24 sept. 2012

Las casas perdidas




A principios de año participé en el concurso “La casa perdida número 21” que convocaba La Tortuga Casiopea, editorial que debéis conocer si no la conocéis ya. El concurso está basado en el libro electrónico “Lascasas perdidas” de Xavier Serrat, con ilustraciones de Anna Obón y música de Daniel Alegret.
El tema es que resulté finalista y quiero dejaros aquí el texto para que lo disfrutéis. Si os parece bueno, imaginad los del libro. A mí me ha encantado.
Pues nada, aquí os dejo La casa de mi mundo:

Pasad, por favor a la típica casa de madera de la costa. Pintada de blanco y desconchada por los elementos. Mi segunda residencia cuando acudo a mi mundo. Está situada en una parcela flotante y se accede a esta mediante barca voladora.
Dispone de embarcadero para invitados. No tiene baño, pues al estar en el mundo de los sueños… Todos sabemos que sucede si vamos al baño soñando. 
Eso sí. La casa es autosuficiente. Está en contacto con cuantos seres vivos hay en mi mundo. Es por eso que al caer la noche, centenares de luciérnagas acuden a ella y se meten en unas botellas de cristal que cuelgan de las paredes a modo de lámparas.
Dispone de cocina del modelo deseo. Cuanto pienses, allí aparece.
Eso sí. Nunca está en el mismo lugar. Al flotar en el aire se desplaza con las corrientes.
La encontré un día por casualidad. Pasaba con mi barca y allí estaba Lilja una pequeña que vestía de blanco. Corría descalza por el césped sujetándose un sombrero de paja ribeteado con una cinta roja. Me saludaba muy alegre.
Me dijo que la casa estaba en venta. ¿El precio? era SOÑAR.

21 sept. 2012

De la tele tienda I

Hoy podréis asegurar, que efectivamente estoy enganchado a los spots publicitarios. Esas aberraciones salidas de las mentes de híbridos demoníacos. La mezcla entre los hijos de Satanás y los guionistas de series de televisión, que las productoras jamás emiten por respeto a la inteligencia humana.

Hoy quiero hablaros de dos anuncios que me tienen la mente comida cual víctima de zombi inmaterial. Sticky Buddy y Aire Bra. Dos esperpentos de los que no voy a poner en duda su utilidad si bien puedo despreciar el guión usado para vendernos la moto.

Sobre todo ese aspecto que pensaba que era exclusiva de este lugar, pero que veo claramente que en los países anglosajones se les da de maravilla. La exageración.

Empecemos por el Sticky Buddy. Un rodillo con la pega de los post-it. El anuncio empieza como una peli de James Bond o como un episodio del Inspector Gadget. Elegid el que más os guste.

Un tipo sentado en un sillón con un gato blanco muy peludo en el regazo se encarga de vender el producto. El hombre no para de cepillar al gato (que parece una alfombra de lo plano que está) con el artilugio.

Y comienzan las preguntas lava cerebros a las que suman imágenes muy bizarras.

¡Empecemos!
¿Es usted el ser humano más guarro del planeta? ¿Tiene una mascota a la que alimenta con medicamentos de quimioterapia y pierde todo el pelo? ¿Se le ha caído al suelo la colección de uñas de los pies o las cenizas del abuelo? No desespere. Sticky Buddy puede con todo.

Vamos a ver.
Las imágenes son terribles. Suelos y moquetas cubiertos de pelo. Es como si la persona en cuestión viviese en una aldea Wookie en la que el barrendero no pasa en época de muda. Los mármoles de la cocina están recubiertos de pequeñas bolitas negras, de las que no quiero saber la especie de cuyo culo han salido y los cristales y espejos de la casa tienen la misma mugre que los coches que aparecen en Mad Max. No me puedo creer que existan personas tan inhumanamente guarras. Hasta el animal más asqueroso mantiene su hábitat más limpio y desinfectado.
Y luego la frase “No desespere”. Tranquilo amigo. Seguro que los que desesperan son los vecinos que desearían antes tener antes a un enfermo de síndrome de Diógenes sobre sus cabezas que al guarro que aparece en el anuncio. No desespere. ¿Será posible? Sólo les falta decir que Sticky Buddy soluciona ese problema mental que impide que seas limpio.

