31 dic. 2013

Lo que sería la (a)típica conversación entre matones del hampa Season 2 Chapter 1

-Atándolo muy fuerte a un poste y retorciendo por el cuello hasta que no puedas más.
-No había pensado nunca en esa técnica.
-Es la mejor si quieres conseguir una buena camiseta de esas descoloridas que usaban los hippies.
-Me lo apunto.
-Esto... Una cosa Premutos ¿tú sabes cómo hemos llegado aquí?
-Ni idea Billy, amigo.
-Por cierto ¿dónde estamos?
-Creo que debemos estar en algún tipo de nave espacial. Por lo de las luces y eso.
-Ah. Cierto, cierto. Y el que estemos los dos semi desnudos sobre una camilla metálica y hablando delante de ese señor gris y cabezón, que hace más o menos una hora y pico que sigue nuestra charla, ¿no te dice nada?
-Mira tú por dónde, no lo había pensado. Se ven unas cosas tan extrañas cuando trabajas para el hampa...
-Cierto. Tampoco te habrás planteado el por qué nos han quitado toda la ropa salvo los calzoncillos y nuestras botas ¿No?
-Mmmmm...

[Interrumpimos por unos instantes este primer capítulo para introducir; así de burdamente, una conversación entre dos seres alienígenas. Es un poco como un recurso para crear un futuro crossover]

-Oye Fermín ¿tienes por casualidad...? Oh. Perdona no sabía que estabas ocupado.
-No, tranquilo. Pasa, pasa.
-¿Qué haces?
-Pues mira. Los de I+D me mandan dos especímenes más de humanos para que les realice todo el proceso, pero... ¿sabes eso que pasa cuando se te encasquilla la sonda?
-Sí.
-Pues me acaba de pasar. Y entre eso, y que estos dos humanos parece que no tienen ningún miedo... míralos, ahí hablando de sus cosas.
-Es que ya no damos ningún miedo. Se habla tanto de nosotros.
-sí. Pero los de I+D siguen mandándonos humanos con los que experimentar.
-¿Sabes? Yo creo que ya lo hacen por vicio.
-Sí. Yo también lo pienso. Se quedan ahí. Mirando desde sus fríos monitores como sondamos a estos pobres cachos de carne y luego lo graban en vídeo para subirlo a Alientube y cobrar por la publicidad.
-Eh. Mira a ese. Parece que se ha soltado usando como ganzúa la punta de la sonda que se te había atascado.
-¡Anda! Mira. Los de I+D van a tener un vídeo gracioso.
-¡Pe... pero que se te escapan!
-Bah. No te preocupes. Esto es una nave alienígena. Aquí puede pasar de todo. Es como el mundo de la fantasía.
–Bueno, vale. Como quieras. Cambiando un poco de tema. ¿Te das cuenta que en dos ocasiones has hecho alusión a “aliens” refiriéndote a nosotros? Es como si los franceses llamasen a su tortilla, tortilla francesa. ¿Sabes que en Rusia, de la ensaladilla no se dice que es rusa?
-¿Tú me has visto a mi cara de guionista? No ¿verdad? Tengo cara de ¿Qué? ¿Eh? ¡¿De qué?!
-De alien.
-¿Ves? Ya vamos entendiéndonos. Anda. Tira para allá y diles a los de I+D que me pasen una copia del vídeo antes de subirlo a A LI EN TU BE. ¡Y que no le digan nada al encargado de lo que ha pasado! ¡Que ese tío es muy de muerte, destrucción y rayos láser sobre La Casa Blanca!


No se pierdan el próximo episodio. 

26 dic. 2013

Living Dead Experience


¿Cansado del rafting, puenting, snowboarding, y de todas las actividades que terminan ing, como invertir en un fondo ING? Tenemos la solución. Si te gustan las experiencias arriesgadas y para ti ya no son nada nuestras aventuras temáticas; Iraki Terrorist, donde te ofrecíamos hacer de terrorista iraquí, en un campamento americano, o Un yankee en la corte del rey de Afganistán, donde te dejábamos solo con un traje de militar americano en las cercanías de Kabul. Tenemos para ti, el último grito en experiencias arriesgadas. Olvídate de falsos secuestros que no llevan a ninguna parte. Pasa de saltar de un avión sin saber si el paracaídas se abrirá o no. Vive una auténtica experiencia Zombi con Living Dead Experience.
Siente la agonía de ser perseguido por decenas de seres lentos y gimientes. Aprecia el terror de llegar a un pasillo sin salida en un lugar triste y gris, escuchando el sonido de decenas de pies que arrastran su paso lento y pesado. Vive en tus carnes los ansiosos mordiscos de seres hambrientos.
En Extreme Experience, hemos llegado a un acuerdo con los principales geriátricos del país. Ellos necesitan entretenerse. Nosotros necesitamos de su aspecto tenebroso. Nos aseguramos de que todos nuestros abuelos no tienen ni dientes reales, ni enfermedades que puedan transmitir mediante mordiscos. También nos hemos asegurado de que ninguno de ellos ha fallecido antes de iniciar las persecuciones. Sometemos a nuestros abueletes a una intensiva sesión de maquillaje. Bueno, no a todos. Realizamos un escrupuloso casting, donde seleccionamos a esos abuelos demacrados y cetrinos a los que vemos vestidos de negro a la entrada de algunas poblaciones de la España profunda que solo cuentan con dos casas y una iglesia.
Por un módico precio puedes vivir una auténtica experiencia zombi gracias a Extreme Experience.

16 dic. 2013

Lo que sería la (a)típica conversación entre matones del hampa 2

Cap. 4
-Y este bajito de aquí, es Timmi Perrilla
-¿Perilla?
-No. He dicho Perrilla. De perro.
-Ah. Pensaba que era el mote. Timmi “el Perilla”
-Pues no. Francamente. Es demasiado joven para que tenga un mote. De echo le llamamos “Pequeño Timmi” y además no tiene barba. No podría llamarse “El Perilla”
-Pffffff jejejeje es verdad. Pues cuando sea mayor seguirá siendo “Pequeño Timmi”
-Cierto. El mundo del crimen organizado es muy cruel en esto de los motes.
-Sobretodo en ese aspecto lo es, sí.
-Bueno pues si te vienes, te los presento a todos de golpe porque uno a uno será un poco complicado. Tú ahora ya los conoces, así de lejos. ¡Chicos! Mirad, quiero presentaros a Pérgamo “Cara como de haberse comido un limón” McFlánagan. Es su último día.
-Esto… Yo no me llamo así.
-¿Qué me estás contando?
-Pues que yo soy Premutos “menos malo” McFlánagan. O “El amigable Premutos” como me llaman algunos. Pérgamo, es mi hermano mayor.
-¿Me estás diciendo que llevo casi una semana intentando matar al McFlánagan que no era?
-Exacto.
-Pues voy a tener que ir a quejarme a administración. Eso de pasar los encargos en un pequeño papel en el que sólo salen la primera inicial y el apellido…
-Hombre. Por eso nos ponemos los motes. Para dejar claro quién es quién.
-¿Sabes? A veces pienso que el mundo se ha modernizado demasiado. Toda esa basura de la globalización y esas cosas. Nos complicamos demasiado la vida.
-Sí. Entonces una cosa. ¿Me vas a matar ya o no?
-No hombre. A quien voy a pelar será a tu hermano.
-Si quieres lo llamo y quedáis.
-No te preocupes. En administración ya me pasarán los datos. Pero… Hablando de quedar. ¿Hacemos un café mañana?
-Por supuesto.


Cap. 5
-Apretándoles el cuerpo tan fuerte, que en algunos casos les reventaba la cabeza.
-Vaya. Demasiado duros ¿no?
-Pues sí. Los controles de calidad de los juguetes chinos, son tan duros como absurdos, porque luego les ponían otra cabeza y los empaquetaban.
-Eso explica muchas cosas. A todo esto. ¿Cómo quedaste con mi hermano?
-No me hagas hablar, no me hagas hablar. Pues en administración perdieron su ficha y han anulado el “trabajo”
-Que si quieres te paso su dirección.
-No hombre no. Deja, deja. Ahora que trabajas en nuestra “empresa” no vas a hacer el trabajo de otros. Pues si lo han perdido pues no hay “trabajo” Ya me entiendes.
-Oye. Una pregunta. ¿Tu no crees que el cine ha hecho mucho daño a nuestro oficio?
-Mira. Pues ahora que lo dices, sí. Creo que demasiado.
-Siempre los mismos clichés. Los dos matones sentados en un coche con el tapizado de los asientos imitando algún tipo de animal africano, aparcados en un callejón por el que vuelan hojas de periódico y hablando de trivialidades esperando a que su objetivo salga de algún lado.
-Jajajajaja cierto. Le Big Mac.
-Jajajaja ¿Te das cuenta de que este chiste sólo lo van a pillar los que hayan visto Pulp Fiction verdad?
-¿Cómo si alguien estuviese escribiendo nuestras vidas en un acto de enajenación mental y un puñado de gente lo leyese en Internet?
-Jajajaja que tontería ¿no?
-Pues sí.
-Bueno pues como iba dicien...
-Calla, calla. Mira. Johny “Cara como cincelada en mármol por los mismísimos dioses de la antigua Grecia” McThomson está saliendo de su garito. ¡Sigámosle! Y cuidado al salir, vaya a ser que se te caiga el café. Que una mancha en un tapizado imitación a Leopardo cuesta un riñón.
-Tan caro no será.
-No hombre. Lo que pasa es que el tapicero es el hijo del señor Mataplana y cobra en órganos de trasplante para su padre. ¿Sabes lo que cuesta conseguir un riñón sano para trasplantar?
-No sé. ¿Un riñón? Jajajaja
-Jajajaja Muy bueno.
-Oye. ¿Podrías avanzar un poco con el coche? Es que este callejón es demasiado estrecho y te has puesto junto al contenedor de basuras y no puedo abrir la puerta.
-Vaya. Con tanto ajetreo se nos ha escapado el “objetivo”. Bueno ya volveremos mañana.
-¿Otro café?
-Por supuesto.


Cap. 6
-Reventando ostentosamente delante de todos los invitados a la fiesta.
-Vaya ¿Y qué pasó después?
-Pues imagina. Cuando le explota el globo a un niño todo son llantos contagiosos y padres que resoplan por el susto.
-Pero bueno. Luego salió el payaso y...
-Eh. Un momento. ¿un payaso? Ostras qué miedo.
-¿Te dan miedo los payasos?
-Mucho. No lo sabes tú bien. Creo que es un trauma de mi infancia.
-¿Y qué es exactamente lo que te da miedo de los payasos? ¿sus grotescas risas? ¿sus horribles peinados? ¿Sus estampados coloridos que rozan lo absurdo?
-Sus narices.
-¿Cómo?
-Sus increíblemente rojas y grandes narices. Me paralizan.
-¿Me estás diciendo que en caso que haya que hacer un “encargo”, si este se pone una nariz roja de payaso, tú no podrías terminar el “trabajillo”?
-Exacto
-Pues lo tenemos claro.
-Cambiando de tema. ¿Quién es “encargo” de hoy? Le debía pasta a “la empresa” ¿no?
-Pues no sé si decírtelo.
-Venga.
-El payaso Bertoni.
-Te refieres a Jack “El payaso” Bertoni ¿verdad?
-No. Me refiero al payaso Bertoni. Perdón. Llevamos todo el capítulo llamándolos payasos cuando ellos prefieren el término Clown.
-¿Ese de ahí con su grotesca risa, su horrible peinado, su estampado colorido que roza lo absurdo y su horror de nariz?
-Exacto. Ese. Al final salió, pero por la puerta de atrás y salir lo hizo con el dinero que le había pagado. Venga ¡A por él!
-Eh un momento. ¿Qué es esa luz que se acerca desde el cielo e ilumina la oscuridad nocturna de este callejón?
-¡Se dirige a nosotros!
-¿Lo notas? El coche se está levantando.
-¡Aghhhhhh!
-¡Aghhhhhh!

¿Qué les sucederá a nuestros protagonistas?¿Se trata de una emboscada de una “empresa” rival?¿Están Billy “El desacierto” Morgan y El amigable Premutos McFlánagan en verdaderos apuros o dejamos estas preguntas como recurso literario para manteneros enganchados hasta la próxima temporada?

La respuesta a estas preguntas y más en la 2ª temporada. Nos vemos en Enero.

