11 ene. 2012

Producto del agotamiento

Hoy no me he visto la cara.
Me he levantado, me la he lavado, pero no me he mirado en el espejo.
Es importante verse la cara. Te das cuenta de que estás presente. Es un punto de referencia para la mente. Te ves. Te aseguras de que estás ahí y todo va bien.
Hoy no me he visto la cara y a media mañana me encontraba perdido buscando el motivo por el cual mi centro de gravedad mental estaba ligeramente desplazado a la derecha.
Cuando he terminado de trabajar, mientras viajaba en mi coche. Mi cerebro seguía buscando su lugar en el universo.
Al llegar a casa, lo primero que he hecho ha sido mirarme en el espejo. Después me he hecho algo de comer y me he quedado dormido en el sofá como un bebé.
Cosa que demuestra que es importante verse la cara cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario