente que tiene ganas de leer una buena historia, escuchar una buena canción ver una buena película o espectáculo teatral de cualquier tipo. Cosa que en mi caso se salta todas las leyes de la lógica. Ahora en serio. Estas iniciativas aportan mucho aunque a simple vista no lo parezca. Llama la atención sobre tu trabajo y aporta fluidez al movimiento de blogs culturales o no en este entramado cultural que hemos montado entre todos. Yo siempre pongo el ejemplo de Los Cuentos de Bastian y de su gestora Silvia Cartañá. Y ahora puedo mencionar a Eliott y a Montse que gracias a su iniciativa nuevos visitantes acudirán a este blog y a los suyos. Es rollo la simbiosis de la que hablan en La amenaza Fantasma.

Por otro lado siempre es un subidón para el ego creativo de un escritor, que se le reconozca el trabajo. Este premio me reafirma en la convicción que se me da mejor hacer reír que escribir. Pues es el tercer premio que recibo y curiosamente todos son por algo relacionado con el humor. Eso me marca las directrices para futuros trabajos.

Felicidades al resto de ganadores y felicidades a los organizadores.

Espero que el año que viene el premio haya crecido en nombre pues creo que esa es su misión y merecido.

Y recordad:

“Somos gente de humor. Siempre”

Fe de ratas:
No, no me he equivocado he puesto fe de ratas: la fe de ratas es la demostración evidente de realidades aunque estas no se contemplen. Pero de las ratas. Lo que sigue, no es una fe de erratas. Es un lo siento mucho de parte de un mete patas profesional.
Esta mañana he cambiado el nombre a Montse por el de Marta. Resulta que he leído un comentario de una lectora llamada Martha y luego un comentario de Montse y como sucede con las líneas de timofónica se me han cruzado en la cabeza. Sorry.

24 sept. 2012

Las casas perdidas




A principios de año participé en el concurso “La casa perdida número 21” que convocaba La Tortuga Casiopea, editorial que debéis conocer si no la conocéis ya. El concurso está basado en el libro electrónico “Lascasas perdidas” de Xavier Serrat, con ilustraciones de Anna Obón y música de Daniel Alegret.
El tema es que resulté finalista y quiero dejaros aquí el texto para que lo disfrutéis. Si os parece bueno, imaginad los del libro. A mí me ha encantado.
Pues nada, aquí os dejo La casa de mi mundo:

Pasad, por favor a la típica casa de madera de la costa. Pintada de blanco y desconchada por los elementos. Mi segunda residencia cuando acudo a mi mundo. Está situada en una parcela flotante y se accede a esta mediante barca voladora.
Dispone de embarcadero para invitados. No tiene baño, pues al estar en el mundo de los sueños… Todos sabemos que sucede si vamos al baño soñando. 
Eso sí. La casa es autosuficiente. Está en contacto con cuantos seres vivos hay en mi mundo. Es por eso que al caer la noche, centenares de luciérnagas acuden a ella y se meten en unas botellas de cristal que cuelgan de las paredes a modo de lámparas.
Dispone de cocina del modelo deseo. Cuanto pienses, allí aparece.
Eso sí. Nunca está en el mismo lugar. Al flotar en el aire se desplaza con las corrientes.
La encontré un día por casualidad. Pasaba con mi barca y allí estaba Lilja una pequeña que vestía de blanco. Corría descalza por el césped sujetándose un sombrero de paja ribeteado con una cinta roja. Me saludaba muy alegre.
Me dijo que la casa estaba en venta. ¿El precio? era SOÑAR.

21 sept. 2012

De la tele tienda I

Hoy podréis asegurar, que efectivamente estoy enganchado a los spots publicitarios. Esas aberraciones salidas de las mentes de híbridos demoníacos. La mezcla entre los hijos de Satanás y los guionistas de series de televisión, que las productoras jamás emiten por respeto a la inteligencia humana.

Hoy quiero hablaros de dos anuncios que me tienen la mente comida cual víctima de zombi inmaterial. Sticky Buddy y Aire Bra. Dos esperpentos de los que no voy a poner en duda su utilidad si bien puedo despreciar el guión usado para vendernos la moto.

Sobre todo ese aspecto que pensaba que era exclusiva de este lugar, pero que veo claramente que en los países anglosajones se les da de maravilla. La exageración.

Empecemos por el Sticky Buddy. Un rodillo con la pega de los post-it. El anuncio empieza como una peli de James Bond o como un episodio del Inspector Gadget. Elegid el que más os guste.

Un tipo sentado en un sillón con un gato blanco muy peludo en el regazo se encarga de vender el producto. El hombre no para de cepillar al gato (que parece una alfombra de lo plano que está) con el artilugio.

Y comienzan las preguntas lava cerebros a las que suman imágenes muy bizarras.

¡Empecemos!
¿Es usted el ser humano más guarro del planeta? ¿Tiene una mascota a la que alimenta con medicamentos de quimioterapia y pierde todo el pelo? ¿Se le ha caído al suelo la colección de uñas de los pies o las cenizas del abuelo? No desespere. Sticky Buddy puede con todo.

Vamos a ver.
Las imágenes son terribles. Suelos y moquetas cubiertos de pelo. Es como si la persona en cuestión viviese en una aldea Wookie en la que el barrendero no pasa en época de muda. Los mármoles de la cocina están recubiertos de pequeñas bolitas negras, de las que no quiero saber la especie de cuyo culo han salido y los cristales y espejos de la casa tienen la misma mugre que los coches que aparecen en Mad Max. No me puedo creer que existan personas tan inhumanamente guarras. Hasta el animal más asqueroso mantiene su hábitat más limpio y desinfectado.
Y luego la frase “No desespere”. Tranquilo amigo. Seguro que los que desesperan son los vecinos que desearían antes tener antes a un enfermo de síndrome de Diógenes sobre sus cabezas que al guarro que aparece en el anuncio. No desespere. ¿Será posible? Sólo les falta decir que Sticky Buddy soluciona ese problema mental que impide que seas limpio.

El segundo anuncio es el del Aire Bra. Spot evidentemente dirigido a mujeres pero ideado por hombres. Porque no me creo nada los problemas con los sujetadores.
¿Es usted tan idiota que intenta ponerse los sujetadores de su hija pequeña? Y se ve a una señora forcejeando cual aventurero con una Boa Constrictor de diez metros. Más adelante se verá a la misma mujer con el sujetador puesto pero con el pecho sobresaliendo por todos lados. En realidad el producto no es más que una camiseta de tirantes de lycra muy ajustada, pero más fea que pegarle a un padre con la mano abierta. Eso no se lo pone nadie con dos micras de gusto.
Salen luego tres generaciones de mujeres Aire Bra. Vamos, la yaya, la hija y la nieta dejando ver el producto que sobresale tras la camiseta escotada de cada una de ellas. Son las Superman de la lencería. La ropa por dentro y los sujetadores por fuera.
Ponte Aire Bra y comparte la experiencia con tu marido. ¿Has escuchado eso? Sí, era la puerta de entrada que ha cerrado la lívido de tu marido antes de ponerse a bajar las escaleras y salir a la calle espantada.

No lo dudéis, si queréis ser personas normales no compréis estos productos. Y si lo que queréis es que la gente os mire cuando camináis por la calle, una de dos id desnudos, o vestiros como si fueseis al Salón del Manga de vuestra ciudad.

Y sobre todo recordad:
Somos gente de humor. Siempre.

20 sept. 2012

Spots dentales

A raíz de mis problemas bucales ya mencionados en anteriores post como este de aquí, parece ser que me he obsesionado con los spots publicitarios de cuanto tiene que ver con el tema.


Seguro que vosotros habréis visto más, pero por el momento yo voy a mencionar unos casos que me han dado que pensar, en que hay que tomarse estas cosas con humor. Por ejemplo, el típico spot en el que una señorita va por un centro comercial y es asaltada por el comercial de una famosa marca de dentífricos preguntándole si se ha lavado bien los dientes esa mañana. Un guionista normal habría continuado la acción de la siguiente manera:

Señor comercial asalta a señorita agarrándola del brazo y poniéndole ante las narices un micrófono del tamaño de una sandía.

Comercial: -¿Se ha lavado esta mañana los dientes?

Señorita mira seria al comercial. Baja la mirada hasta el brazo que el hombre le agarra.

Señorita: No toques. ¿Para qué tocas?

Señorita le propina una paliza al comercial y al cámara.

Ahora me pongo en el lugar de la señorita.

Yo personalmente habría soltado alguna bordería del tipo:

¿Y usted se ha puesto gallumbos limpios?

Pero bueno. Por educación aguantas el primer golpe con una sonrisa.

Pero acto seguido, el hombre saca un pistolón (Que no es más que un lector de códigos de barras de esos que se utilizan en las tiendas) y te dice, sin darte opción a negarte:

-¡Comprobémoslo!

Es cuando te agarra la cara por la mandíbula y te hace abrir la boca mostrando los piños cual esclavo en las colonias indianas, haciendo ver que te escanean.

-¡Felicidades! Tiene usted la boca como un vertedero de basura.

Entonces te muestran la imagen de la piñata de una especie desconocida, rebosante de bacterias de color verde, alguna de las cuales son más grandes que el cebo que se usa para pescar sardinas.

-Madre mía como tiene usted la boca. ¿Qué padece algún tipo de enfermedad medieval?

-Normal, me he lavado los dientes al despertarme, pero son las dos de la tarde y acabo de comer amigo. De todas formas yo no tengo esos colmillos. ¿Está seguro que esa foto es de un ser humano?

Es cuando se palpa la tensión en el ambiente. Una batalla dialéctica que solo puede acabar en muerte o salida al cine con los amigos.

-Estamos seguros. Esa es su boca ahora mismo ya que no se cepilla usted adecuadamente.

Pero no te lo dicen con discreción. Te lo dice voz en cuello delante de todos los visitantes del centro comercial y ante las cámaras de televisión. Y te entran unas ganas terribles de morderle a ver si le contagias algo al mismo nivel de las pelis de zombis de los 90.

Y si por otro lado les demuestras que te has lavado bien los dientes, te dicen que siempre pueden quedar restos y bacterias muy malas que pueden destruirte hasta el alma si te descuidas. Entonces te presentan su producto indicándote que es lo mejor para luchar contra esas bacterias. A lo que aquí el menda, habría contestado que se equivocaba. Que según la explicación que me acababa de dar sobre estas bacterias bucales tan chungas que pueden provocar el fin del mundo, la única forma de terminar con ellas, bajo mi experiencia en el campo de la ciencia ficción sería:

Que o bien el cepillo de dientes tiene; a parte de las cerdas anatómicas y el limpia lenguas de goma nuclear, un lanzallamas. O bien el dentífrico tiene las mismas propiedades químicas que la sosa caustica o el ácido molecular de un Alien. Cosa que frenaría la proliferación de las bacterias, pero por contrapartida también la proliferación del ser humano.

Otro caso es el típico anuncio que apela a la sensibilidad dental. Al principio pensaba que eran actores, pero al ver dos o tres de esos, me di cuenta de que era imposible que un actor fuera tan seco. A no ser que todos ellos fueran Steven Seagal.

Pues parece ser que ahora todo es sensibilidad dental. Al final, en lugar de ir al dentista, iremos al psicoanalista. Al fin y al cabo son igual de caros…

Estos anuncios vienen a decir que te limpies los dientes con masilla para sellar agujeros. Y yo me pregunto ¿eso es sano? Es como los desodorantes esos que vienen en formato pasta. Que en la publicidad te dicen cosas como: No dejes salir el sudor.

Amigos ¿Qué queréis que hagamos sacar la lengua y sudar como los perros? ¿Inundarnos por dentro de sudor?

Ahora también se han puesto de moda los anuncios que simulan un estudio con gente normal. De esos que para nada parecen ni actúan como verdaderos actores. Y te dicen que podrías tener la enfermedad de las encías. ¿Qué enfermedad amigo? Gingivitis, Periodontitis. Es como decir que los que hacen spots publicitarios tienen la enfermedad de la cabeza. ¿Cuál de todas ellas?

Hagamos la prueba del hilo dental.

-A mi me sale un poco de sangre pero eso es normal ¿no?

-Sí, si lo que usted tiene es una enfermedad hemorrágica grave. ¿Ha jugado recientemente con monos procedentes de alguna exportación ilegal africana?



Tengas la enfermedad de las encías, sensibilidad dental o la boca más sucia que el cuarto de un adolescente huérfano. Cobra ánimo. Los piños se te caerán igual tarde o temprano. No tengas miedo a ir a un centro comercial. Afortunadamente no es lo único que te puedes encontrar allí. Siempre te puede salir Carmen Machi recomendándote que te tomes un yogur con bífidus, que dicen que va bien para los dientes.

Disfrutad del día y recordad:

Somos gente de humor. Siempre.

18 sept. 2012

Y la noche prometía

Y la noche prometía (Microrrelato con audio. Por interactuar y esas cosas)


La noche prometía. 
Ella preparó la ducha para dos. La niña se quedaba en el comedor, avisada de que no debía abrir la puerta a nadie bajo ningún concepto. El vaho empañaba el espejo del baño y un poco los cristales del dormitorio. El inicio del otoño hacía apetecer del calor de una buena ducha compartida, esta vez. Velas de diferentes olores perfumaban el ambiente del lugar. En esta ocasión las sales de baño se quedarían en la estantería.
La semana estaba siendo muy dura. Todo eran problemas y más problemas. Tensión, que necesitaba ser aliviada de alguna manera. La noche prometía.
Ya dentro dentro, ella dijo:
-Espera. Voy a poner algo de música para ambientar. (Ahora es cuando le dais al play y donde pone aquí arrastráis el ratón como si seleccionaseis para ver como termina la historia. Por eso de innovar) 


Aquí. Entre los corchetes. [-¿Qué te pensabas? Pasamos del baño a la ducha y ahora a compartir ducha que tenemos que ahorrar. Ale relájate escuchando esta musiquita y luego sales a hacer la cena.]


La noche prometía, pero no lo que él esperaba. Habría preferido un baño. Habría preferido derrochar un poquito. Un pequeño lujo. Al fin y al cabo, no habíamos llegado al modo Mad Max de supervivencia y él necesitaba relajarse.
FIN
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Espero que os haya gustado. Dejad vuestros comentarios y recordad:
Somos gente de humor. Siempre.

7 sept. 2012

Desenlace de la Trilogía Movistar (I WIN)

¿Recordáis la maravillosa historia en formato trilogía que os conté hace unos meses? ¿No? Es igual aquí las tenéis:


Parte I

Parte II

Parte III

Pues bien. Ha llegado el final. El desenlace. Como si de una partida al Street Fighter se tratase, ayer por la noche a las 22 hora zulú, me marqué un combo de narices y en la pantalla de mi imaginación se escuchó un poderoso You Win.

Ayer me coroné como el campeón de campeones.

Está bien. Sé que no es cierto. Que soy un granito de arena para un gigante de las telecomunicaciones como lo es Movistar. Pero mi autoestima se puso con las nubes y para mí eso es importante.

Tras meses de tonterías, problemas y falta de soluciones, me decidí y me compré un IPad. Como funciona sólo con una línea de datos, me di de alta e hice una portabilidad para sólo llamadas de mi viejo número. De esta forma tengo un terminal para llamar y la tablet.

El chico, novato pero muy amable. Me informó debidamente de que la portabilidad tardaría un par de días en hacerse efectiva. Cuatro años (por decir algo) de abandono por parte de Movistar y dos minutos más tarde me mandan un SMS pidiéndome que les llame. Como estaba conduciendo decidí esperar a llegar a casa.

