15 feb. 2012

Ida de pelota

Durante evos, la humanidad se ha hecho la misma repugnante pregunta. Señal de la decadente especie a la que pertenecemos. Eones atrás no resultó tan consistente la formulación de dicha pregunta. Pero ahora… ahora necesitamos la respuesta. Un razonamiento que nos indicará el camino. Un pensamiento lógico que conduce a la verdad suprema.


Encerrado en mi trastero. Rodeado de libros, esquemas y aparatos eléctricos he conseguido captar y transcribir una comunicación que resuelve la pregunta más importante que jamás se ha hecho la humanidad.

“¿Porqué los alienígenas siempre aterrizan en Estados Unidos?”

El traductor está basado en uno de estos que hay en red y traduce un poco lo que le da la gana. Es por eso que se han sustituido los nombres personales, pues su traducción al idioma terrestre resulta impronunciable a la par que repugnante. Atentos también a las notas del traductor.

-Aquí Fermín. Comandante de la Borromeo III.

-Alien*1, Fermín ¿Qué pasa? Soy Pérgamo de la Premutos VI.

-Hey. Pues mira, que vengo de vacaciones y he terminado en terapia.

-¿Qué me estás contando? ¿En qué antro infecto te has metido?

-Pues viajé a la Tierra.

-¿A la Tierra? Pues si allí se está muy bien. Es llegar, y en un momento empiezan las aventuras. Que si luces, que si música… en lugar de preguntar directamente, se montan unas películas de cuidao. Y si intentas ponerte en contacto con ellos, se enfadan y te lanzan misiles, aviones. Muy divertido ya te digo.

-Pues tío. Yo llegué. Adapté la nave para mezclarme con la gente del lugar. Me metí en lo que ellos llaman autopista. Me cobraron un pastón por llegar hasta la ciudad. Allí aparqué la nave y me bajé. Me pararon tres veces unos señores con unas latas de bebida en la mano, ofreciéndomelas. Pero al coger una, vinieron unos señores con gorra y me multaron. Unos chavales con un peinado muy extraño me preguntaron si tenía un Nobel.

-Creo que se refieren al premio. Por lo general se lo dan a gente por sus investigaciones. Te deben haber confundido con el tipo que los entrega.

-Pues no sé, pero luego regresé a la nave y me encontré un papel amarillo en el que ponía que no había pagado la zona azul. Y a la nave le habían puesto unos ladrillos debajo, porque le habían quitado los amortiguadores de inercia. Tuve un piño con la nave al intentar bajarla. Me choqué contra el coche de un político. En un momento montaron un hospital de campaña para atenderlo. Desalojaron la zona con pelotas de goma. A mí me dejaron tirado en el suelo, y al cabo de media hora, me llevaron a un hospital. Allí me dejaron en medio de un pasillo. Dos días más tarde me atendieron, pero ya la misma noche que me ingresaron vi al político en la tele. Le habían hecho un doble trasplante allí en medio de la calle con los mejores cirujanos.

Al final me hicieron pagar por cada receta que me dieron y se me infectó la herida que había sido curada con prisas por no sé qué historia de unos recortes en la sanidad. Total que quise salir del planeta, pero sin mis amortiguadores tuve que llenar el depósito auxiliar de gasoil. Me cobraron 1,40 el litro.

-Ala. ¿Qué lugar de la Tierra es ese?

-Cataluña

-Ah. Claro. Tenías que haber ido a Estados Unidos. Allí intentan matarte igual, pero más directamente.

-Si lo llego a saber…

Fin de la transmisión.

Aquí el programa se colgó porque el sistema es Windows.

*1. El equivalente a hombre, Fermín. Pero como ellos no son hombres si no alienes…

No hay comentarios:

Publicar un comentario