31 dic. 2013

Lo que sería la (a)típica conversación entre matones del hampa Season 2 Chapter 1

-Atándolo muy fuerte a un poste y retorciendo por el cuello hasta que no puedas más.
-No había pensado nunca en esa técnica.
-Es la mejor si quieres conseguir una buena camiseta de esas descoloridas que usaban los hippies.
-Me lo apunto.
-Esto... Una cosa Premutos ¿tú sabes cómo hemos llegado aquí?
-Ni idea Billy, amigo.
-Por cierto ¿dónde estamos?
-Creo que debemos estar en algún tipo de nave espacial. Por lo de las luces y eso.
-Ah. Cierto, cierto. Y el que estemos los dos semi desnudos sobre una camilla metálica y hablando delante de ese señor gris y cabezón, que hace más o menos una hora y pico que sigue nuestra charla, ¿no te dice nada?
-Mira tú por dónde, no lo había pensado. Se ven unas cosas tan extrañas cuando trabajas para el hampa...
-Cierto. Tampoco te habrás planteado el por qué nos han quitado toda la ropa salvo los calzoncillos y nuestras botas ¿No?
-Mmmmm...

[Interrumpimos por unos instantes este primer capítulo para introducir; así de burdamente, una conversación entre dos seres alienígenas. Es un poco como un recurso para crear un futuro crossover]

-Oye Fermín ¿tienes por casualidad...? Oh. Perdona no sabía que estabas ocupado.
-No, tranquilo. Pasa, pasa.
-¿Qué haces?
-Pues mira. Los de I+D me mandan dos especímenes más de humanos para que les realice todo el proceso, pero... ¿sabes eso que pasa cuando se te encasquilla la sonda?
-Sí.
-Pues me acaba de pasar. Y entre eso, y que estos dos humanos parece que no tienen ningún miedo... míralos, ahí hablando de sus cosas.
-Es que ya no damos ningún miedo. Se habla tanto de nosotros.
-sí. Pero los de I+D siguen mandándonos humanos con los que experimentar.
-¿Sabes? Yo creo que ya lo hacen por vicio.
-Sí. Yo también lo pienso. Se quedan ahí. Mirando desde sus fríos monitores como sondamos a estos pobres cachos de carne y luego lo graban en vídeo para subirlo a Alientube y cobrar por la publicidad.
-Eh. Mira a ese. Parece que se ha soltado usando como ganzúa la punta de la sonda que se te había atascado.
-¡Anda! Mira. Los de I+D van a tener un vídeo gracioso.
-¡Pe... pero que se te escapan!
-Bah. No te preocupes. Esto es una nave alienígena. Aquí puede pasar de todo. Es como el mundo de la fantasía.
–Bueno, vale. Como quieras. Cambiando un poco de tema. ¿Te das cuenta que en dos ocasiones has hecho alusión a “aliens” refiriéndote a nosotros? Es como si los franceses llamasen a su tortilla, tortilla francesa. ¿Sabes que en Rusia, de la ensaladilla no se dice que es rusa?
-¿Tú me has visto a mi cara de guionista? No ¿verdad? Tengo cara de ¿Qué? ¿Eh? ¡¿De qué?!
-De alien.
-¿Ves? Ya vamos entendiéndonos. Anda. Tira para allá y diles a los de I+D que me pasen una copia del vídeo antes de subirlo a A LI EN TU BE. ¡Y que no le digan nada al encargado de lo que ha pasado! ¡Que ese tío es muy de muerte, destrucción y rayos láser sobre La Casa Blanca!


No se pierdan el próximo episodio. 

26 dic. 2013

Living Dead Experience


¿Cansado del rafting, puenting, snowboarding, y de todas las actividades que terminan ing, como invertir en un fondo ING? Tenemos la solución. Si te gustan las experiencias arriesgadas y para ti ya no son nada nuestras aventuras temáticas; Iraki Terrorist, donde te ofrecíamos hacer de terrorista iraquí, en un campamento americano, o Un yankee en la corte del rey de Afganistán, donde te dejábamos solo con un traje de militar americano en las cercanías de Kabul. Tenemos para ti, el último grito en experiencias arriesgadas. Olvídate de falsos secuestros que no llevan a ninguna parte. Pasa de saltar de un avión sin saber si el paracaídas se abrirá o no. Vive una auténtica experiencia Zombi con Living Dead Experience.
Siente la agonía de ser perseguido por decenas de seres lentos y gimientes. Aprecia el terror de llegar a un pasillo sin salida en un lugar triste y gris, escuchando el sonido de decenas de pies que arrastran su paso lento y pesado. Vive en tus carnes los ansiosos mordiscos de seres hambrientos.
En Extreme Experience, hemos llegado a un acuerdo con los principales geriátricos del país. Ellos necesitan entretenerse. Nosotros necesitamos de su aspecto tenebroso. Nos aseguramos de que todos nuestros abuelos no tienen ni dientes reales, ni enfermedades que puedan transmitir mediante mordiscos. También nos hemos asegurado de que ninguno de ellos ha fallecido antes de iniciar las persecuciones. Sometemos a nuestros abueletes a una intensiva sesión de maquillaje. Bueno, no a todos. Realizamos un escrupuloso casting, donde seleccionamos a esos abuelos demacrados y cetrinos a los que vemos vestidos de negro a la entrada de algunas poblaciones de la España profunda que solo cuentan con dos casas y una iglesia.
Por un módico precio puedes vivir una auténtica experiencia zombi gracias a Extreme Experience.

16 dic. 2013

Lo que sería la (a)típica conversación entre matones del hampa 2

Cap. 4
-Y este bajito de aquí, es Timmi Perrilla
-¿Perilla?
-No. He dicho Perrilla. De perro.
-Ah. Pensaba que era el mote. Timmi “el Perilla”
-Pues no. Francamente. Es demasiado joven para que tenga un mote. De echo le llamamos “Pequeño Timmi” y además no tiene barba. No podría llamarse “El Perilla”
-Pffffff jejejeje es verdad. Pues cuando sea mayor seguirá siendo “Pequeño Timmi”
-Cierto. El mundo del crimen organizado es muy cruel en esto de los motes.
-Sobretodo en ese aspecto lo es, sí.
-Bueno pues si te vienes, te los presento a todos de golpe porque uno a uno será un poco complicado. Tú ahora ya los conoces, así de lejos. ¡Chicos! Mirad, quiero presentaros a Pérgamo “Cara como de haberse comido un limón” McFlánagan. Es su último día.
-Esto… Yo no me llamo así.
-¿Qué me estás contando?
-Pues que yo soy Premutos “menos malo” McFlánagan. O “El amigable Premutos” como me llaman algunos. Pérgamo, es mi hermano mayor.
-¿Me estás diciendo que llevo casi una semana intentando matar al McFlánagan que no era?
-Exacto.
-Pues voy a tener que ir a quejarme a administración. Eso de pasar los encargos en un pequeño papel en el que sólo salen la primera inicial y el apellido…
-Hombre. Por eso nos ponemos los motes. Para dejar claro quién es quién.
-¿Sabes? A veces pienso que el mundo se ha modernizado demasiado. Toda esa basura de la globalización y esas cosas. Nos complicamos demasiado la vida.
-Sí. Entonces una cosa. ¿Me vas a matar ya o no?
-No hombre. A quien voy a pelar será a tu hermano.
-Si quieres lo llamo y quedáis.
-No te preocupes. En administración ya me pasarán los datos. Pero… Hablando de quedar. ¿Hacemos un café mañana?
-Por supuesto.