Me encontraba metiendo la compra en la nevera cuando mi teléfono empezó a sonar. Lo cogí, me pusieron en espera con la cancioncita esa de You make me happy y me colgaron. Un cuarto de hora más tarde me llaman de nuevo y se pone al teléfono una comercial preguntándome el motivo por el que quería hacer una portabilidad a otra empresa. Que no querían perderme como cliente. Ah. Ahora que me marcho no me queréis perder de cliente, pero cuando he estado atado a vosotros con la permanencia he sido vuestro esclavo. Ahora me ofrecéis pagar el 50% menos en la factura. Ahora me ofrecéis terminales de última generación a bajo coste. Pues ahora no quiero.

-¿Pero aunque vaya a pagar más?

-Sí. De echo, es lo que estoy haciendo. Pagar para no veros más.

-¿Es usted titular también del ADSL de casa?

-Sí. Del ADSL, de la TV, de dos líneas móviles y ahora de una de datos. Por cierto me voy a llevar todo a otras compañías.

-Vale. Muchas gracias, le informo de que la portabilidad sigue adelante y tendrá efecto la madrugada del lunes. Y en nombre de Movistar le pido disculpas si no hemos realizado bien nuestro trabajo.

-No te disculpes. Tú no representas a la empresa. Y te aseguro yo que a la empresa se la repamplinfa si la cagan o no. Al final del año fiscal, seguirán teniendo beneficios con esas prácticas fraudulentas.

Se escucha un ruido como de aguantarse la risa al otro lado.

-Muy bien pues buenas noches.

-Buenas noches.

Ese es el momento en el que se escuchó un YOU WIN tan grande en mi interior, que creo que mi mujer también lo escuchó.

Para el mes que viene ya lo tendré todo fuera de Movistar y el dineral que me gastaba con ellos y el maltrato al que me sometían con sus engaños y tonterías se terminará.

FIN

3 sept. 2012

Operación Bikini

Empieza la temporada laboral para todos aquellos afortunados que todavía tienen algo en lo que laborar. Muchos están con eso de la depre post vacacional. Y por eso he pensado intentar animaros un poco con esto que tenía reservado. Espero que os guste.
  Empieza la primavera. Época de operaciones.

Operación salida de las vacaciones de Semana Santa, Operación retorno de las vacaciones de Semana Santa, Operación mierda la justa, que es cuando se abren las ventanas de la casa, se ventila y se elimina el olor a hibernación osezna, se limpia y se hace el cambio de armario. Operación selección de la canción del veranito. Y la no menos importante finalización de la Operación Bikini.

La operación Bikini consiste en realizar un conjunto de barbaridades con la intención de perder la totalidad de kilos que se han ganado entre los meses de Octubre y Marzo, en un tiempo record de treinta días. Dietas milagrosas a cual más disparatadas para lucir un cuerpo perfecto en la playa, aparecen en las revistas más de moda a partir del mes de Abril.

Pierde 3Kg en tres días con la dieta de la albóndiga. Comes una albóndiga el primer día y luego pasas dos corriendo sin parar. Pierde 5Kg en seis días con la dieta del coco. Pierde 2Kg al día con la dieta de la Trucha. Sal a correr cada mañana y aliméntate del agua de la ducha.

Una salvajada. Luego ves a la gente caerse por los puestos por inanición.

Y si me dijeses que es para algo relacionado con la salud, aún te diría bueno vale, pues ves a un dietista (Como el de la película de Martín Piñol) pero no. Es para otra cosa que es lo más antinatural que existe. Ir a la playa.

Un proceso que consiste en recorrer una distancia X directamente proporcional a lo lejos que vivas de ella. Desvestirte para quedarte en un tipo de ropa interior que es igual a la que se usa normalmente pero hecha con otro tipo de tela. Tumbarte sobre un trozo de tela del mismo tamaño aproximado que todo tu cuerpo desde la cabeza hasta los tobillos. Porque una cosa es cierta. Ya puedes comprar la toalla todo lo grande que quieras, que tus pies siempre saldrán por algún lado de ella.

Pues como decía. Tumbarse al sol e ir refrescándose de vez en cuando. Sentarse en la toalla con las gafas de sol para que no se vea la mirada que queda fija en el trasero de la muchacha que intenta meterse en el agua pero que la encuentra demasiado fría y que solo viste un pequeñísimo trozo de tela que apenas le cubre. Hija, Para meterse en aguas frías, lo mejor es el neopreno.

Yo pensaba el otro día. ¿Cómo sería eso en el pasado? Pero en el pasado romano, no en el siglo XIX.
Y no me entra en la cabeza ver una caravana de caballos y carros…

Fecha estelar: Año 2 e.c (Para los no Católilcos o científicos en general, e.c significa Era Común y equivale al tradicional Después de Cristo)
Lugar: Autovía Apia 2. Cerca de algún punto marítimo de Italica.

-¿Falta mucho mamá?

-Calla Rómulo ya falta poco. ¡Espartacus! Ven que te pongo protección solar.

-¿Estás segura que hay que proteger tanto al esclavo Calpurnia? De tanto frotarle el aceite, va patinando en lugar de caminar.

Fecha estelar: Año 2 e.c.
Lugar: Autovía Apia 7. Cerca del mar de Galilea (Palestina)

-¿Falta mucho mamá?

-Calla Ananías, ya falta poco. ¡Malaquías! ¿Por qué estamos parados?

-Allá adelante hay un par de burros parados.

-Pues ve y diles que se aparten.

-Por burros me refiero a los animales, que se han accidentado. Parece ser que el de delante hizo sus necesidades, el de detrás resbaló con ellas y perdió la carga.

-¡Vaya por Yavéh!

-¡Mujer! No pronuncies el nombre de Dios en vano. Has sido tú la que quería ir a la playa en hora punta

-Pero es verdad.

-¿Falta mucho?

-Mira, mira. Una hora de caravana con el calor del desierto, aguantar al niño con el falta mucho, falta mucho y…

-Y espera que todavía tenemos que pasar por el peaje de Galilea. Los Romanos han subido el precio. Que dicen que mantener las vías es costoso y los materiales los importan de Ásia.

-Da la vuelta al asno que volvemos a casa.

Fecha estelar: Año 2 e.c
Lugar: La Gran muralla (porque al estar en China, ellos ya dan por sentado que es china y sólo la llamaban La Gran muralla, salvo en un pueblecito llamado Tan Dao Vien, que era una colonia turolense. Ellos la llamaban La tapia)

-¿Falta mucho mamá?

-¿Falta mucho para qué? si hace dos horas que hemos llegado.

-Chun Li ¿Te has acordado de traerme los libros?

-Aix. Creo que me los he dejado junto a la cómoda. ¿Pero para qué quieres tú un libro?

-Mira. Bruce Lee, yo no voy a ser menos. (Chiste malo patrocinado por Funeraria Romualdo)

-Cuidado. Mirad para otra parte. Se acerca un Japonés vendiendo colgantes hechos de caracolas, cocos y ofreciendo masajes. No le miréis a los ojos que se acercará.

Y podría seguir con todo tipo de culturas. Pero me dejo algo. Ah, sí. Las recomendaciones prácticas para la buena operación Bikini. Alimentaos bien, carne, pasta y pescado y de postre fruta o un yogur de bífidus. De los de Carmen Machi o de otros. Si queréis acelerar el proceso siempre podéis recurrir a las siguientes dietas.

1-Dieta Machi. Alimentarse solo de yogures con bífidus y bebidas isotónicas.

2-Dieta Duncan. El dietista e inmortal Duncan McCloud te deja sin cabeza para que no puedas comer ni engordar.

3-Dieta Z. Que consiste en lanzaros a un rio contaminado con productos químicos con la esperanza de que muráis y al cabo del rato resucitéis como zombis.

Y creo que con esto terminan mis consejos y opiniones sobre la operación bikini y el ir a la playa.
Portaos bien y recordad:
Somos gente de humor. Siempre.