El segundo anuncio es el del Aire Bra. Spot evidentemente dirigido a mujeres pero ideado por hombres. Porque no me creo nada los problemas con los sujetadores.
¿Es usted tan idiota que intenta ponerse los sujetadores de su hija pequeña? Y se ve a una señora forcejeando cual aventurero con una Boa Constrictor de diez metros. Más adelante se verá a la misma mujer con el sujetador puesto pero con el pecho sobresaliendo por todos lados. En realidad el producto no es más que una camiseta de tirantes de lycra muy ajustada, pero más fea que pegarle a un padre con la mano abierta. Eso no se lo pone nadie con dos micras de gusto.
Salen luego tres generaciones de mujeres Aire Bra. Vamos, la yaya, la hija y la nieta dejando ver el producto que sobresale tras la camiseta escotada de cada una de ellas. Son las Superman de la lencería. La ropa por dentro y los sujetadores por fuera.
Ponte Aire Bra y comparte la experiencia con tu marido. ¿Has escuchado eso? Sí, era la puerta de entrada que ha cerrado la lívido de tu marido antes de ponerse a bajar las escaleras y salir a la calle espantada.

No lo dudéis, si queréis ser personas normales no compréis estos productos. Y si lo que queréis es que la gente os mire cuando camináis por la calle, una de dos id desnudos, o vestiros como si fueseis al Salón del Manga de vuestra ciudad.

Y sobre todo recordad:
Somos gente de humor. Siempre.

20 sept. 2012

Spots dentales

A raíz de mis problemas bucales ya mencionados en anteriores post como este de aquí, parece ser que me he obsesionado con los spots publicitarios de cuanto tiene que ver con el tema.


Seguro que vosotros habréis visto más, pero por el momento yo voy a mencionar unos casos que me han dado que pensar, en que hay que tomarse estas cosas con humor. Por ejemplo, el típico spot en el que una señorita va por un centro comercial y es asaltada por el comercial de una famosa marca de dentífricos preguntándole si se ha lavado bien los dientes esa mañana. Un guionista normal habría continuado la acción de la siguiente manera:

Señor comercial asalta a señorita agarrándola del brazo y poniéndole ante las narices un micrófono del tamaño de una sandía.

Comercial: -¿Se ha lavado esta mañana los dientes?

Señorita mira seria al comercial. Baja la mirada hasta el brazo que el hombre le agarra.

Señorita: No toques. ¿Para qué tocas?

Señorita le propina una paliza al comercial y al cámara.

Ahora me pongo en el lugar de la señorita.

Yo personalmente habría soltado alguna bordería del tipo:

¿Y usted se ha puesto gallumbos limpios?

Pero bueno. Por educación aguantas el primer golpe con una sonrisa.

Pero acto seguido, el hombre saca un pistolón (Que no es más que un lector de códigos de barras de esos que se utilizan en las tiendas) y te dice, sin darte opción a negarte:

-¡Comprobémoslo!

Es cuando te agarra la cara por la mandíbula y te hace abrir la boca mostrando los piños cual esclavo en las colonias indianas, haciendo ver que te escanean.

-¡Felicidades! Tiene usted la boca como un vertedero de basura.

Entonces te muestran la imagen de la piñata de una especie desconocida, rebosante de bacterias de color verde, alguna de las cuales son más grandes que el cebo que se usa para pescar sardinas.

-Madre mía como tiene usted la boca. ¿Qué padece algún tipo de enfermedad medieval?

-Normal, me he lavado los dientes al despertarme, pero son las dos de la tarde y acabo de comer amigo. De todas formas yo no tengo esos colmillos. ¿Está seguro que esa foto es de un ser humano?

Es cuando se palpa la tensión en el ambiente. Una batalla dialéctica que solo puede acabar en muerte o salida al cine con los amigos.

-Estamos seguros. Esa es su boca ahora mismo ya que no se cepilla usted adecuadamente.

Pero no te lo dicen con discreción. Te lo dice voz en cuello delante de todos los visitantes del centro comercial y ante las cámaras de televisión. Y te entran unas ganas terribles de morderle a ver si le contagias algo al mismo nivel de las pelis de zombis de los 90.

Y si por otro lado les demuestras que te has lavado bien los dientes, te dicen que siempre pueden quedar restos y bacterias muy malas que pueden destruirte hasta el alma si te descuidas. Entonces te presentan su producto indicándote que es lo mejor para luchar contra esas bacterias. A lo que aquí el menda, habría contestado que se equivocaba. Que según la explicación que me acababa de dar sobre estas bacterias bucales tan chungas que pueden provocar el fin del mundo, la única forma de terminar con ellas, bajo mi experiencia en el campo de la ciencia ficción sería:

Que o bien el cepillo de dientes tiene; a parte de las cerdas anatómicas y el limpia lenguas de goma nuclear, un lanzallamas. O bien el dentífrico tiene las mismas propiedades químicas que la sosa caustica o el ácido molecular de un Alien. Cosa que frenaría la proliferación de las bacterias, pero por contrapartida también la proliferación del ser humano.

Otro caso es el típico anuncio que apela a la sensibilidad dental. Al principio pensaba que eran actores, pero al ver dos o tres de esos, me di cuenta de que era imposible que un actor fuera tan seco. A no ser que todos ellos fueran Steven Seagal.

Pues parece ser que ahora todo es sensibilidad dental. Al final, en lugar de ir al dentista, iremos al psicoanalista. Al fin y al cabo son igual de caros…

Estos anuncios vienen a decir que te limpies los dientes con masilla para sellar agujeros. Y yo me pregunto ¿eso es sano? Es como los desodorantes esos que vienen en formato pasta. Que en la publicidad te dicen cosas como: No dejes salir el sudor.

Amigos ¿Qué queréis que hagamos sacar la lengua y sudar como los perros? ¿Inundarnos por dentro de sudor?

Ahora también se han puesto de moda los anuncios que simulan un estudio con gente normal. De esos que para nada parecen ni actúan como verdaderos actores. Y te dicen que podrías tener la enfermedad de las encías. ¿Qué enfermedad amigo? Gingivitis, Periodontitis. Es como decir que los que hacen spots publicitarios tienen la enfermedad de la cabeza. ¿Cuál de todas ellas?

Hagamos la prueba del hilo dental.

-A mi me sale un poco de sangre pero eso es normal ¿no?

-Sí, si lo que usted tiene es una enfermedad hemorrágica grave. ¿Ha jugado recientemente con monos procedentes de alguna exportación ilegal africana?



Tengas la enfermedad de las encías, sensibilidad dental o la boca más sucia que el cuarto de un adolescente huérfano. Cobra ánimo. Los piños se te caerán igual tarde o temprano. No tengas miedo a ir a un centro comercial. Afortunadamente no es lo único que te puedes encontrar allí. Siempre te puede salir Carmen Machi recomendándote que te tomes un yogur con bífidus, que dicen que va bien para los dientes.

Disfrutad del día y recordad:

Somos gente de humor. Siempre.

18 sept. 2012

Y la noche prometía

Y la noche prometía (Microrrelato con audio. Por interactuar y esas cosas)


La noche prometía. 
Ella preparó la ducha para dos. La niña se quedaba en el comedor, avisada de que no debía abrir la puerta a nadie bajo ningún concepto. El vaho empañaba el espejo del baño y un poco los cristales del dormitorio. El inicio del otoño hacía apetecer del calor de una buena ducha compartida, esta vez. Velas de diferentes olores perfumaban el ambiente del lugar. En esta ocasión las sales de baño se quedarían en la estantería.
La semana estaba siendo muy dura. Todo eran problemas y más problemas. Tensión, que necesitaba ser aliviada de alguna manera. La noche prometía.
Ya dentro dentro, ella dijo:
-Espera. Voy a poner algo de música para ambientar. (Ahora es cuando le dais al play y donde pone aquí arrastráis el ratón como si seleccionaseis para ver como termina la historia. Por eso de innovar) 


Aquí. Entre los corchetes. [-¿Qué te pensabas? Pasamos del baño a la ducha y ahora a compartir ducha que tenemos que ahorrar. Ale relájate escuchando esta musiquita y luego sales a hacer la cena.]


La noche prometía, pero no lo que él esperaba. Habría preferido un baño. Habría preferido derrochar un poquito. Un pequeño lujo. Al fin y al cabo, no habíamos llegado al modo Mad Max de supervivencia y él necesitaba relajarse.
FIN
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Espero que os haya gustado. Dejad vuestros comentarios y recordad:
Somos gente de humor. Siempre.

7 sept. 2012

Desenlace de la Trilogía Movistar (I WIN)

¿Recordáis la maravillosa historia en formato trilogía que os conté hace unos meses? ¿No? Es igual aquí las tenéis:


Parte I

Parte II

Parte III

Pues bien. Ha llegado el final. El desenlace. Como si de una partida al Street Fighter se tratase, ayer por la noche a las 22 hora zulú, me marqué un combo de narices y en la pantalla de mi imaginación se escuchó un poderoso You Win.

Ayer me coroné como el campeón de campeones.

Está bien. Sé que no es cierto. Que soy un granito de arena para un gigante de las telecomunicaciones como lo es Movistar. Pero mi autoestima se puso con las nubes y para mí eso es importante.

Tras meses de tonterías, problemas y falta de soluciones, me decidí y me compré un IPad. Como funciona sólo con una línea de datos, me di de alta e hice una portabilidad para sólo llamadas de mi viejo número. De esta forma tengo un terminal para llamar y la tablet.

El chico, novato pero muy amable. Me informó debidamente de que la portabilidad tardaría un par de días en hacerse efectiva. Cuatro años (por decir algo) de abandono por parte de Movistar y dos minutos más tarde me mandan un SMS pidiéndome que les llame. Como estaba conduciendo decidí esperar a llegar a casa.

Me encontraba metiendo la compra en la nevera cuando mi teléfono empezó a sonar. Lo cogí, me pusieron en espera con la cancioncita esa de You make me happy y me colgaron. Un cuarto de hora más tarde me llaman de nuevo y se pone al teléfono una comercial preguntándome el motivo por el que quería hacer una portabilidad a otra empresa. Que no querían perderme como cliente. Ah. Ahora que me marcho no me queréis perder de cliente, pero cuando he estado atado a vosotros con la permanencia he sido vuestro esclavo. Ahora me ofrecéis pagar el 50% menos en la factura. Ahora me ofrecéis terminales de última generación a bajo coste. Pues ahora no quiero.

-¿Pero aunque vaya a pagar más?

-Sí. De echo, es lo que estoy haciendo. Pagar para no veros más.

-¿Es usted titular también del ADSL de casa?

-Sí. Del ADSL, de la TV, de dos líneas móviles y ahora de una de datos. Por cierto me voy a llevar todo a otras compañías.

-Vale. Muchas gracias, le informo de que la portabilidad sigue adelante y tendrá efecto la madrugada del lunes. Y en nombre de Movistar le pido disculpas si no hemos realizado bien nuestro trabajo.

-No te disculpes. Tú no representas a la empresa. Y te aseguro yo que a la empresa se la repamplinfa si la cagan o no. Al final del año fiscal, seguirán teniendo beneficios con esas prácticas fraudulentas.

Se escucha un ruido como de aguantarse la risa al otro lado.

-Muy bien pues buenas noches.

-Buenas noches.

Ese es el momento en el que se escuchó un YOU WIN tan grande en mi interior, que creo que mi mujer también lo escuchó.

Para el mes que viene ya lo tendré todo fuera de Movistar y el dineral que me gastaba con ellos y el maltrato al que me sometían con sus engaños y tonterías se terminará.

FIN

3 sept. 2012

Operación Bikini

Empieza la temporada laboral para todos aquellos afortunados que todavía tienen algo en lo que laborar. Muchos están con eso de la depre post vacacional. Y por eso he pensado intentar animaros un poco con esto que tenía reservado. Espero que os guste.
  Empieza la primavera. Época de operaciones.

Operación salida de las vacaciones de Semana Santa, Operación retorno de las vacaciones de Semana Santa, Operación mierda la justa, que es cuando se abren las ventanas de la casa, se ventila y se elimina el olor a hibernación osezna, se limpia y se hace el cambio de armario. Operación selección de la canción del veranito. Y la no menos importante finalización de la Operación Bikini.

La operación Bikini consiste en realizar un conjunto de barbaridades con la intención de perder la totalidad de kilos que se han ganado entre los meses de Octubre y Marzo, en un tiempo record de treinta días. Dietas milagrosas a cual más disparatadas para lucir un cuerpo perfecto en la playa, aparecen en las revistas más de moda a partir del mes de Abril.

Pierde 3Kg en tres días con la dieta de la albóndiga. Comes una albóndiga el primer día y luego pasas dos corriendo sin parar. Pierde 5Kg en seis días con la dieta del coco. Pierde 2Kg al día con la dieta de la Trucha. Sal a correr cada mañana y aliméntate del agua de la ducha.

Una salvajada. Luego ves a la gente caerse por los puestos por inanición.

Y si me dijeses que es para algo relacionado con la salud, aún te diría bueno vale, pues ves a un dietista (Como el de la película de Martín Piñol) pero no. Es para otra cosa que es lo más antinatural que existe. Ir a la playa.