12 dic. 2013

Lo que sería la (a)típica conversación entre matones del hampa 1

Cap. 1
-¿Sabes eso que pasa cuando se te encasquilla el arma?
-Sí.
-Pues me acaba de pasar
-¿Te ayudo?
-No. Deja. Que ahora soltarte es un palo.
-Bueno. Tú mismo.
-Es que si ahora te suelto, luego te he de atar de nuevo, prepararte y dispararte.
-Ya. A mí me daría palo también. 
-¿Ves?
-Entonces... ¿Qué?
-Mira. ¿Te importaría mucho si te mato con esa barra de hierro de ahí?
-Buffff Un poco palo ¿No?
-Sí, pero de hierro jajajaja
-Jajajajajaja qué cachondo.
-Cachondo tú que has hecho un chiste tonto cuando estás a punto de morir. Bueno ¿Qué?
-Pero ¿si me das mal?
-Ya estamos. Como me llamo Billy "el Desacierto" Morgan ya he de fallar el golpe ¿No?
-Hombre... tú dirás.
-Ya claro.
-¿Y no tienes otra arma?
-No te creas. Con esto de la crisis hay que ajustar el presupuesto. En el 2007 te habría matado con una Glock
-Ostras. Yo tenía una Dessert Eagle
-Pistolón
-Sí. Pero me quitaron una paga extra de asesino y mira. Los bancos no perdonan.
-Criminales.
-Mira. Vamos a hacer una cosa. Yo ahora te suelto y quedamos mañana a la misma hora ¿te hace?
-¿Podría ser más tarde?
-Sí claro.
-Es que me gustaría atar algunos cabos antes de morir.
-Mira. Eso mismo le dije yo ayer a Tonny "pocabroma" Granero 
-Bueno pues. ¿Mañana a las 16?
-Vaaaale. Pero vente bien comido que en ayunas la sangre es muy líquida y lo deja todo hecho un asco.

Cap. 2
-Al final has venido.
-tal y como quedamos ayer.
-somos criminales del hampa, no personas mal educadas.
-cierto.
-¿a ti no te dan rabia esas señoras mayores que acostumbran ser nuestras vecinas? Durante las investigaciones siempre salen diciendo eso.
-¿lo de que parecía,os buena gente y que siempre las saludamos?
-exacto.
-me da mucha rabia. Yo siempre termino gritando a la tele ¡somos asesinos, no mal educados!
-la verdad. El mundo está cambiando. Ya nada es como antes.
-cierto
-antes nuestro oficio era respetado
-ahora no hay diferencia entre el hampa y el ampa de un colegio cualquiera.
-jajajaja es cierto ¿has visto lo que llegan a cobrar por dejar a los niños en el comedor?
-vergonzoso
-ya te digo
-mi mujer me tiene frito con eso
-pues no te digo la mía. Tenemos 3 hijos
-vaya
-hablando de mujeres. Tendría que acompañarla a hacer unos recados. ¿Te importa quedar mañana?
-si seguimos así no acabaremos nunca.
-me ha encantado conocerte. Eres uno de esos con los que se puede hablar.
-gracias. Opino lo mismo.
- bueno pues mañana nos vemos.
-ok
Cap. 3
-Entonces, ¿Yo me pongo aquí? ¿Te va bien?
-Sí, ahí estará bien.
-Y, ¿cómo prefieres que me ponga? ¿De rodillas? ¿Sentado?
-Hombre. ¿Sabes qué pasa? Yo lo haría más cómodo. Túmbate si quieres. La muerte no debería estar reñida con la comodidad y a mí me fastidiaría un poco clavar en el suelo las rodillas segundos antes de morir.
-Hagamos una cosa. Me tumbo en el maletero del coche. Así tampoco tendrás que cargarme luego. Que yo entiendo que no es personal, que se trata de un encargo. Y no seré yo quien fastidie tu espalda. Anda. Pon los plásticos ahí.
-Eres muy amable.
-Hombre. Yo desearía lo mismo en mi caso. Ante todo cierta cortesía profesional. Que eso últimamente también se está perdiendo.
-Cuánta razón tienes.
-¿Recuerdas a Jimmy “Manos frías” Templeton?
-El sicario de la familia Cortina
-Que estaba casado con la hija pequeña de Don Cortina
-Sí, sí. Lo recuerdo.
-Pues aquel hombre, era detallista, que no te lo puedes imaginar. Terminaba sus encargos de una manera deliciosa.
-¿Cómo?
-Pues tras acomodar a su “encargo”, servirle un vaso de leche caliente con galletas y preguntarle cual sería su último deseo, le preguntaba cual era su canción favorita. Entonces cuando ya había terminado el trabajo, la entonaba con un saxofón. Era tan afectivo.
-Pero eso era largo entonces.
-¿Por qué crees que le llamaban Manos frías? Venía a buscarte siempre al amanecer y tenía siempre las manos heladas.
-Increíble. Ya no quedan trabajadores como los de antes.
-Bueno. Quedamos nosotros.
-Y en unos minutos quedaré yo solo. Jajajaja
-Jajajajaja. Qué cachondo eres. Bueno ¿Qué? ¿Vamos por faena?
-Jeje.
-¿Qué pasa?
-Te vas a reír. Ya decía yo que me dejaba algo. Ayer estaba yo limpiando mi arma cuando me llamaron de la “empresa” para preguntar por ti. Y me despisté montando el arma y me he dejado el percutor sobre la mesa. ¿Sabes eso que pasa…?
-Sí, bueno. ¿Entonces?
-Lo dejamos para… ¿mañana?
-Mañana es domingo.
-Oh. Tienes razón. ¿Nos vemos el lunes?
-Muy bien. Pero si lo prefieres, en lugar de quedar en este callejón húmedo y oscuro, lleno de cajas de cartón y bolsas de basura. Podríamos quedar en la cafetería de enfrente de tu “oficina”. Y luego si quieres nos acercamos aquí.
-Oh. Perfecto. Si quieres puedes pasarte por la “oficina” y te presento a alguno de los chicos.
-Bien. Sí. Me gustaría ver como sube la juventud.
-Pues hasta el lunes.