24 ago. 2012

Anuncios para mujeres. (Entre lo denigrante y lo absurdo)


Desde pequeñas obras de arte hasta invento del Diablo, hay una inmensa lista de adjetivos que se pueden usar para describir la publicidad televisiva.
La palabra de hoy es: FARSA.
Sí. Farsa. Engaño, mentira, truco, timo. Lo que prefiráis.
Me explico. He regresado del maravilloso mundo de fantasía e imaginación que ofrecen los canales de pago. Vamos que me he quitado el Imalgenio.
Muchos de vosotros conocéis mi extraña afición a comentar los spots publicitarios y no hace mucho en Twitter hice un leve comentario sobre los spots enfocados a la mujer.
Pues bien. El otro día en un canal que no recuerdo y en un bloque de anuncios fuera de la hora infantil, me encontré los siguientes anuncios todos ellos enfocados a mujeres.
Activia. Producto derivado de los lácteos destinado a regular el tránsito intestinal.
Vaginesil. Producto recomendado para evitar la sequedad vaginal y mejorar las relaciones sexuales.
Micralax. Producto laxante destinado o especialmente indicado contra el estreñimiento ocasional.
El tratamiento anti hongos del Dr.Scholl. Por si te salen hongos en las uñas de los pies.
Aero-red comprimidos. Producto para tratar los gases.
Todos estos spots, protagonizados por mujeres y dirigidos a ellas. Bien. Esto es totalmente sexista e incorrecto.
Vamos a ver. Salvo el producto Vaginesil, el resto es perfectamente válido para los hombres.
Existe un estudio en algún cajón recóndito de alguna universidad americana que se dedica a realizar estudios absurdos, en el que se afirma tajantemente que los lunes en España, no se va al baño nada más que para hacer el primer pipi de la mañana. Y es totalmente cierto. Los domingos de paella son muy oportunos para estreñir a la población del país. Y eso afecta tanto a hombres como a mujeres.
Gases. El hombre puede llegar a ser muy tonto. Ya se encargan de demostrarlo estas pelis del tipo Sexo en Nueva york y los propios hombres en programas como Mujeres, simios y viceversa. Donde diversos tipos de primates se dedican a tratar como basura a las mujeres que allí aparecen. Todos provistos de un elevado nivel cultural.
A lo que iba. El hombre que por mayoría suele ser muy tonto, tiene predilección por soltarse un poco. Vamos tirarse pedos en cuanto los nota. Eso significa que al hombre le afectan los gases tanto o más que a las mujeres. Pero no quiere decir que las mujeres no hagan esas cosas. Si encuentro mi lista de tipos de ventosidades, os hablaré del tipo Ninja, que es el que se le suele escapar a la mujer. Nadie sabe cuándo o cómo ha llegado. Pero está ahí. Camuflado entre las sombras.
Hongos. ¿Quién en su vida no ha tenido alguna vez ese problema? Vale que las mujeres enseñan más los pies con esos bonitos zapatos que dejan ver los dedos. Pero los hombres suelen acudir al gimnasio. Centros de socialización donde compartir esfuerzo, risas, compañerismo, duchas y hongos. Esta última línea ha sonado mal, pero dejé de ir al gimnasio después de encontrarme el culo de un señor de setenta años a escasos dos centímetros de mi cara, mientras yo me encontraba atándome el calzado.
Pues eso. Que os afectan a todos por igual. Y el señor que puso el bloque entero y completo con todos los anuncios es muy cruel. Porque yo mismo me giré, miré a mi mujer y pensé. Jo, qué suerte que he tenido.
Porque da la sensación que las mujeres españolas estén muy echas polvo y no es cierto. Bueno. Pues eso tenía que decir. Por cierto un consejo. Cogedlo que es gratis. (Gracias Ana Hernadez por la frase).
No metáis el tratamiento anti hongos en la nevera. Lo mismo os encontráis la bandeja de champiñones rota y vacía.
Otro día os hablaré de esos anuncios que invitan a las mujeres a vivir aventuras rollo James Bond mientras limpian la casa. Mangos telescópicos de fregona guardados en maletines de metal. Mujeres haciendo acrobacias mientras pasan el paño entre láseres. Una apoteosis sexista en toda regla.
Un saludo y recordad:
Somos gente de humor. Siempre.

20 jul. 2012

Tiempo de calidad para nuestros hijos ¿Cómo?

Me gustaría hablaros de un par de cosas relacionadas con la lectura y nuestros hijos.


No es novedad que el ser humano se haya acomodado tanto que necesite manuales para todo. A menudo lo que se escucha es ambiguo porque nadie se quiere mojar en opinar según qué cosas. Y otros no quieren escuchar según qué cosas aludiendo a la intimidad de la vida privada. Hoy me gustaría decir unas pocas de esas cosas. Sin impedimentos. Claro y sencillo. Y aunque las verdades duelan si hacemos un autoexamen veremos que es cierto. Puede que suene a bronca y para nada es la intención de este texto. Yo soy el primero que peca de todo lo que voy a mencionar.

¿Qué pasa con nuestros hijos? ¿Qué sucede con nosotros, los padres? Aprovecho que los críos están en periodo vacacional, porque en la mayoría de los casos eso significa algo de relax para los padres. El frenético ritmo de trabajo que llevamos la mayoría de los que podemos dar gracias por tenerlo, no hemos aprendido a desconectar. No voy a decir lo que se suele hacer, o lo que se podría hacer. Voy a decir lo que se está moralmente obligado a hacer.

¿Queréis entablar una relación más estrecha con vuestros hijos? ¿Queréis que estos sean mejores personas en un futuro?

Leed con ellos.

Vale. Ahora un aluvión de:

Que si cuando llego a casa estoy cansado o cansada, que si me paso todo el día trabajando y cuando llego a casa quiero un rato para mí. Que si necesito mi espacio…

Excusas. Temas de obligada meditación profunda. ¿Qué es para ti tu hijo? Yo te voy a decir lo que no es. No es tu amigo, al que le puedas decir cosas sin importar lo que crea o piense sólo para que te escuche. No es el hijo de otro, para que puedas limitar tu trato a las normas sociales de cortesía establecidas.

Tu hijo es una parte de ti. Es tu logro. Es ese juguete que tanto querías y cuidabas cuando eras pequeño. Un hijo es una expresión de amor al máximo nivel.

Uno puede estar hablando o corrigiéndolos. Puede enseñarles disciplina en el momento adecuado. Pero lo que más debe hacer un padre con sus hijos, es compartir momentos. Momentos íntimos. Momentos cómplices de camaradería y compañerismo. Retitos en los que ese producto que hemos elaborado tenga la suficiente libertad para dar su opinión abiertamente sin que una figura superior lo someta a su pensamiento.

¿Y qué mejor forma de hacerlo que compartiendo lectura?

1. Relájate al llegar a casa y desconecta mentalizándote de que vas a pasar unas horas con tus hijos. No los tomes como una molestia o algo que se interpone entre tú y tu descanso. Ellos no entienden nuestro ritmo de vida y no deben amoldarse a eso.

2. Buscad un buen libro en papel o electrónico. O una buena APP

3. Repasadla vosotros primero y percibid el mensaje que tiene

4. Leedlo con vuestros hijos. Podéis hacer que lo lean ellos teniendo paciencia, o leedlo vosotros. (Un consejo: Si lo leéis vosotros primero, quizás podríais hacer una lectura interpretada. Cuando un hijo ve a su padre hacer el payaso para él, se abre a ser más receptivo)

5. Hacedles preguntas. ¿Te ha gustado? ¿Qué te ha gustado o qué no? Una vez iniciada la conversación y a base de más preguntas puedes ver si tu hijo deduce correctamente por sus respuestas. También puedes ver lo que hay en su corazón, es decir, si le gusta el tipo de libro. Los hay que al ver tanta letra se agobian. Prueba un cómic, un tebeo, o una APP.

Pensad. A veces nuestros hijos nos piden sólo lo que ven. Y lo que ven se limita a su casa, la televisión y sus amistades.

Haced la prueba. Un día plegad del trabajo. Pasad por un kiosco, o librería. Comprad un cómic de Spiderman o Batman por ejemplo (Tened en cuenta las edades) Ya no hablo de diferenciar entre niño o niña, porque es una tremenda tontería. Mi hija mayor por ejemplo es muy fan del trabajo de Cels Piñol. Fanhunter. Aunque no lo entienda. Y de Martín Piñol y su serie de La cocina de los Monstruos.
Con el tiempo, ni imagináis lo bien que se lo pueden llegar a pasar en eventos como firmas de libros, o paseando por la librería mirando y buscando. Aquí un ejemplo. Mi hija mayor haciendo un regalo a Cels Piñol en Librería Gigamesh uno de nuestros rincones favoritos.


Si no podéis pasar por un sitio a comprar, pero tenéis un Ipad o un Reader, os recomiendo la APP Urki, más allá del bosque de Pixel Moon. Una App interactiva que gusta mucho a los críos y tiene grandes reseñas en el sector editorial.

No os dejéis los clásicos. Existen ediciones en letra grande y con buenas ilustraciones que harán grandes lectores de vuestros hijos.

La costumbre. Ese es el secreto. Que tu hijo o hija espere una tarde o dos al mes a que les traigas algo de lectura está muy bien. Pero compartir cada tarde con ellos leyendo e interpretando sus pensamientos nos ayuda a moldear sus mentes para que sean mejores.

No dejemos a nuestros hijos en manos de grandes compañías que venden a granel grandes cantidades de distracción. Seamos selectivos y constantes.

Yo te he dado las bases y no sólo es aplicable a la lectura. Se pueden hacer infinidad de cosas y actividades. ¿No sabes continuar? Pues tranquilo o tranquila. Que no se te haga un mundo. Hay profesionales como la copa de un pino que se dedican a facilitarnos las cosas.

En Los cuentos de Bastian encontraréis reseñas de libros por edades y actividades hechas a medida para las familias. Os recomiendo su portal web. Y si estáis faltos de fondos, no os preocupéis. Las bibliotecas tienen muchas ventajas, no sólo en contenidos si no a la hora de acudir a determinados eventos.

No me voy a extender más, así que lo dejo en vuestras manos. Yo me voy a poner a ello hoy mismo.

19 jul. 2012

Un mundo nuevo



El día en que el sistema se colapsó y dejó a la humanidad sumida en la más absoluta oscuridad, fue el día en que el hombre abrió los ojos y pudo ver la realidad.
Ya nunca miramos al cielo, dijo una vez un sabio. Se equivocaba. Miramos, pero no vemos nada. Sólo una oscuridad teñida de naranja. Una oscuridad resplandeciente y cegadora. Una paradoja. Así que preferimos seguir mirando nuestros ombligos y regocijarnos en nuestros logros personales y globales que aparentemente nada valen.
Aquel día se marcó una frontera mental y moral. O estabas con la humanidad o estabas en contra. O dejabas de mirarte como centro del universo, o seguías resistiéndote.
Los que quisieron seguir adelante con su pésima forma de vida, no duraron mucho. Algo en su interior los empujó al límite de su mentalidad. El día del colapso; cuando las luces del planeta cayeron, esa gente se vio empequeñecida. Como tendían a compararse con todo en lo más profundo de sus almas, se compararon con el universo que tenían ante sí y perdieron.
El resto lo vivimos de otra manera. Algo nos tocó el corazón y decidimos cambiar definitivamente. Para unos fue la inmensidad del cosmos. Para otros la grandeza de Dios. Para otros se trataba de la máxima expresión de la naturaleza. Pero para todos, en general fue el mayor espectáculo jamás visto por la humanidad de tiempos modernos. Y lloramos.
No sabíamos que nos deparaban los tiempos venideros. Pero ya no nos agobiaba la incertidumbre.
Teníamos la eternidad por delante para reconstruir el planeta. Tras contemplar en qué lo habíamos convertido, nuestro impulso fue trabajar duramente para hacer de este arruinado pedrusco que surcaba el espacio, un bello jardín. Una nueva Tierra bajo unos nuevos cielos.

Cuando tomes conciencia de tí mismo

Descubrir que todo lo que te ha guiado en tu vida ha sido una mentira, es muy duro. Es cierto. Pero esto no es una película de súper héroes. Es un pequeño resumen de mi vida basado en mis experiencias personales y en unos cuantos spots publicitarios. Os voy a explicar un poco por encima la sorpresa que me llevé el día que tomé conciencia de mi mismo cual Skynet un 29 de agosto de 1997.


Empecemos por un fin de año de 1984. Nos reunimos toda la familia en casa de unos tíos por parte de madre para ver el especial de Martes y 13.

Como aquello se alargaba, mi tío decidió amenizar la ocasión con un vhs de Queen. Todos los videos oficiales del álbum The Works.

Me puse delante de la tele viendo videos como Radio Ga ga y otros. Allí estaba Freddy con sus tirantes, posturitas y morritos a cámara. Veía aquel bigote, aquellas coreografías al son de la música rock del grupo. Algo duro.

Otro día viendo Loca academia de policía, mi padre empezó a reírse a carcajada limpia en la más que mítica escena del tango en La ostra azul. No entendía por qué lo hacía. Yo seguía viendo, ropas de cuero de tipo duro, gafas de aviador y barbas y bigotes. Todo muy varonil.

Luego en casa flipábamos con He-Man y los Master del universo (porque en mi época no se traducía Master, que molaba más) Ahí sí que veía algo extraño. El príncipe Adam, un tipo sin sangre, que escondía una evidente musculatura bajo una camiseta lila y que iba por los puestos con una espada, unas mallas blancas y un peinado ridículo. Pero si le tocabas las narices, decía aquello de:

“Por el poder de GreySkull. Yo tengo el poder”

Y entonces se transformaba en He-Man (Él-hombre). Un guerrero súper musculado que vestía un slip de pelo de animal salvaje por fuera y alquitrán por dentro, y unos tirantes cruzados metálicos. Todo un macho. Su mascota Gringer, se transformaba en Battlecat (Gatico de batalla) porque la radiación de la espada se transmitía al felino cuando Él-hombre le apuntaba.

Tenéis que entenderme. Porque alguno de vosotros ya sabéis por dónde van los tiros. Por aquel entonces yo tenía la inocencia de un niño de seis años, que no entendía nada. Chuck Norris (que se pronuncia Chak) era un símbolo y referente para los tipos duros, con todo ese pelo y barba y gafas de sol. Y Charles Bronson se paseaba por el Bronx con una cámara de fotos colgando del hombro y un mostacho increíble.

Entonces llegaron los 90. Yo había crecido un poco. Sólo unos centímetros. Y los tipos duros seguían siendo musculados. Arnold (Arnie), Silvester (Silvestre), Jan Claude (Juan Claudio) no tenían mostacho ni barba, pero lucían músculos y preciosas melenas.

Y el tipo duro por excelencia para mí, llegó a finales de los 90. Cantante de Heavy Metal, vestía con cuero y tachuelas de metal, y su música era muy, muy dura. Rob Halford. El cantante de Judas Priest. Calvo, subido a una Harley, con sus gafas de aviador y su ropa de cuero negra. Un tío duro.

Así quería ser yo.

Cierto día, un amigo llegó a casa como nervioso. Yo por aquel entonces cantaba en un grupo de adolescentes que intentaban hacer algo en la vida. Trajo una revista en la que salía este hombre, del cual yo intentaba cantar alguna de sus canciones y mi amigo me dio una noticia. Este hombre había salido del armario. Era Gay.

Entonces tuve una revelación. Me quedé mirando a la nada con cara de sorprendido. Todas las escenas que anteriormente os he descrito desde mi tierna infancia y otras más, se me aparecieron ante mis ojos como las diapositivas incómodas del típico familiar que ha ido a veranear a Bujarrilla del Bierzo. Pero a toda velocidad. Y dije:

-¡Ahora caigo!

Una enorme sonrisa se dibujó en mi cara de pasmarote cuando expliqué:

-¡¡¡Cuanto más avanzamos en el tiempo, menos pelo se necesita para parecer un tipo duro!!!

Y me rapé la cabeza. Por cierto. Aquel día era 29 de agosto de 1997. Es cierto. Por eso me lo tomo con humor. Y si no creéis esta teoría, mirad todas las pelis de La jungla de cristal. John McClane está cada vez más calvo, pero es cada vez más duro.

Paradoja

Para los amantes de la ciencia ficción, o de los microrrelatos. Os dejo el relato finalista en el Primer certamen de microrrelatos de ciencia ficción de la web editora Artgerust. Si os apetece comprar el libro hay unos 100 relatos más. Y está en formato electrónico. Para acceder podéis clicar sobre la portada del libro que hay en esta misma web.


Espero que os guste.
 
-En androide, ha recapacitado. Su procesador de inteligencia artificial, ha recalculado las opciones. Ha barajado infinidad de escenarios. Ha creado incluso un módulo de programación denominado Empatía 5.2. Ha desestimado subrutinas obsoletas. Ha planteado algoritmos de elevada complejidad. Ha establecido nexos de unión entre su mente privilegiada y la de los seres humanos que le rodean. En definitiva. Ha hecho todo lo posible por entender el comportamiento autodestructivo del hombre. No lo ha logrado, y se ha pegado un tiro en la cabeza con un arma de Gauss.


-¿Y usted sabe todo eso porque es técnico en robótica?

-No. Antes de dispararse me dio la brasa, con lágrimas artificiales en sus ojos.

-Pues, yo creo que si ha entendido eso de la autodestrucción. ¿Le hace un café?

-Por supuesto.


18 jul. 2012

Cuando te veas rodeado por una tribu urbana

La humanidad no aprende de sus errores. No se da cuenta de lo inútil que resulta resistirse. Pero se empecinan en crear nuevas formas de vida a cual más bizarra. Vivimos en un universo paralelo a otro en el que la vida es normal. A nosotros nos ha tocado el extraño. El bueno es el universo alternativo en el que la historia de la humanidad no ha sufrido cambios por errores humanos. Todo es perfecto. Se siguen haciendo pelis y series de chavalines jóvenes que viven ¡AVENTURAS!


Nosotros seremos los que dentro de unos años encontremos una fisura en el continuo espacio tiempo y pasemos a ese otro mundo perfecto y nos lo carguemos. En nuestro universo las pelis y series son de chavalines que sólo quieren triunfar en el mundo del espectáculo.

Pero esto no es lo peor. En los años 80, el universo de la moda y el estilo se vio seriamente afectado, cual nave Enterprise tras un ataque Romulano, por varios elementos decorativos. El pelo cardado, las riñoneras, las hombreras y la música de Luis Cobos. Sin mencionar otros.

Tras varios años y una guerra en el golfo Pérsico, la humanidad mantuvo su cordura estilística hasta entrar en el nuevo milenio. Donde todo derivó en lo que conocemos como tribus urbanas. Ahora llamadas forma de vida alternativa. En las que todo hijo de vecino se cree superior a sus congéneres.

Este es el caso de los modernos o modernillos.

Personas que visten cómo en los 70, conducen motos de los 60 y se dejan bigote al estilo de los 50. Ellos se hacen llamar modernos, cuando en realidad son algo retro. Yo diría que caducos o rancios.

El estereotipo más común de este tipo de personas, es el chico que viste con pantalón ceñido (claro ejemplo de que la humanidad no ha aprendido nada del falsete de los Bee Gees) camiseta con un logo de diseño extremadamente alternativo, americana (si puede ser a cuadros y con coderas mejor) mostachillo, gafas de pasta y peinado nazi.

Hablan de manera extraña, llamando a las cosas por su nombre en inglés, pero comunicándose entre ellos en castellano o cualquier otro idioma de los que hay en el territorio. Salvo el Euskera. Allí no existe este tipo de gentes. Es tradición que cuando nace un vasco, el doctor le de dos cachetes en el culo y una ostia en la cara para quitarle las tonterías ya de nacimiento.

No se estila mucho por aquí hacer eso de pegar a los hijos nada más nacer. Normalmente nos esperamos unos pocos meses, así que es normal que esta especie se reproduzca como por esporas. Quizás sea un virus. O algo que comemos. Pero cada vez hay más gente cool que habla de una manera crazy… eh. Esperad. Ahora.

Pues eso. La principal característica de esta gente es la rabia que dan. Transmiten un qué sé yo que incita a la violencia collejera más extrema. Así que ya sabéis. Si os encontráis un día en una fiesta rodeado de este nuevo modelo de zombis, y os entran unas ganas terribles de hacerles daño, hacedme caso. Tomáoslo con humor.

6 jul. 2012

Crónica de lo absurdo

Era un día aciago para Morti.


El sol de los primeros días de invierno entraba por la ventana y acariciaba su pálido rostro. Pero ella no quería levantarse.

El despertador empezó a zumbar y ella se cubrió la cabeza con el edredón. Segundos más tarde se destapó hasta la cintura y con su delgada mano palpó la mesita hasta encontrar el enorme pulsador que terminaría con aquel insufrible zumbido.

¿Cuánto había pasado ya? ¿Cuatro? ¿Cinco? ¿Seis? Había perdido la cuenta, pero eso no era lo que la deprimía.

Sentada en la cama, no había pegado ojo en toda la noche. De hecho, no solía dormir nada desde hacía años. Antes todo era diferente. Todo tenía sentido.

Salió de la habitación para entrar en la cocina y poner un par de rodajas de pan a tostar. Preparó una cafetera, y mientras cargaba el depósito con aquel oro marrón que no necesitaba pero que le dejaba un buen sabor de boca, sintió el tacto aterciopelado de su gato Goku, que ronroneaba mientras rozaba su lomo con las piernas de Morti.

Mientras se hacía el café, puso en marcha el portátil que tenía sobre la mesa del comedor. Había decorado ella personalmente todo el pisito. A su gusto. Con las normas que le dictaba su interior. Pero eso no hacía que aquel minimalismo austero a más no poder le animase.

Abrió el navegador y entró en su cuenta de Facebook. Nada. Nadie en su muro, nadie con quien hablar. En definitiva nada.

Tecleó: Sofá, peli y mantita.

Y luego clicó sobre la pestaña “Me gusta”.

La cafetera dio señales de vida y Morti se apresuró a apagar la inducción. Sacó la mermelada de Frambuesa de la nevera y junto con un poco de mantequilla la untó en las tostadas. Sacó del armario el bote de galletas con pepitas de chocolate por si se quedaba con hambre.

La habían retratado muchas veces de extremadamente delgada, pero no era por estar mal alimentada. Era algo genético o así. Pero Morti no perdía ninguna ocasión para ponerse morada a comer.

Dejó todo sobre la mesita que había junto al sofá, agarró el mando a distancia y encendió la televisión.

Nada más escucharse el chasquido que indicaba que el aparato se había encendido, los altavoces empezaron a sonar:

-Una explosión ha…- zap. Cambió de canal.

-La guerra ha desplazado a miles de…- zap. Cambió de canal.

-Miles de personas desaparecidas tras el…- zap. Cambió de canal.

Entonces, una película. Una bonita comedia romántica típica de los ingleses. Buen reparto, buen guión, demasiado azúcar administrado en los momentos adecuados y humor con situaciones que solo esa gente sabe entender.

Se tapó con la cálida colcha y disfrutó del film y de su desayuno. Pese a que ya era tarde. Y mientras se dedicaba a lo suyo, no paraba de darle vueltas a lo mismo.

-Todos me odian. Estoy sola-. Se decía a sí misma. –Antes todo era diferente. Antes predominaba la justicia.

Entonces, el único momento en años que estaba disfrutando más o menos agradablemente fue interrumpido por un corte en la programación.

-Lamentamos interrumpir pero consideramos que esta noticia es importante. Se están dando sucesos extraños en numerosas partes del mundo.

Morti puso mucha atención en lo que se decía el presentador.

-Nos llegan imágenes de un tiroteo en las calles de la capital de Brasil. Vean como el joven que porta el cuchillo en la mano es abatido por la policía. Ahora vean. El muchacho se levanta, se mira sorprendido y sigue su camino ante la sorprendida mirada de los que allí se encuentran-. Segundos más tarde las imágenes cambiaban.

-Miren ahora como salen del interior de la cafetería que había sido blanco de un ataque terrorista, las personas que allí estaban en el momento de la explosión.

Las imágenes eran claras. La gente no moría. No. No eran zombis de esos tan de moda últimamente. Simplemente no morían.

Morti entonces se animó un poco. Buenas noticias por lo visto.

Se sacudió la pereza y se acercó al portátil, por así llamarlo. La batería no daba para más y tenía que tenerlo siempre conectado a la corriente.

Entró de nuevo en su cuenta de Facebook y nada. Nada de nada. Las noticias de su inacción no le reportaban nada distinto a la soledad. Y ella misma se maldecía y maldecía al Diablo. Y se preguntaba:

-¿Cuánto ha pasado ya? ¿Cuatro? ¿Cinco? ¿Seis?- En realidad siete. Más de siete mil años desde que el Diablo influyese en Caín para matar a Abel. Más de siete mil años desde que Morti se convirtiese en la consecuencia lógica de los actos despiadados de las personas provocadas por el mismo Diablo. Y para un día que se tomaba un descanso, nadie se lo agradecía.

Aquel día fue señalado en los calendarios de todas las culturas. Pero al día siguiente, el despertador empezó a sonar, pero no había nadie en la habitación para detener aquel insufrible zumbido. Morti había salido a trabajar nada más empezar el día.

7 jun. 2012

Para poder reírse de los demás...

Pues eso. Ya sabéis de lo que hablo. Para poder reírse de los demás, antes hay que saber reírse de uno mismo. Como escritor debería matizar el significado de la frase. Principalmente no quiere decir que si eres capaz de reírte de ti mismo, tengas licencia para hacerlo de los demás. Lo que quiere decir, es que si eres capaz de reírte de ti mismo, conocerás tus limitaciones y sabrás como reírte de los demás sin llegar a ofender a nadie. Esto, muy pocos humoristas lo hacen. Sólo los mejores. Luego están los buenos. Pero esos se ríen de lo que les da la gana faltando a la gente sin temor. ¿Por qué son buenos entonces? Porque a la gente le gusta la carne cruda siempre que no sea la suya. El morbo y el espectáculo.

Pero bueno, empezando con que yo no soy humorista, pero si soy bajito, gordo y peludo; vamos. Lo que viene siendo el simpático del grupo. Puedo reírme de los demás sin señalar a nadie y sin ofender. Es un don. Un súper poder.

Yo era un niño normal, encaminado a ser de la élite por ir a un cole privado. Lo que pasa es que en mi interior sabía que no. Que yo era especial tirando a raro.

Con los años descubrí una cosa. Los hay que quieren ser futbolistas y los hay que son unos “flipaos de los robots”. Concretamente en mi clase todos eran futboleros menos yo que era literalmente un friki. Con todas las letras. Me llamaban eso. El flipao de los robots. Porque me gustaban las series de dibujos en las que salían robots y naves espaciales y esas cosas.

Pero lejos de convertirme en un niño traumas, seguí digievolucionando hasta los doce años. Cuando una hilera de hormigas (que es como se le suele llamar al primer mostacho que te sale) empezó a pasar por debajo de mi nariz.

Aprendí artes marciales para solucionar las risas de mis compañeros a manguzás. Y fue bien. Hasta que a ellos también les empezó a salir pelo y se les desarrolló la musculatura. Y al final he desarrollado un sentido del humor que me permite reírme de mi persona. Yo mismo me digo que si me parezco a un Ewok fugado de un control de alcoholemia. Que si me voy a llevar a desparasitar. A mi mujer le advierto que empieza la época de muda y ella pone las sábanas viejas sobre el sofá para que las deje llenas de pelos. Y la última es que me he comprado un cepillo para mascotas. Da gustico y no tira del pelo. Ah. También he adquirido un súper poder nuevo. Soy capaz de meter en tu cabeza una canción y hacer que no salga y la tengas todo el día ahí. Y te de mucha rabia.

¿Qué no? Mira. ¿Recuerdas la canción de los Fraggle Rock? Vamos a jugar… clap, clap (eso son palmadas) Tus problemas dejalooooos. Para disfrutar… Clap, clap Ven a Fraggle Rock.

Ahora no podrás sacártela de la cabeza. Dime si no es cierto. Déjame tu comentario con la experiencia. Muaajajajajajaja.

¿He dicho ya que no me volví un niño traumas? Lo que no he dicho es que dicen que soy un súper villano. Muajajajajaja.



6 jun. 2012

Mahou y los extraterrestres

Yo que soy fiel seguidor de las pelis de ciencia ficción, me he dado cuenta de lo mal que vamos como seres humanos. Nos falta empatía.


Vemos Alien el 8º pasajero y todos nos ponemos de parte de la joven y dura Helen Ripley. Vemos Predator y todos queremos ser un Arnold con la impaciente fuera del saco y en nuestras manos pegando tiros y destrozando la selva amazónica.

Yo era como vosotros hasta que vi el anuncio de Mahou. Sí, ese que nada más llegar al planeta, y sin dar señales de violencia ninguna, sale un tío del bar y empieza a darle la brasa al OVSI (Está identificado el objeto volador ¿verdad?) Que digo yo una cosa. Lo mismo el payo se piensa que le escuchan desde tan alto. Que yo creo que no. Que los alienes se marchan en busca de una ciudad más poblada. Porque yo soy un ser alienígena, que me pego la friolera de 200 años luz, que convertidos a kilómetros son exactamente un chorro elevado a una jartá. Y nada más poner un pie en la Tierra me sale un tío de un bareto a pegarme la bronca, lo aniquilo sin miramiento ninguno.

No me digáis que no. Cuando vais al pueblo con la calma, allá en a tomar por saco de la España profunda (que es otra unidad de medida estándar) que tras pasar por kilómetros de pueblos desiertos aguantando a los críos el típico “Cuanto falta”, o a la mujer el típico “Tenías que haber preguntado a aquel hombre de allí” (que en realidad no es un hombre, es el equivalente al Toro de Osborne de los pueblos pequeñitos de dos casas y una iglesia) o aguantar al hombre el más típico “Tira por allí mujer que yo de esto sé”. Y uno o una se pierde por el camino deseando llegar para relajarse un poco… cuando el familiar de turno os pega la bronca nada más bajar del coche porque es imposible perderse con la nueva mega autopista gratuita que te deja en la puerta y con la que se tarda media hora en recorrer todo el “a tomar por saco”. ¿No os entran ganas de darle de collejas hasta que el jueves caiga en domingo?

Pues a mí me ha cabreado mucho ese anuncio. Ahora que estamos de bajón, ahora que estamos de bajón. Vamos a ver dos cosas. Dime tú, señor de marketing de la campaña de Mahou; ¿Qué culpa tienen los marcianos de que tengamos lo que tenemos? Pero si es que por muy mal que lo pongas es preferible que vengan a invadirnos que seguir con el bizarro apocalipsis que estamos viviendo.

Así que, tras ver el anuncio de Mahou, me declaro seguidor de los extraterrestres de las pelis. Prefiero dar saltos por los árboles con una máscara súper molona que graba termografías, una voz que pone los pelos de punta, un laser que corta todo y un sistema de camuflaje que hace que la gente diga eso de: “La jungla se lo llevó” que ser un triste humano bebedor de birra que le pega la brasa a un invitado que no tiene culpa de nada. He dicho.
Ah. Se me olvidaba. ¿Qué opináis vosotros?



5 jun. 2012

Las indirectas del dentista

Hola que tal. Así todo junto.


Los inconscientes que me seguís, sabréis por mi afición a decir tonterías en las redes sociales, que hace unas semanas que arrastro ciertas molestias con alguna de mis muelas del juicio.

El tema es que el dolor sobrehumano que padecía me obligó a acudir al dentista y me quedaron claras un par de cosas.

La primera es que, al igual que un buen plato de patatas fritas con huevos y chistorra no engorda, si no el que engorda es el que se lo cepilla; El dentista no te hace daño. El dolor lo llevas tú de serie a la consulta. Porque, seamos sinceros. Nadie acude al dentista a no ser que le duela la boca. Si no, no se explican tantos anuncios de sensibilidad dental con dentistas que para nada cuelan como actores. Son como los Jean Claude Van Damme de la ortodoncia. Son buenos en lo suyo, pero para nada buenos actores.

Bueno, al turrón. La segunda cosa que aprendí, es que en lo que sí se gastan buena parte de su mala leche es en las indirectas. Sí. Los dentistas calzan un sesenta y dos de mala baba. No se me ofenda ninguno por favor. Ahora argumento.

Como un chorro de gente más, soy alérgico a la Penicilina y a algunos derivados, con lo que cuando debemos medicarnos con antibióticos, nos recetan unos diferentes.

En este caso, la doctora (no olvidemos que los dentistas son médicos especialistas) me recetó una de esas alternativas.

Días más tarde he notado vértigos, náuseas, presión en el pecho, ansiedad, sensación de cansancio y una gran necesidad de matar a alguien a collejas.

Ayer noche cogí el prospecto del medicamento y empecé a leer:

Punto 4. Posibles efectos adversos:

Sabor metálico, alteración del sentido del gusto, náuseas, vómitos, dolor de estómago, diarrea, indigestión, anorexia (esto seguro que no me ha afectado), inflamación de la lengua, sensación de boca seca, inflamación de la mucosa de la boca, inflamación del páncreas, inflamación del intestino, bla bla bla, enfermedad degenerativa de los nervios periféricos, hormigueo en las manos, alteración del sentido del tacto, mareos, dolores de cabeza, convulsiones (podrían poner directamente, síntomas de posesión infernal) daño en el cerebro, encefalopatía, aparición repentina de movimiento muscular descoordinado (esto también me pasó), confusión, alucinaciones, depresión, dificultad para conciliar el sueño, comportamiento depresivo, visión doble, miopía, problemas en la sangre, problemas con el hígado, la piel, sangrado de nariz, sudor, presión en el pecho y sensación de frio en la boca.

Haber elegido muerte muchacho. Esto parece la lista de afecciones de un pastillero de discoteca.

La indirecta captada, el problema no es la infección, el problema soy yo. Ahora tengo miedo de ir al dentista. ¿Me tendrá en el punto de mira? ¿Me convertiré en un caso más de canibalismo que está tan de moda últimamente? ¿Qué opináis?

24 may. 2012

Hasta luego compañera


Estábamos todos unidos por el salto a la tele de Berto, cuando una oleada de gente empezó a participar en el foro de Los Cansados y empezaron a crecer otros foros y webs de fans, todos la leche enrollados.
Con los años quedamos unos cuantos bien avenidos. De todas partes del territorio. EL roce hace el cariño y ya se sabe empezamos con esto de las redes sociales, y bromitas por aquí y por allá.
En su momento Anita de Montealto enfermó y su ánimo empezó a sobresalir por encima de nosotros, hasta que un día me contó una anécdota que mostraba su carácter y buen humor. Cosa que Los Cansados tenemos a raudales. Humor.
Cuando Ana empezó con la químio y empezó con el tema del pelo, se fue al Corte Inglés a comprarse unos pañuelos. Y no la trataron del todo bien. La mandaron a donde los sombreros y ella ni corta ni perezosa se empezó a probar todos los que quiso. Palabras textuales:
No querían venderme un pañuelo, pues les he dejado los sombreros llenos de pelos.
Ese era su carácter. Duro. Fuerte y sobre todo cachondo. Era capaz de reír cuando no tenía necesidad ni fuerzas.
Hace poco más de un año, la iban a operar y estaba algo nerviosa. Así que le envié un mail intentando darle un motivo más por el que luchar.

Hola Wapísima.
Cuando me has dicho lo de la operación y eso, me ha dado por repasar mentalmente los DM´s y los twits que hemos intercambiado. Y he pensado una cosa.
¿Quieres que hagamos un libro?
Te explico.
Un libro del cual yo no quiero nada de nada, todo lo que se pueda sacar, to pa tí, para lo que tu quieras. Yo te hecho una mano. Se trataría de plasmar twit a twit, lo que has estado pasando y viviendo, tus sensaciones, tu lucha, tu ánimo. Lo podemos intercalar, con cosas que te hayan pasado y no estén en los twits ni en los DM´s, que tú narrarías. Podemos hacerlo de muchas maneras. El cómo, déjamelo a mí, yo te voy pidiendo info y cosas y te lo monto. Luego miramos como publicarlo sin costes para nosotros. Y yo puedo hacer un poco de publi y eso.
El tema es que expliques tu vivencia, y que la gente te conozca, porque eres todo un ejemplo de superación y simpatía. Y te estoy escribiendo esto y se me está escapando alguna lagrimilla. Debo tener la regla.
Como te he dicho, vamos a intentar que se publique lo más gratis posible, porque ya te explicaré cómo funciona el mundo editorial, y yo por escribirlo y maquetarlo y todo eso, no quiero nada. Solo que salga mi nombre por ahí y ya está. ¿Qué te parece la idea?
Podemos concretar muchísimo más, para no dejar ningún cabo suelto, pero la idea principal es esta.
Ya me dirás. Por el momento ponte buena.
Un besazo y ánimos a los tuyos.


Ella me contestó el mismo día.

me parece muy interesante ;) gracias, jooo, eres un sol...no tengo mucho que pensar la verdad, la semana que viene hablamos, vale? yo tampoco quiero nada, la verdad, podemos mirar de donar el dinero si se gana algo, a alguna asociación o algo, no sé.
La semana que viene hablamos, vale??
gracias por tus palabras, Dani, me alegro un montón de haberte conocido, en serio y te voy a dar un consejo, cógelo que es gratis: las compresas del mercadona no valen para nada hahhaha, 

Un beso muy grande!!! pasa buen finde, yo me voy a descansar fuera, que creo que bien me lo merezco después de todo esto.

Me voy a hacer la comida ,) gracias por todo, de corazón! 

por cierto, el mérito de mi fortaleza se debe a haber descubierto que, pese a todo, hay gente como tú que está ahí y que demuestran que sigue mereciendo la pena confiar en la raza humana, así que ahora no me des a mi toda la responsabilidad .:))

Besos para tus niñas y tu mujer ;))

muaka-muaka

Fijaos. Siempre risas y bromas. Y luego otra cosa. Me voy a descansar fuera, que creo que bien me lo merezco después de todo esto.
Me voy a hacer la comida.
Una trabajadora incansable. Cosa que a mí me daba ánimos.
Siempre me decía que le hacía gracia vernos a mi mujer y a mí charlar por Twitter. De hecho, en Twitter sus dos últimos Twits fueron para reír de una broma y anunciarnos el nuevo tratamiento. Os dejo para terminar los últimos twits que tuvimos ella y yo.







Y podría decir mil cosas más. Y voy a llorar mucho pensando en ella. Pero hoy no. Hoy quiero recordarla y mostraos al ser humano con el mejor corazón que he conocido en mucho tiempo.
A tu hijo y a tu marido quiero darles muchos ánimos. Y a ti te veré dentro de poco. Porque sí. Porque yo tengo esa esperanza. Me da igual que muchos no lo entiendan o se nieguen a creerlo, pero con la fuerza que tú me has estado transmitiendo, puedo estar seguro de que mi esperanza es razonable y que te veré dentro de poco.
Hasta luego compañera.