20 jul. 2012

Tiempo de calidad para nuestros hijos ¿Cómo?

Me gustaría hablaros de un par de cosas relacionadas con la lectura y nuestros hijos.


No es novedad que el ser humano se haya acomodado tanto que necesite manuales para todo. A menudo lo que se escucha es ambiguo porque nadie se quiere mojar en opinar según qué cosas. Y otros no quieren escuchar según qué cosas aludiendo a la intimidad de la vida privada. Hoy me gustaría decir unas pocas de esas cosas. Sin impedimentos. Claro y sencillo. Y aunque las verdades duelan si hacemos un autoexamen veremos que es cierto. Puede que suene a bronca y para nada es la intención de este texto. Yo soy el primero que peca de todo lo que voy a mencionar.

¿Qué pasa con nuestros hijos? ¿Qué sucede con nosotros, los padres? Aprovecho que los críos están en periodo vacacional, porque en la mayoría de los casos eso significa algo de relax para los padres. El frenético ritmo de trabajo que llevamos la mayoría de los que podemos dar gracias por tenerlo, no hemos aprendido a desconectar. No voy a decir lo que se suele hacer, o lo que se podría hacer. Voy a decir lo que se está moralmente obligado a hacer.

¿Queréis entablar una relación más estrecha con vuestros hijos? ¿Queréis que estos sean mejores personas en un futuro?

Leed con ellos.

Vale. Ahora un aluvión de:

Que si cuando llego a casa estoy cansado o cansada, que si me paso todo el día trabajando y cuando llego a casa quiero un rato para mí. Que si necesito mi espacio…

Excusas. Temas de obligada meditación profunda. ¿Qué es para ti tu hijo? Yo te voy a decir lo que no es. No es tu amigo, al que le puedas decir cosas sin importar lo que crea o piense sólo para que te escuche. No es el hijo de otro, para que puedas limitar tu trato a las normas sociales de cortesía establecidas.

Tu hijo es una parte de ti. Es tu logro. Es ese juguete que tanto querías y cuidabas cuando eras pequeño. Un hijo es una expresión de amor al máximo nivel.

Uno puede estar hablando o corrigiéndolos. Puede enseñarles disciplina en el momento adecuado. Pero lo que más debe hacer un padre con sus hijos, es compartir momentos. Momentos íntimos. Momentos cómplices de camaradería y compañerismo. Retitos en los que ese producto que hemos elaborado tenga la suficiente libertad para dar su opinión abiertamente sin que una figura superior lo someta a su pensamiento.

¿Y qué mejor forma de hacerlo que compartiendo lectura?

1. Relájate al llegar a casa y desconecta mentalizándote de que vas a pasar unas horas con tus hijos. No los tomes como una molestia o algo que se interpone entre tú y tu descanso. Ellos no entienden nuestro ritmo de vida y no deben amoldarse a eso.

2. Buscad un buen libro en papel o electrónico. O una buena APP

3. Repasadla vosotros primero y percibid el mensaje que tiene

4. Leedlo con vuestros hijos. Podéis hacer que lo lean ellos teniendo paciencia, o leedlo vosotros. (Un consejo: Si lo leéis vosotros primero, quizás podríais hacer una lectura interpretada. Cuando un hijo ve a su padre hacer el payaso para él, se abre a ser más receptivo)

5. Hacedles preguntas. ¿Te ha gustado? ¿Qué te ha gustado o qué no? Una vez iniciada la conversación y a base de más preguntas puedes ver si tu hijo deduce correctamente por sus respuestas. También puedes ver lo que hay en su corazón, es decir, si le gusta el tipo de libro. Los hay que al ver tanta letra se agobian. Prueba un cómic, un tebeo, o una APP.

Pensad. A veces nuestros hijos nos piden sólo lo que ven. Y lo que ven se limita a su casa, la televisión y sus amistades.

Haced la prueba. Un día plegad del trabajo. Pasad por un kiosco, o librería. Comprad un cómic de Spiderman o Batman por ejemplo (Tened en cuenta las edades) Ya no hablo de diferenciar entre niño o niña, porque es una tremenda tontería. Mi hija mayor por ejemplo es muy fan del trabajo de Cels Piñol. Fanhunter. Aunque no lo entienda. Y de Martín Piñol y su serie de La cocina de los Monstruos.
Con el tiempo, ni imagináis lo bien que se lo pueden llegar a pasar en eventos como firmas de libros, o paseando por la librería mirando y buscando. Aquí un ejemplo. Mi hija mayor haciendo un regalo a Cels Piñol en Librería Gigamesh uno de nuestros rincones favoritos.


