18 sept. 2012

Y la noche prometía

Y la noche prometía (Microrrelato con audio. Por interactuar y esas cosas)


La noche prometía. 
Ella preparó la ducha para dos. La niña se quedaba en el comedor, avisada de que no debía abrir la puerta a nadie bajo ningún concepto. El vaho empañaba el espejo del baño y un poco los cristales del dormitorio. El inicio del otoño hacía apetecer del calor de una buena ducha compartida, esta vez. Velas de diferentes olores perfumaban el ambiente del lugar. En esta ocasión las sales de baño se quedarían en la estantería.
La semana estaba siendo muy dura. Todo eran problemas y más problemas. Tensión, que necesitaba ser aliviada de alguna manera. La noche prometía.
Ya dentro dentro, ella dijo:
-Espera. Voy a poner algo de música para ambientar. (Ahora es cuando le dais al play y donde pone aquí arrastráis el ratón como si seleccionaseis para ver como termina la historia. Por eso de innovar) 


Aquí. Entre los corchetes. [-¿Qué te pensabas? Pasamos del baño a la ducha y ahora a compartir ducha que tenemos que ahorrar. Ale relájate escuchando esta musiquita y luego sales a hacer la cena.]


La noche prometía, pero no lo que él esperaba. Habría preferido un baño. Habría preferido derrochar un poquito. Un pequeño lujo. Al fin y al cabo, no habíamos llegado al modo Mad Max de supervivencia y él necesitaba relajarse.
FIN
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Espero que os haya gustado. Dejad vuestros comentarios y recordad:
Somos gente de humor. Siempre.

3 comentarios:

  1. Está curioso, comienzas relatando algo que el lector cree que va a pasar, y al final de la historia das un giro radical, pero aún así está muy bien. Quizás si describieses las sensaciones de los personajes... eso sí que le daría más chispa.

    ResponderEliminar
  2. Ainsss... ¡que está haciendo la crisis con el romanticismo!
    Un giro inesperado que me ha arrancado una sonrisa.
    Te visito, te leo y... me quedo!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a los dos. Es un placer teneros por aquí. A ver si poco a poco la sonrisa se convierte en carcajada.

    ResponderEliminar