Un proceso que consiste en recorrer una distancia X directamente proporcional a lo lejos que vivas de ella. Desvestirte para quedarte en un tipo de ropa interior que es igual a la que se usa normalmente pero hecha con otro tipo de tela. Tumbarte sobre un trozo de tela del mismo tamaño aproximado que todo tu cuerpo desde la cabeza hasta los tobillos. Porque una cosa es cierta. Ya puedes comprar la toalla todo lo grande que quieras, que tus pies siempre saldrán por algún lado de ella.

Pues como decía. Tumbarse al sol e ir refrescándose de vez en cuando. Sentarse en la toalla con las gafas de sol para que no se vea la mirada que queda fija en el trasero de la muchacha que intenta meterse en el agua pero que la encuentra demasiado fría y que solo viste un pequeñísimo trozo de tela que apenas le cubre. Hija, Para meterse en aguas frías, lo mejor es el neopreno.

Yo pensaba el otro día. ¿Cómo sería eso en el pasado? Pero en el pasado romano, no en el siglo XIX.
Y no me entra en la cabeza ver una caravana de caballos y carros…

Fecha estelar: Año 2 e.c (Para los no Católilcos o científicos en general, e.c significa Era Común y equivale al tradicional Después de Cristo)
Lugar: Autovía Apia 2. Cerca de algún punto marítimo de Italica.

-¿Falta mucho mamá?

-Calla Rómulo ya falta poco. ¡Espartacus! Ven que te pongo protección solar.

-¿Estás segura que hay que proteger tanto al esclavo Calpurnia? De tanto frotarle el aceite, va patinando en lugar de caminar.

Fecha estelar: Año 2 e.c.
Lugar: Autovía Apia 7. Cerca del mar de Galilea (Palestina)

-¿Falta mucho mamá?

-Calla Ananías, ya falta poco. ¡Malaquías! ¿Por qué estamos parados?

-Allá adelante hay un par de burros parados.

-Pues ve y diles que se aparten.

-Por burros me refiero a los animales, que se han accidentado. Parece ser que el de delante hizo sus necesidades, el de detrás resbaló con ellas y perdió la carga.

-¡Vaya por Yavéh!

-¡Mujer! No pronuncies el nombre de Dios en vano. Has sido tú la que quería ir a la playa en hora punta

-Pero es verdad.

-¿Falta mucho?

-Mira, mira. Una hora de caravana con el calor del desierto, aguantar al niño con el falta mucho, falta mucho y…

-Y espera que todavía tenemos que pasar por el peaje de Galilea. Los Romanos han subido el precio. Que dicen que mantener las vías es costoso y los materiales los importan de Ásia.

-Da la vuelta al asno que volvemos a casa.

Fecha estelar: Año 2 e.c
Lugar: La Gran muralla (porque al estar en China, ellos ya dan por sentado que es china y sólo la llamaban La Gran muralla, salvo en un pueblecito llamado Tan Dao Vien, que era una colonia turolense. Ellos la llamaban La tapia)

-¿Falta mucho mamá?

-¿Falta mucho para qué? si hace dos horas que hemos llegado.

-Chun Li ¿Te has acordado de traerme los libros?

-Aix. Creo que me los he dejado junto a la cómoda. ¿Pero para qué quieres tú un libro?

-Mira. Bruce Lee, yo no voy a ser menos. (Chiste malo patrocinado por Funeraria Romualdo)

-Cuidado. Mirad para otra parte. Se acerca un Japonés vendiendo colgantes hechos de caracolas, cocos y ofreciendo masajes. No le miréis a los ojos que se acercará.

Y podría seguir con todo tipo de culturas. Pero me dejo algo. Ah, sí. Las recomendaciones prácticas para la buena operación Bikini. Alimentaos bien, carne, pasta y pescado y de postre fruta o un yogur de bífidus. De los de Carmen Machi o de otros. Si queréis acelerar el proceso siempre podéis recurrir a las siguientes dietas.

1-Dieta Machi. Alimentarse solo de yogures con bífidus y bebidas isotónicas.

2-Dieta Duncan. El dietista e inmortal Duncan McCloud te deja sin cabeza para que no puedas comer ni engordar.

3-Dieta Z. Que consiste en lanzaros a un rio contaminado con productos químicos con la esperanza de que muráis y al cabo del rato resucitéis como zombis.

Y creo que con esto terminan mis consejos y opiniones sobre la operación bikini y el ir a la playa.
Portaos bien y recordad:
Somos gente de humor. Siempre.