Si no podéis pasar por un sitio a comprar, pero tenéis un Ipad o un Reader, os recomiendo la APP Urki, más allá del bosque de Pixel Moon. Una App interactiva que gusta mucho a los críos y tiene grandes reseñas en el sector editorial.

No os dejéis los clásicos. Existen ediciones en letra grande y con buenas ilustraciones que harán grandes lectores de vuestros hijos.

La costumbre. Ese es el secreto. Que tu hijo o hija espere una tarde o dos al mes a que les traigas algo de lectura está muy bien. Pero compartir cada tarde con ellos leyendo e interpretando sus pensamientos nos ayuda a moldear sus mentes para que sean mejores.

No dejemos a nuestros hijos en manos de grandes compañías que venden a granel grandes cantidades de distracción. Seamos selectivos y constantes.

Yo te he dado las bases y no sólo es aplicable a la lectura. Se pueden hacer infinidad de cosas y actividades. ¿No sabes continuar? Pues tranquilo o tranquila. Que no se te haga un mundo. Hay profesionales como la copa de un pino que se dedican a facilitarnos las cosas.

En Los cuentos de Bastian encontraréis reseñas de libros por edades y actividades hechas a medida para las familias. Os recomiendo su portal web. Y si estáis faltos de fondos, no os preocupéis. Las bibliotecas tienen muchas ventajas, no sólo en contenidos si no a la hora de acudir a determinados eventos.

No me voy a extender más, así que lo dejo en vuestras manos. Yo me voy a poner a ello hoy mismo.

13 comentarios:

  1. La colección de Barcos de Vapor aún existe? Mi madre me pasó su pasión por la lectura con esos libros... Y con los de El Pequeño Nicolás... ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis padres me compraban los de "Elije tu propia aventura" y unos similares de Dungeons & Dragons. Luego estuve una temporada con el cómic.

      Eliminar
    2. Yo esos los leí de más mayor pero el Barco de Vapor fueron mi biblia de hecho aún los tengo y no creo que nunca pueda deshacerme de ellos...

      Eliminar
    3. Mi hija ha heredado uno de elije tu propia aventura que todavía tengo.

      Eliminar
  2. Gracias. Me ha gustado mucho y te doy toda la razón. Además, esta es la mejor manera de que los pequeños se aficionen a la lectura. Mis hijos no van al colegio y es así como están aprendiendo a leer, conmigo, cada noche antes de dormirnos, durante al menos una hora. Lo que más les gusta, por cierto, son los cómics.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Carmen. En casa al tener dos de muy distintas edades, pues yo me encargo de la mayor, aunque hacemos lecturas conjuntas e interpretativas y mi mujer se encarga de la peque. Aunque es cierto que no todo lo seguido que me gustaría o debiera, porque también es cierto que muchas veces no me gusta. Ya lo digo. Soy el primero en pecar de eso.

      Eliminar
    2. ¡Jajaja! No somos perfectos... A mí me encantan los cómics de Asterix y Obélix pero mis hijos (los dos varones y de similar edad) prefieren de ninjas y samurais.

      Eliminar
    3. Depende la edad que tengan hay una saga de samurais llamada Leyendas de los Otori (A partir de los 14) Mi hija mayor es de La cocina de los Monstruos y Bat Pat.

      Eliminar
  3. Te suelo leer con retraso, pero te leo y siempre me dejas pensando, es una de las muchas cosas geniales de tu blog. Hoy, además, te mando un aplauso mayúsculo, felicidades a tus peques por sus papis ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Matilda. La verdad es que yo me estoy dando cuenta ahora de lo importante que es mantener una estrecha relación con nuestros hijos. Y si de paso podemos estrecharla con la cultura mejor que mejor. Muchas gracias por leerme. Que sepas que yo también voy pasando de vez en cuando por tu web. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Compartido en redes. Espero que pronto podamos tener una charla o, mejor, organizar una mesa redonda con unos cuantos que conocemos, porque el tema da para charlar un rato muuuuuy largo.
    Encantados de leer y recordar que aún existe lo que dábamos por perdido: el sentido común, la sinceridad, generosidad y amor desinteresado.
    Gracias!
    LCB

    ResponderEliminar
  5. Hey Sr. Baratillo!! xP
    ¿los de escoge tu própia aventura son los de Timun Mas? Yo los tenia y me encantaban. Aunque pasé tambien por Barco de Vapor, que eran las lecturas obligadas en EGB...
    Saludos tio.
    R.G

    ResponderEliminar
  6. Como siempre has dado en el clavo, Dani. La lectura entendida como un acto de amor que une a padres e hijos. Me ha encantado. Y muchísimas gracias por recomendarnos. Te adelanto que seguimos avanzando en la parte final de las aventuras de Urki y que te tendremos informado :)
    Un abrazo grande,
    Mónica

    ResponderEliminar