14 jul. 2013

Vinieron del pasado (Un día de furia un día de playa)

Una parte o la totalidad de este relato es cierta. El resto o su totalidad, no es verdad, es totalmente falso y además es mentira. Vosotros diréis.
Un año más mi mujer y yo nos vamos a pasar el día a la playa. Es una especie de tradición. Un día de verano dedicado a nosotros mismo. Sin niñas. Un día de intimidad. Lo que llaman irse de novios.
Un año más vivimos aventuras que sólo yo y los míos podemos vivir. Nada más aterrizar en una de las playas de Tossa, aparece en escena una familia que parece salida de finales de los años cuarenta.
Bañadores negros, sombreros de paja, sombrilla a cuadros con el logotipo de la falange bordado; seguramente por una de las mujeres de riguroso luto estival. Bajo esta y colgando del mástil, un crucifijo y un retrato en miniatura de Franco.
El conjunto familiar lo forman un señor de unos sesenta y pico. Pelo cano y bigote reglamentario del Manual de Uso y Práctica de Dictadores, Hipsters y Administradores de fincas. Un joven de veinte años repeinado de nombre Benjamín y tres señoras que superan la cincuentena de años y de toneladas.
Llegan quejándose, murmurando cosas y con cara de asco. Tras aplicarse un protector solar tricapa con un kit para enmasillar paredes, se colocan un rato bajo la sombrilla. Una de ellas se santigua al ver que junto a ellos se ha sentado un africano que trabaja en el camping que hay pegado a la playa.
Las tres mujeres entran en el agua. Veinte minutos más tarde se escucha en una radio cercana que un tsunami ha sepultado Mahón, Cerdeña y ha barrido la costa de Argelia.
Intentan salir del mar. Una de ellas embarranca. En poco tiempo un grupo de bañistas se organiza para remojarla de vez en cuando. Ya se sabe. Las altas temperaturas de Julio y un bañador antibalas negro, son una peligrosa combinación. Finalmente, una embarcación turística lanza un cabo y la remolca de nuevo al mar. Finalmente logra salir con su propio pie. Pero se le perdona, porque es algo que nos sucede a todos en la Costa Brava. Nadie logra salir del mar con dignidad. Nadie.
Al hombre del bigote se le antoja un refrigerio:
-Una gaseosa o una Mirinda si es posible.
Dos de las mujeres se discuten por ir a buscar la complacencia del hombre. Durante el forcejeo se oscurece el cielo, y se escuchan truenos y un coro de voces canta una canción medieval que suena apocalíptica.
Finalmente, una chica en bikini pasa junto a ellos. El joven la mira con el rabillo del ojo. Una de las mujeres lo tumba boca arriba en el suelo poniéndole una mano en la frente y gritando “Sal de su cuerpo demonio”. Tras el espectáculo decide irse a comer. Pero antes, nos lanzan una mirada de odio profundo.
El resto de la tarde lo pasamos bien. En calma. Tranquilos.

Ahora decidme que parte es cierta y que parte no lo es.

24 jun. 2013

Lo que nos espera


Poca gente conoce el siguiente texto:
En los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar. Porque los hombres serán amadores de sí mismos, amadores del dinero, presumidos, altivos, blasfemos, desobedientes a los padres, desagradecidos, desleales, sin tener cariño natural, no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien, traicioneros, testarudos, hinchados de orgullo, amadores de placeres más bien que amadores de Dios.
Sí. Es un texto bíblico. De esos que tanto detesta la mayoría de la gente. No obstante no deja de ser más real ni deja de tener tanta razón por ese desprecio tan de moda.
Pero tranquilos. No os voy a martirizar con explicaciones teológicas ni nada parecido.
Tan sólo quiero señalar con este pequeño artículo o como queráis llamarlo la dirección en la que vamos.
Volvamos al texto. Todo cuanto en él se dice ¿Os suena de algo? ¿Vosotros no creéis que una mayoría significativa de la gente sea así?
En los últimos meses me encuentro en las redes sociales con numerosas disputas, quejas y reproches entre unos y otros. Que si unos votaron a tal, que si los otros huelen mal y se quejan por vicio. No seré yo quien juzgue ni la situación ni los motivos. Pero dejadme decir una cosa. A raíz de todas esas disputas y quejas, se está llegando a una situación cruda y desagradable que nos afecta a todos globalmente. Se trata del Yoismo. Esto que empezó en la década de los 90 y que consistía en conseguir a toda costa tus deseos pasando por encima de cualquiera; o mejor explicado: Primero yo, luego yo y si he de pensar en alguien más, prefiero que sea en mi.
Esto se está exagerando en los últimos meses. El poder adquisitivo de la mayoría ha descendido. Mucho. Y numerosos padres de familia han decidido seguir manteniendo ese estatus tomando cosas de otros, o pasando por encima de otras personas.
Ya no sólo hablo de piratería, hablo de robos en supermercados, destrozos de vehículos para robarles la gasolina. Asaltos en casas. Puedo entender hasta cierto punto la necesidad de supervivencia de muchas familias, pero no el prefiero robar antes que pasar la vergüenza de que me vean pidiendo.
Y no solo eso. Los hijos de estas personas están creciendo pensando que pasar por encima del resto de la gente está bien. Que abusar de otros para conseguir sus metas a corto plazo es bueno.
A parte, se está desarrollando una “corriente de pensamiento” que viene a decir que si eres de los pocos que mantiene un buen trabajo, eres un enchufado, no lo mereces, seguro que has pasado por encima de otros y que vives mejor que el resto y eso es injusto. Y esa forma de pensar es mala. Envenenando la mente de muchos que no tienen.
Si sigue esto así no nos espera un futuro muy esperanzador. Auguro palizas indiscriminadas a todo aquel que vaya bien vestido por la calle. Sea banquero, o un pobre diablillo buscando causar buena apariencia en una entrevista de trabajo.

Andémonos con cuidado. Por favor. Que alguien empiece a poner algo de cordura ahora, antes de que sea demasiado tarde.

27 may. 2013

Una historia de vampiros

Dejad que os cuente una historia de vampiros.
Aquí no leeréis nada romántico ni épico sobre la vida de los vampiros. No percibiréis en estas líneas nada excitante ni atrayente sobre esos a los que llaman inmortales.
Esta es la única historia real de vampiros. La cruda realidad. La historia jamás contada sobre el final de esta especie que tanto ha atraído a millones de personas.
Allá por el año 1978 nació el último descendiente del legendario Conde Drácula. Lazlo Blad Drácula. Fue un momento muy deseado por sus padres. El niño nació sano. Bueno. Todo lo sano que puede estar esta paradójica especie de no muertos inmortales. Todo fue normal durante treinta y cinco años.
 Por aquel entonces el yayo; como cariñosamente le llamaba nuestro protagonista, la había espichado una noche de cena en la costa mediterránea. Unas gambas al ajillo tuvieron la culpa. Ya veis. La humanidad buscando dar muerte durante siglos a su enemigo más sanguinario (literalmente) y al final el tío se muere por un error. Bueno. En realidad se trató de un cúmulo de catastróficas desdichas. Debido al ajo el Conde entró en shock anafiláctico. Un hombre que pasaba por delante de la terracita y lo vio, lo tumbó en el suelo y empezó a hacerle el boca a boca. Pero cada vez que se agachaba una pequeña cruz que tenía a modo de colgante, entraba en contacto con el vampiro provocándole graves quemaduras. A todo esto que la ambulancia se retrasaba por culpa de los recortes sanitarios y terminó amaneciendo sobre el hominis nocturna. Así que irremediablemente el famoso inmortal terminó muriendo.
Pero claro. La maldición de todos los vampiros no terminaba porque el último descendiente; nuestro querido Lazlo, seguía con vida.
Bueno. Con el tiempo, Lazlo empezó a sentirse mal al comer ciertos yogures con bífidus sanguíneos. Se sentía mal. Le entraban gases y de vez en cuando pasaba largos espacios de tiempo sentado en el baño. Porque sí. Los vampiros van al baño. Como todo ser humano. Después de los yogures, vinieron los derivados de la sangre, como el plasma. Así que decidió ir a ver a su médico particular. El Dr. Van Helsing.
Los resultados de los análisis de sangre fueron contundentes y lamentables. Durante los últimos años los vampiros habían estado consumiendo sangre procesada en varios formatos. Lo que vulgarmente se conoce como comida de laboratorio. Esto hizo que con los años algunos de estos “inmortales” desarrollasen una intolerancia a algunos componentes de la sangre procesada y al haber dejado la sangre natural durante decenios, esta ya no les sentaba nada bien.
En cierta ocasión en la cual se hizo una reunión importante con los principales representantes de las familias vampiras (que así escrito es como muy peliculero) se sirvió sangre de toro de primerísima calidad y a nuestro protagonista empezaron a acumulársele gases en el bajo vientre. Como la reunión se alargaba y no podía soltarse a gusto en ninguna parte, terminó por reventar ostentosamente en medio de la pista de baile aniquilando a todos cuanto allí había y poniendo fin a la especie vampírica.
Y esta es la historia de la extinción. Esos seres vacilones que decían que no podían morir y que sin embargo eran alérgicos o intolerantes a casi todo.
Se desnaturalizaron con toda esa comida científica hasta que no quedó nada de ellos.

Que os sirva de lección.

7 mar. 2013

Sequía (Cap.1)

Antes de nada y sin que sirva de justificación, quisiera comentaros que lo he corregido lo mejor que he sabido. Me gustaría mucho terminar la novela y seguir todos los cauces editoriales hasta su publicación. Pero seamos sinceros. Se ha puesto de moda escribir como medio para sortear la crisis. Por otro lado la libertad de algunas plataformas de publicación sin filtro alguno, fomentan la proliferación de pésimas obras. Yo no quiero engañar a nadie. No tengo pasta para autoeditar. Esto es de lo mejor que sé escribir. Si no gusta la historia lo lamento, pero no has tenido que pagar por ella. Si te ha gustado, eso que te llevas.
Sólo pido que seas lo más sincero posible en la crítica. Gracias.

1


¿Miedo a ser víctima de una zoonosis? Esas enfermedades transmitidas a los humanos mediante el consumo de animales enfermos era un serio problema. Vacas locas, Gripe aviaria o brucelosis, son sólo una pequeña parte de estas. Laboratorios Leonysse ha creado para usted la gama de productos cárnicos Vittal. Libres de toda enfermedad o bacteria perjudicial para su salud. Leonysse Labs Co. Nos preocupamos por su salud. Hecho en Marte.


La noche cerrada y sin luna auspiciaba una retransmisión, cuanto menos asombrosa del mayor espectáculo jamás emitido hasta la fecha. El logro científico del milenio dejado a la humanidad por el eminente doctor Moriei Yamashita. Un complejo industrial de alta tecnología y mayor seguridad. Y lo más importante su contenido. El ser humano más importante de todos los tiempos para los ciudadanos de un mundo en decadencia.
Aerocópteros de las principales cadenas de televisión del mundo, iluminaban la blanca fachada que destacaba sobre la prácticamente desierta zona en la que se encontraba.

No tardaron en llegar otras aeronaves del departamento de seguridad, con la intención de controlar a las masas que empezaban a congregarse en torno al complejo.

Estos eran similares a coches patrulla pero en lugar de tener ruedas, contaban con cuatro motores de impulsos electromagnéticos para levantarlos del suelo y un rotor con una hélice movible a modo de timón colocada en el centro de la aeronave. De manera que se mantenían separados a los presos de los pilotos.

La gente se cuidaba mucho de colocarse debajo de uno de esos motores de impulsos. Había corrido el rumor que generaban tumores y otro tipo de dolencias, y los actuales cuerpos de seguridad se aprovechaban de eso para ahorrarse el consumo de balas de goma, chorros de lubricante y descargas eléctricas cuando tenían que dispersar algún tipo de concentración.

Iniciaron rondas a unos diez metros del vallado de seguridad para evitar que la gente se acercase. Muchos lo vieron como una nueva muestra de represión, pero en realidad era cuestión de seguridad. El proyecto había sido aprobado por los anteriores gobiernos y se habían invertido inmensas cantidades de dinero en construir una nave completamente automatizada y completamente inexpugnable. Cualquiera que intentaba saltar la valla moría abrasado por corrientes de alta intensidad generadas por un reactor nuclear propio. En caso de que se saltasen esa seguridad, seis centinelas C31 de la empresa de seguridad y robótica Arkan, descargarían todo un arsenal sobre los invasores. Y en caso de que se intentase acceder utilizando cualquier otro método, la nave estaba dotada de misiles antiaéreos y antitanques, junto con un sinfín de lindezas similares. Los intereses de la humanidad estaban por encima de los intereses de los gobiernos de los países que para el año 2063 eran en su mayoría grandes corporaciones.

Otro aerocóptero, esta vez negro y del tamaño de una limousine, llegó a las inmediaciones y permaneció parado ante la puerta principal exterior del recinto, junto a la que se había colocado un gran escenario que permanecía a oscuras.

