21 ene. 2012

Opinión: El poder de las compañías, la ignorancia de los señoritos.

Estoy leyendo últimamente muchos comentarios, notas y artículos sobre Megaupload, la piratería, la legalidad y otras tantas cosas. A favor, en contra. Cada uno tiene sus opiniones, y hete aquí la mía.
Siempre se ha dicho que o bien eres de letras o bien eres de números. Eso es una memez digna de los mismos que están a favor de la Eugenesia.  
Los de números, aluden un todo vale, un internet es libre y de todos. Los de letras quieren proteger sus producciones de los desalmados que usan los avances tecnológicos. Unos se insultan a otros. Piratas contra ladrones. Y si analizas bien toda la situación, y llegas hasta el alma humana, te das cuenta de que lo único que quiere la gente es vivir. Vivir bien.
Estamos siendo todos manipulados de una manera descomunal. Desde siempre. Solo que ahora es a un nivel global. Los que manipulan, hacen y deshacen, y los manipulados caemos a cuatro patas. No estoy hablando de una teoría de la conspiración. Estoy hablando de una realidad como un templo de grande.
Vamos a ver.
Que levante la mano quien, en su momento se haya grabado en una casette el disco de su grupo favorito. Uf. Veo gente de todas las generaciones anteriores al CD. Vale, ahora los que hayan hecho lo mismo pero con CD´s. Ahora estamos todos.
Eso, amigos míos, es, según la ley, la piratería.
Ahora todos me diréis. No. Eso era compartir.
Claro.
Ahora sustituimos nuestra estantería, por un servidor en Nueva Zelanda. El comprador de la peli, lo sube a la red para compartir sin ánimo de lucro, en lugar de con sus cuatro colegas de clase, con el resto de la humanidad. Vale el número es algo más grande, pero no se diferencia de copiar en casettes.
Ahora viene la parte que me encanta.
Resulta que llega un señor y se monta un sistema para que la gente pueda compartir archivos y esas cosas. El pobre hombre, invierte un dinero y se  monta una granja de servidores y una Web. Ofrece un servicio (no obligatorio) en el que por un módico precio (muy módico y que yo he pagado) Puedes realizar varias descargas a la vez y sin grandes problemas. La única restricción es tu ancho de banda que ofrece una compañía. Por una casual, o porque el servicio es bueno, el pobre hombre se convierte en un tío rico.
De aquí no voy a pasar, porque podría decir que las grandes compañías de contenidos y fabricantes y productores de medios y tecnología, achucharon a los gobiernos del mundo para que actuasen en contra de este señor  y en su beneficio mutuo (Empresas y gobiernos)
Yo respeto a las autoridades pese a que no esté muy de acuerdo con sus actuaciones. Total, que detienen al hombre, y en estos tiempos críticos en los que falta el dinero, los informativos de todo el planeta, informan más de los bienes de este señor, que de lo sucedido con su empresa.
Bueno.
Ahora resulta que hasta no hace mucho y legalmente, uno podía comprar un CD original y copiarlo en CD´s grabables para compartir con sus amigos. ¿Problema? Los CD´s, no son eternos. Las compañías habían diseñado un programa de evolución tecnológica, basado en la obsolescencia. Por eso los teléfonos dejan de ser útiles a los pocos años (1 o 2, lo que cuesta un contrato) los coches no duran más de 8 años, y las baterías de los aparatos electrónicos duran un suspiro por mucho que sigas las instrucciones de los fabricantes.
Pero resulta que esto es legal. Mueve dinero. Da puestos de trabajo (si es que se puede encontrar alguno).
Esto no se trata de un todo vale y hago lo que me da la gana. Evidentemente no estoy a favor de esos ataques informáticos que fastidian a muchos. Estoy a favor de que cada uno piense lo que quiera y se exprese si lo desea, pero respetando a los demás. Cuando alguien corta una carretera principal para quejarse, y eso afecta a otras muchas personas, es algo absurdo, porque se pone en contra al resto de personas que está viviendo con él.
Es como los “Piquetes informativos”. Siempre dicen que no, pero van por ahí amenazando a toda persona que quiere ejercer su derecho a trabajar y se mantiene neutral en cuanto a política. Eso sí. Los bares no los cierran, y los puedes ver tranquilamente haciendo un café, antes de salir a la calle.
Señoras y señores. Nos devoramos unos a otros. Nos pasamos la mano por la cara intentando creernos superiores unos a otros. Nos dejamos llevar por la opinión de otros, en lugar de formar la nuestra. O por lo menos, nos dejamos llevar por la opinión de otros, sin contrastar nada.
Vale.
Tenemos un problema en el que está metido el poder de las compañías que utilizan a los gobernantes. Nuestros pequeños que aprenden y que están enganchados a este sistema absurdo basado en lo que ofrecen estas compañías, hasta los que enseñan, que enseñan cosas dictadas por los gobernantes influenciados por los intereses económicos de esas grandes empresas. Y leo mucho de gente que se decanta a un lado o a otro. Estos son los señoritos ignorantes que tienen miedo a quedarse sin su estatus.
 Estamos todos metidos en un gran problema del que solo saldremos si pasa algo muy grande. Nadie habla del fin del mundo,  solo de un gran cambio. No espero que estéis de acuerdo conmigo. Pero creo que esta es la realidad. Y no depende de nosotros. Se nos hace grande. Así que no busquéis una solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario