26 ene. 2012

And Justice for all...

Sucedió una vez en un mundo paralelo a este, que un hombre entró en los juzgados generales.
-Hola buenas.
-Hola. Usted dirá.
-Vengo a que se me juzgue un poco.
-¿Y de qué delitos estaríamos hablando?
-Ah. Si. Traigo un currículo- Con cierta torpeza el hombre sacó un folio un poco arrugado.
-Vamos a ver. Acérquese por favor.
-Sí. Tenga usted.
-Bien. A ver. Dice aquí que fue usted violador y secuestrador de menores entre 1996 y el 2000.
-Sí.
-¿Y por qué lo dejó?
-Ah. Por todo aquello del cambio de siglo y de milenio. Por cambiar de aires.
-Ajá. Del 2000 al 2005 constructo estafador, político corrupto y traficante de influencias. Vaya cambio.
-Sí, eran tiempos nuevos. Necesitábamos construir y esas cosas.
-Del 2005 al 2007 dice aquí que fue genocida al servicio de varias dictaduras. ¿Qué pasó?
-Bueno. Empezó lo de la crisis y los dictadores empezaron a racanear. Y claro. Ser asesino de masas pues no resulta barato. Ya lo dice la palabra. Masas. Entre eso y que la línea que separa la dictadura de la democracia en algunos países se había borrado un poco… pues ya ve usted.
-Es comprensible. Bueno y por último aquí pone que del 2007 a la actualidad usted mata por placer.
-Bueno. Placer, placer, lo que se dice placer, no crea. Luego hay que limpiarlo todo, esconder el cuerpo y hacerse un poco el loco. Es incómodo. Pero digo yo, que algo hay que hacer en este mundo.
-Si claro. Bueno. Dígame. ¿Quiere jurado popular o sentencia directa del juez?
-¿Qué sale más económico?
-No se preocupe. Eso no lo paga usted. De esas cosas se encarga el estado.
-Ah. Pues lo que vea usted. Lo que menos trabajo de.
-Mire. Tenemos un paquete, en el que usted es juzgado y sentenciado. Lo mismo resulta culpable, como que lo mismo no. Pero viene incluido una serie de entrevistas en diversos medios de comunicación que le pagaran una buena suma por asistir.
-Sí. Póngame ese.
-De acuerdo. Pues firme aquí y pase a la sala tres, que en seguida le llamarán. ¿Trae pruebas?
-No. Verá me deshice de ellas.
-Bueeeno. La próxima vez tenga un poco de compasión por los familiares de sus víctimas. Que de vez en cuando queremos ver alguna con cara sonriente. Jajajajaja.
-Jajajaja claro señoría. Descuide. Si salgo vivo de esta, lo tendré en cuenta.
-No se preocupe. Como mucho le pueden caer treinta años y disponemos de las mejores prisiones del mundo. Todo lujo de comodidades. Bueno vaya, vaya usted que le esperan.
Minutos más tarde en la sala tres…
-Bien. En vista de que no hay pruebas, y de que tiene usted cara de buena persona, viste un poco como un hombre de bien y hace unos años les hizo unos cuantos favores a unos amigos míos. Queda absuelto. Por favor. Cuando acuda a las entrevistas en los programas esos del corazón, diga que viene de mi parte. Es que así me darán algo de comisión.
-Vale. Pues muchas gracias. Yo si eso ya me marcho. He quedado con unos cuantos amigos de cuando era político y tal.
-Bueno. Una cosa más. ¿Tiene Whatsapp? Es para estar en contacto sin usar el teléfono. Que ahora hay gente que los interviene y esas cosas. Luego sacan las grabaciones en público y se ríen de uno.
-Sí por supuesto. Anote mi teléfono.
En ese momento pican a la puerta de la sala tres.
-Señoría. Traemos un nuevo caso.
-Adelante, adelante. A ver. ¿Qué pasa?
-Pues este señor de aquí, que quería montar una empresa en internet para ayudar a los músicos a ganar su propio dinero sin tener que pasar por las grandes empresas que se lucran a su costa. Y su amigo, que estaba en el momento de la detención.
-Perdón. Yo solo soy el cartero de su barrio.
-¡Cállese! y hable solo cuando se le pregunte. Así que quitando el alimento de la boca de los poderosos y sus amigos. Pues para usted… veinte años de prisión. Y posterior extradición a algún país que se permita el lujo de saltarse las leyes y los derechos de las personas. Y lo mismo para usted.
-Pero… pero si yo solo estaba entregando las cartas. Solo pasaba por allí.
-Pues diez años más por mirar.
Con estas cerraron su negocio y lo encarcelaron. A su amigo lo fusilaron en el mismo juzgado. Como se hacía en tiempos inmemoriales.
Y todo esto trajo sus consecuencias.
Continuará…

1 comentario:

  1. Como un cencerro viejo estás tú. Muy original, though

    ResponderEliminar