La zona, que hasta el momento sólo estaba siendo iluminada por las aeronaves y las linternas de algunos de los asistentes al evento, se inundó de luz y sonido justo en el momento en el que los presentadores del programa especial; El despertar (que la cadena estatal había organizado para tal ocasión) salían al escenario.

Empezaron la música, los grupos coreográficos, números musicales y otros muchos espectáculos que mantendrían entretenidas a las masas durante horas y que daría que hablar durante los próximos meses distrayendo la atención de asuntos más importantes.

-¡Bienvenidos al Despertar!- dijo con tono de orgullosa patriota la presentadora. Esbelta y morena, tanto de piel como de cabello, vestía una singular falda de tubo negra y una blusa blanca que dejaba ver más bien poco. Junto a ella, apareció la estrella del momento. El showman Jean Deschamps. Con un estrambótico peinado, su cabello teñido de rubio platino se elevaba por encima de la joven presentadora unos tres palmos. Jean no dejaba de moverse de un lado a otro del escenario saludando a los drones equipados con cámaras que volaban a su alrededor e intentando animar a las multitudes que se iban aglomerando en torno al escenario. En un momento dado, las angulosas facciones del presentador se detuvieron ante una de las cámaras que revoloteaban sobre la plataforma.

-Ha llegado el día que tanto estábamos esperando. Cincuenta años de misterio se resolverán durante las próximas semanas, y comenzaremos esta misma noche-. Giró su rostro en dirección a su compañera, la cual continuó.

-En unas horas, sabremos qué hay en el interior de este recinto de alta seguridad. Pero antes…- La joven extendió los brazos en cruz y a cada lado del escenario se encendieron sendas pantallas gigantes. En ellas apareció el logotipo gubernamental. La típica imagen en forma de águila extendiendo sus alas. De color gris con los bordes negros sobre una franja roja vertical.

Una voz con aire marcial se empezó a escuchar por los altavoces junto con una marcha militar.

-Los instigadores de las revueltas de Madrid, han sido juzgados. La condena, como es normal en estos casos, es la pena de muerte-. El logotipo desapareció de las pantallas dando paso a unas imágenes en las que aparecía un muro de hormigón con cuatro manchas oscuras separadas más o menos por el mismo espacio y que se suponían de sangre de anteriores fusilamientos.

La voz volvió a tronar en el ambiente.

-Estos son los condenados. Por instigar a otros a realizar una revuelta ciudadana en la que fueron asaltados numerosos centros de aprovisionamiento civil, el condenado; Kurala Wenbazi se enfrenta a la pena capital-. En ese momento aparecía en pantalla un joven de no más de veinte años, desgreñado y con cara de terror.

Entonces un guardia lo apartó de delante de la cámara y lo condujo al lugar donde se hallaba la primera mancha en el muro.

-Por planificar, asaltar e instigar a otros a hacer lo mismo, el condenado; Pedro Arguil se enfrenta a la pena capital-. Ante la cámara colocaron a un hombre de unos cincuenta años con el pelo largo y una barba muy poblada. Su porte y su semblante serio indicaban que era un hombre combativo y que despreciaba a sus captores. En sus ojos podía verse el calor de un alma guerrera. Si en ese mismo instante llega a caerle en las manos un arma, la emisión se habría interrumpido y algo serio habría pasado en aquel lugar.

De nuevo la voz tronó por la megafonía.

-Por atacar a dos miembros de los cuerpos de seguridad, el condenado; Felipe Bertoni se enfrenta a la pena capital-. En ese mismo instante un par de agentes intentaban colocar ante la cámara a un tipo alto y delgado que se resistía estirándose cuanto podía para atrás gritando voz en cuello que lo había hecho para defender a un inocente. Entonces, mientras uno de los dos agentes le golpeaba con una defensa, el otro le sostenía la cabeza con la intención de colocar su rostro mirando a la cámara. Sus ojos se movían de un lado a otro y su cara denotaba más que pánico, terror. Segundos después lo conducían a su lugar en el paredón.

-Por ayudar a los instigadores y a otros autores de actos delictivos contra los intereses de la ciudad, la condenada Marisa Regüello se enfrenta a la pena capital-. Una joven de pelo largo, rizado y castaño, aparecía ante la cámara con un semblante oscuro y tranquilo. Parecía que la cosa no iba con ella. La condujeron hasta su lugar y una vez allí, la voz rompió el monótono murmullo de personas que seguían acercándose al escenario.

-Todos los gastos derivados de este proceso, incluyendo el material utilizado para la ejecución, y el coste de las horas de los agentes que participan de ella, les serán facturados a sus parientes más cercanos. Procedan-. La cámara enfocó a los cuatro condenados en un plano abierto. Luego, la imagen fue sustituida por el logotipo del gobierno. Los altavoces emitieron el sonido de los disparos y segundos más tarde sonó de nuevo la música del espectáculo. Apareciendo en el escenario una coreografía de bailarines vestidos de traje y corbata.

En las pantallas se emitían ahora las imágenes grabadas por los aerocópteros que sobrevolaban la zona con sus potentes focos.

La voz del showman irrumpió en la escena.

-En unos minutos dará comienzo la cuenta atrás. Pero antes y para todos aquellos que no conozcan el significado del Despertar, unas palabras del Jefe de Operaciones de la Junta del Estado Mayor-. Aún no había terminado la frase cuando un militar de alto rango cruzaba el escenario con paso decidido. En realidad estaba todo completamente coordinado hasta el milisegundo. La cuenta atrás se iniciaría sola y era importante tener controlado todo cuanto sucediera antes.

El impoluto militar se colocó ante un atril. Bebió un poco de agua y colocándose el puño ante la boca carraspeó un par de veces. Luego colocó una mano a cada lado del atril agarrándolo con fuerza y empezó a discursar.

-El día de hoy marcará un punto de inflexión en nuestra historia. Hoy es el día escogido por el eminente Dr. Yamashita, que en un intento de mejorar nuestro mundo realizó este experimento-. La multitud empezó a aplaudir.

-Alex Krooner despertará en unos minutos de un sueño de cincuenta años, siendo la primera persona mantenida en crioestasis. El señor Krooner también ostentará el record de ser el humano más longevo confirmado de la historia, pero esa ostentación no será realidad hasta dentro de unos años-. De nuevo aplausos.

-En el año 2013, al señor Krooner se le diagnosticó una enfermedad poco conocida que ponía en peligro su vida y potencialmente la de otros. La cura para esta enfermedad se descubrió en el año 2036 y se consiguió sanar al paciente. Por desgracia un par de años después, cuando estalló la guerra, el Dr. Yamashita llegó a un acuerdo con los gobiernos de aquel entonces para blindar el complejo. A cambio compartiría su tecnología de crioestasis para viajes espaciales. Se programó el despertar para exactamente dentro de…- Las inmensas pantallas colocadas a ambos lados de la entrada principal se iluminaron de nuevo con el logotipo imperialista y los altavoces emitían una música de ambiente que evocaba a la tensión de los programas de la primera década del nuevo milenio, cuando se puso de moda aquello de dar la respuesta correcta después de la publicidad.

Segundos más tarde se iniciaba una cuenta atrás que coreaban al unísono los dos presentadores, los bailarines y la gente que había acudido en masa a ver el espectáculo.

Diez, nueve, ocho. Se encendieron entonces unos potentes focos en el interior del complejo. En la entrada esperaba el aerocóptero en forma de limousina del que bajó un joven con una maleta de grandes dimensiones que colocó en el suelo. La abrió y del interior sacó un par de guantes que se puso. Después de ponerse en pie, levantó los brazos con las manos abiertas y las palmas mirando para arriba. Automáticamente salieron de la maleta ocho drones parecidos a los que volaban por el escenario pero más sofisticados. El joven se colocó delante del vehículo cuyas luces le iluminaban la espalda. El militar que acababa de discursar, bajó los escalones del escenario, se detuvo ante un pequeño lector de seguridad que había junto a la entrada del complejo, acercó el rostro al visor de retinas y tras escuchar un leve bip electrónico se introdujo en el vehículo de cristales tintados recogiendo a su vez la maleta que el joven había dejado en el suelo.

Las puertas del complejo se abrieron. El muchacho con los drones empezó a caminar lentamente sintiéndose observado por la ingente cantidad de cámaras de seguridad instaladas. Las cámaras del exterior fueron testigos de cómo el joven y el vehículo se perdían por la explanada situada en la parte delantera del complejo.

Unos metros más allá, el muchacho extendió los brazos y los drones salieron en todas direcciones emitiendo una señal que reproducía un mapa detallado en alguna parte.



2 feb. 2013

Necrológicas (Parte I)


No me gusta leer el periódico de la misma manera que no me gusta ver los telediarios. Soy de los que piensan que los humanos normales tenemos cierto grado de carga emocional y yo he sobrepasado mi límite con las malas noticias. En cambio, suelo leer las necrológicas.
Esto puede resultar una contradicción. Pero nada más lejos de la realidad. Aunque a nadie le gusta que la gente muera y de alguna manera lo encuentro anti natural; leo con satisfacción las edades de algunos y con pena las edades de otros. Pero muchas veces sonrío con algunas por lo que se puede llegar a entender o por lo que pueden aparentar. Otras veces directamente me parto el pecho con algunos anuncios.
Durante unos días voy a poner ejemplos. No voy a poner imágenes ni voy a dar nombres, ni el nombre del diario ni nada por el estilo, ya que no quiero que nadie piense que me río de las desgracias ajenas.  Mi única intención es hacer un poco de humor con los textos que aparecen en las necrológicas sin llegar a ofender a nadie. A parte. Muchos de esos textos se repiten hasta la saciedad día sí, día también.
Allá vamos.
Fulanito Romualdo Steinhauser
Nos ha dejado el día 12 de marzo, acompañado de su esposa, sus hijos y sus nietos. Siempre te querremos. Descansa en paz. La ceremonia tendrá lugar en…
Este es un texto muy utilizado. Lamentablemente lo que da a entender es algo triste. Ha muerto una familia entera. Pero también da a entender que esa familia era la pesadilla de Fulanito Romualdo. Porque si muere una familia con hijos y nietos pero sólo se acuerdan de él y no del resto, han tenido que ser muy malos todos.
Siempre te querremos Fulanito. Ahora podrás descansar de la pesada de tu mujer, que no te dejaba venir con nosotros a ver el fútbol. De esos desgraciados de tus hijos que nada más que te sangraban la pasta y de esos demonios de nietos que no paraban quietos. Bueno. Ahora ya sí.
En siguientes entradas más.

6 ene. 2013

Un poco de sinceridad

A la gente le cuesta entender lo que no puede ver. Absolutamente todos damos por sentadas realidades cotidianas, simplemente por el hecho de ver. Pero nunca pensamos. No seré yo quien diga que estamos obligados a hacerlo porque yo soy el primero que peca de falta de empatía. Y si uno desconoce las realidades ocultas tras capas de neuronas, masa encefálica y sentimientos de su semejante, es normal que nunca llegue a ponerse en su lugar. Es como mirar a una pared. ¿Qué vemos? Una pared. ¿Qué hay dentro? Damos por sentado que ladrillos, cal, cemento y quizás aislante en forma de poliuretano expandido. Pero… ¿Podría haber un nido de cucarachas? ¿Humedad? Quizás ¿el cadáver de algún soplón de la Mafia? Podría. Pero nuestros sentidos primarios nos dicen que no. Hay una pared. Construida como todas las paredes. Los problemas ajenos, son, en realidad, similares a las habilidades ajenas. ¿Quién no ha oído alguna vez un; tú esto lo escribes en un plis plas, o tú esto lo dibujas en un momento? Pues pasa igual con los problemas que la gente no concibe. Eso son tonterías. Dicen. Eso eres tú que te comes la cabeza tontamente. Razonan. Y su comentario se pierde entre una mirada compasiva y un gesto de desprecio. Y uno no puede dejar de preguntarse si no lo toman por tonto. Pero esta gente no sabe lo incómodo que resulta perder el control de tu mente y de tu carácter. No saben que es, que por tu cabeza circulen infinidad de ideas a un ritmo vertiginoso y no puedas extraer ni una sola de ellas. Como si un infranqueable muro de cristal se colocase entre tu interior y la realidad. A los nervios de ser consciente de ello se suma la impotencia. Y entonces pierdes el control ante cualquier cosa que te molesta. Explotas. Dices cosas que; no es que no quieras decir. Es que ni si quiera piensas. No eres tú. Tú sólo eres un mero espectador sentado en una butaca de primera fila en un universo paralelo. Entonces aparece la dispersión. Cualquier cosa que aparezca ante cualquiera de tus sentidos te distrae. Si estás leyendo, las palabras o la música en tu idioma hacen que te bloquees como cuando alguien está contando y uno se pone a decir números aleatorios a su lado con la intención de descontarle. Luego están las manías. Gracias a Dios, la madurez ha hecho que un exceso de diplomacia y un inmenso esfuerzo por vencer la peor de todas ellas, hagan que la invasión de mi espacio vital ya no sea tanto problema. Pero aún existe. Unos dicen que son depresiones. Otros que son ansiedades. Pero nadie le da mayor importancia de la que le da uno mismo. Entonces; por no tomar nada más duro, te haces infusiones de Valeriana Oficinalis. A la que odias más que nada en el mundo porque deja en tu armario un fuerte olor a pies de zombi. Sales a caminar, porque piensas que descargando adrenalina te sentirás mejor. Y en parte es cierto. Pero tu cabeza es un bullicio. No paran de salir ideas que no puedes anotar porque se mezclan entre el resto de ideas. Se pierden entre las calles escapando. Como si las persiguiese un Blade Runner. Otras las cazas y las apuntas. Pero pierden cualquier significado al pasar de los días. Y parecen pequeñas cajas llenas de frustración. Tampoco puedes hablar con nadie. Porque ya nadie quiere escucharte. Cada cual tiene sus propios problemas y es comprensible. Pero yo escucho e intento ayudar a otros porque creo que sé lo que se siente. Los detonantes pueden ser diferentes. De hecho. Yo desconozco cuál fue el mío. Pasan los años. Los que eran tus amigos ya no están. Te rodeas de un montón de gente muy buena. Una especie de segunda familia. Pero no estás lleno. Te falta algo. Retomas tus pensamientos de soledad y te das cuenta que a veces estás mejor solo. Ha pasado mucho tiempo en el que no has sido consciente de lo que te ha estado pasando y te has convertido en un cretino para muchos. Y con el tiempo llegas a comportarte como tal en muchas ocasiones. Un círculo cerrado difícil de romper ya que por mucho que hagas, siempre te sientes igual. Un ser vivo vacío. Una especie de sistema nervioso sin cuerpo. Un ente. Un algo que no quiere existir en este plano. Algo difícil. Una cosa. Descubres nuevos mundos. Te adaptas a ellos, pero no te completan porque los viejos mundos a los cuales te has hecho no son compatibles. Y aunque lo fueran tienes la sensación de que pase lo que pase te sentirías igual. Vacío. Seco. Tus allegados te intentan animar con palabras amables. Exaltando tus muchas actitudes. Pero no comprenden que esas actitudes no funcionan con todos. Y no son más que meras herramientas. Algo que se utiliza por conveniencia pero que no siempre tienes ganas. No sé. Quizás he sido siempre así. Quizás adquirí una tara. Quizás no vivo en el tiempo adecuado. Lo que es cierto es que pase lo que pase, la gente seguirá diciendo que eso son tonterías. Seguirán razonando: eso eres tú que te comes la cabeza tontamente. Y sus comentarios seguirán perdiéndose entre una mirada compasiva y un gesto de desprecio. Y uno no dejará de preguntarse si no lo toman por tonto. Aunque quizás tengan razón. Quizás sean tonterías y la celeridad a la que noto que va mi mente sean sólo comeduras de cabeza. Espero que con estas palabras entendáis el porqué de muchas cosas. No sé qué cosas, pero igual vosotros veis algo más clara mi persona. Un abrazo.

1 ene. 2013

Nos falta Rock & Roll

Lo que he de decir no tiene que ver con la política. Lo que pasa es que voy a hablar por la parte que nos toca a los catalanes (por costumbres, A.D.N o lo que queráis) pero es extrapolable a cualquier otra parte del planeta. A raíz de una conversación en Twitter de dos personas a las que tengo en alta estima, no solo por ser como son (siempre apoyando y ayudando en todo lo que pueden a gente como yo) si no por el trabajo que realizan. Empecé a comerme la cabeza. Dar un impulso a la cultura catalana no es difícil. Hay que ser vistosos y eficientes. Pero nosotros mismos nos frenamos. La cultura catalana tiene algo muy importante. Es eso tan nuestro llamado “Seny”. El “seny”, algo que desde el resto del territorio español se ha considerado sólo como “sentido común” es algo más que eso. Es ese sentido común pero en base a unos valores y normas sociales bastante tradicionales. Es una buenísima característica como motor de nuestra cultura, pero sólo si viene acompañada de otra de la que carecemos. Nos falta Rock & Roll en las venas. Mientras pensaba como escribir esta opinión, estaba yo escuchando Scorpions. Leches. Un grupo que ha triunfado en todo el planeta. Ha llevado su música a todas partes y en casi todos los países son conocidos. Rock americano en estado puro. Ah. Pues no. Son alemanes. Vaya. ¿Quién lo diría? Y cuando yo era pequeño y escuchaba Europe. ¿Qué eran yanquis? No. Suecos. ¿Y Astérix y Obélix? Franceses ¿El ánime y el Manga? Japoneses. No, de verdad. Parece que confundamos el éxito de un buen trabajo realizado con esfuerzo, con el triunfo efímero de estos productos en forma de persona que crean los programas de televisión. Deberíamos despertar de una vez y saltar bien fuerte. Tenemos una gran tradición emprendedora y hemos realizado grandes cosas, pero ese tradicionalismo rancio que veo ilustrado con el caliqueño, la barretina y la masia nos frenará de por vida. Está bien mantener las raíces culturales siempre y cuando no nos anclemos en ellas. Pasemos al siglo XXI de una vez con todo el equipo. Seguro que en la ecuación para el impulso de la cultura catalana me dejo datos y factores. Pero estas son las que creo esenciales: La eficiencia que aporta el seny, ya la tenemos y seguro que la podemos mejorar. Pero la vistosidad americana no la tenemos. No arrancamos con esa chulería nata que tienen los tíos del motocross, el rock & roll y los vaqueros. Con esto sólo quiero dar ánimos a todos aquellos que tengan proyectos en marcha. A los que no entendáis lo que he dicho. Sustituir las raíces y costumbres catalanas por las de vuestra región. Es exactamente lo mismo. Ánimo a todos.