18 jul. 2012

Cuando te veas rodeado por una tribu urbana

La humanidad no aprende de sus errores. No se da cuenta de lo inútil que resulta resistirse. Pero se empecinan en crear nuevas formas de vida a cual más bizarra. Vivimos en un universo paralelo a otro en el que la vida es normal. A nosotros nos ha tocado el extraño. El bueno es el universo alternativo en el que la historia de la humanidad no ha sufrido cambios por errores humanos. Todo es perfecto. Se siguen haciendo pelis y series de chavalines jóvenes que viven ¡AVENTURAS!


Nosotros seremos los que dentro de unos años encontremos una fisura en el continuo espacio tiempo y pasemos a ese otro mundo perfecto y nos lo carguemos. En nuestro universo las pelis y series son de chavalines que sólo quieren triunfar en el mundo del espectáculo.

Pero esto no es lo peor. En los años 80, el universo de la moda y el estilo se vio seriamente afectado, cual nave Enterprise tras un ataque Romulano, por varios elementos decorativos. El pelo cardado, las riñoneras, las hombreras y la música de Luis Cobos. Sin mencionar otros.

Tras varios años y una guerra en el golfo Pérsico, la humanidad mantuvo su cordura estilística hasta entrar en el nuevo milenio. Donde todo derivó en lo que conocemos como tribus urbanas. Ahora llamadas forma de vida alternativa. En las que todo hijo de vecino se cree superior a sus congéneres.

Este es el caso de los modernos o modernillos.

Personas que visten cómo en los 70, conducen motos de los 60 y se dejan bigote al estilo de los 50. Ellos se hacen llamar modernos, cuando en realidad son algo retro. Yo diría que caducos o rancios.

El estereotipo más común de este tipo de personas, es el chico que viste con pantalón ceñido (claro ejemplo de que la humanidad no ha aprendido nada del falsete de los Bee Gees) camiseta con un logo de diseño extremadamente alternativo, americana (si puede ser a cuadros y con coderas mejor) mostachillo, gafas de pasta y peinado nazi.

Hablan de manera extraña, llamando a las cosas por su nombre en inglés, pero comunicándose entre ellos en castellano o cualquier otro idioma de los que hay en el territorio. Salvo el Euskera. Allí no existe este tipo de gentes. Es tradición que cuando nace un vasco, el doctor le de dos cachetes en el culo y una ostia en la cara para quitarle las tonterías ya de nacimiento.

No se estila mucho por aquí hacer eso de pegar a los hijos nada más nacer. Normalmente nos esperamos unos pocos meses, así que es normal que esta especie se reproduzca como por esporas. Quizás sea un virus. O algo que comemos. Pero cada vez hay más gente cool que habla de una manera crazy… eh. Esperad. Ahora.

Pues eso. La principal característica de esta gente es la rabia que dan. Transmiten un qué sé yo que incita a la violencia collejera más extrema. Así que ya sabéis. Si os encontráis un día en una fiesta rodeado de este nuevo modelo de zombis, y os entran unas ganas terribles de hacerles daño, hacedme caso. Tomáoslo con humor.

2 comentarios:

  1. Tiene buena pinta, aunque para ser un capítulo es un poco corto ¿no? La historia puede ser interesante, aunque como es corta no se sabe bien en esta introducción hacia dónde irá la dirección de la trama. Si sólo pusieras este trozo para estimular a otros lectores, pueden no animarse, por aquello de que no se sabe realmente de qué va.
    Tu estilo denota que llevas tiempo escribiendo. Es fresco y dinámico, de frases cortas, con pocos subordinados. Creo que calaría bien entre lectores jóvenes, y entre la nueva generación de lectores electrónicos, entre otros.
    Sólo una nota: algunas mayúsculas no son necesarias, y alguna otra mayúscula no está completa (Romulano y Euskera irían en minúsculas. Golfo Pérsico va ambas palabras en mayúscula). Algún acento está de más (personas que visten como en...). Pero vamos, es 'pecata minuta' en conjunto :-)

    ResponderEliminar
  2. Quizás debería haber puesto una pequeña introducción explicando de que irá el libro ¿no?
    El libro será de humor y estará compuesto de micro monólogos sobre diversos temas que oscilarán entre comentarios sobre spots publicitarios y vivencias personales.
    Es cierto que llevo algunos años escribiendo, pero suelo hacerlo con poco tiempo y también soy muy inexperto en los temas que mencionas. Por cierto. Comentario que agradezco muchísimo.

    ResponderEliminar