Cap. 5
-Apretándoles el cuerpo tan fuerte, que en algunos casos les reventaba la cabeza.
-Vaya. Demasiado duros ¿no?
-Pues sí. Los controles de calidad de los juguetes chinos, son tan duros como absurdos, porque luego les ponían otra cabeza y los empaquetaban.
-Eso explica muchas cosas. A todo esto. ¿Cómo quedaste con mi hermano?
-No me hagas hablar, no me hagas hablar. Pues en administración perdieron su ficha y han anulado el “trabajo”
-Que si quieres te paso su dirección.
-No hombre no. Deja, deja. Ahora que trabajas en nuestra “empresa” no vas a hacer el trabajo de otros. Pues si lo han perdido pues no hay “trabajo” Ya me entiendes.
-Oye. Una pregunta. ¿Tu no crees que el cine ha hecho mucho daño a nuestro oficio?
-Mira. Pues ahora que lo dices, sí. Creo que demasiado.
-Siempre los mismos clichés. Los dos matones sentados en un coche con el tapizado de los asientos imitando algún tipo de animal africano, aparcados en un callejón por el que vuelan hojas de periódico y hablando de trivialidades esperando a que su objetivo salga de algún lado.
-Jajajajaja cierto. Le Big Mac.
-Jajajaja ¿Te das cuenta de que este chiste sólo lo van a pillar los que hayan visto Pulp Fiction verdad?
-¿Cómo si alguien estuviese escribiendo nuestras vidas en un acto de enajenación mental y un puñado de gente lo leyese en Internet?
-Jajajaja que tontería ¿no?
-Pues sí.
-Bueno pues como iba dicien...
-Calla, calla. Mira. Johny “Cara como cincelada en mármol por los mismísimos dioses de la antigua Grecia” McThomson está saliendo de su garito. ¡Sigámosle! Y cuidado al salir, vaya a ser que se te caiga el café. Que una mancha en un tapizado imitación a Leopardo cuesta un riñón.
-Tan caro no será.
-No hombre. Lo que pasa es que el tapicero es el hijo del señor Mataplana y cobra en órganos de trasplante para su padre. ¿Sabes lo que cuesta conseguir un riñón sano para trasplantar?
-No sé. ¿Un riñón? Jajajaja
-Jajajaja Muy bueno.
-Oye. ¿Podrías avanzar un poco con el coche? Es que este callejón es demasiado estrecho y te has puesto junto al contenedor de basuras y no puedo abrir la puerta.
-Vaya. Con tanto ajetreo se nos ha escapado el “objetivo”. Bueno ya volveremos mañana.
-¿Otro café?
-Por supuesto.


Cap. 6
-Reventando ostentosamente delante de todos los invitados a la fiesta.
-Vaya ¿Y qué pasó después?
-Pues imagina. Cuando le explota el globo a un niño todo son llantos contagiosos y padres que resoplan por el susto.
-Pero bueno. Luego salió el payaso y...
-Eh. Un momento. ¿un payaso? Ostras qué miedo.
-¿Te dan miedo los payasos?
-Mucho. No lo sabes tú bien. Creo que es un trauma de mi infancia.
-¿Y qué es exactamente lo que te da miedo de los payasos? ¿sus grotescas risas? ¿sus horribles peinados? ¿Sus estampados coloridos que rozan lo absurdo?
-Sus narices.
-¿Cómo?
-Sus increíblemente rojas y grandes narices. Me paralizan.
-¿Me estás diciendo que en caso que haya que hacer un “encargo”, si este se pone una nariz roja de payaso, tú no podrías terminar el “trabajillo”?
-Exacto
-Pues lo tenemos claro.
-Cambiando de tema. ¿Quién es “encargo” de hoy? Le debía pasta a “la empresa” ¿no?
-Pues no sé si decírtelo.
-Venga.
-El payaso Bertoni.
-Te refieres a Jack “El payaso” Bertoni ¿verdad?
-No. Me refiero al payaso Bertoni. Perdón. Llevamos todo el capítulo llamándolos payasos cuando ellos prefieren el término Clown.
-¿Ese de ahí con su grotesca risa, su horrible peinado, su estampado colorido que roza lo absurdo y su horror de nariz?
-Exacto. Ese. Al final salió, pero por la puerta de atrás y salir lo hizo con el dinero que le había pagado. Venga ¡A por él!
-Eh un momento. ¿Qué es esa luz que se acerca desde el cielo e ilumina la oscuridad nocturna de este callejón?
-¡Se dirige a nosotros!
-¿Lo notas? El coche se está levantando.
-¡Aghhhhhh!
-¡Aghhhhhh!

¿Qué les sucederá a nuestros protagonistas?¿Se trata de una emboscada de una “empresa” rival?¿Están Billy “El desacierto” Morgan y El amigable Premutos McFlánagan en verdaderos apuros o dejamos estas preguntas como recurso literario para manteneros enganchados hasta la próxima temporada?

La respuesta a estas preguntas y más en la 2ª temporada. Nos vemos en Enero.

12 dic. 2013

Lo que sería la (a)típica conversación entre matones del hampa 1

Cap. 1
-¿Sabes eso que pasa cuando se te encasquilla el arma?
-Sí.
-Pues me acaba de pasar
-¿Te ayudo?
-No. Deja. Que ahora soltarte es un palo.
-Bueno. Tú mismo.
-Es que si ahora te suelto, luego te he de atar de nuevo, prepararte y dispararte.
-Ya. A mí me daría palo también. 
-¿Ves?
-Entonces... ¿Qué?
-Mira. ¿Te importaría mucho si te mato con esa barra de hierro de ahí?
-Buffff Un poco palo ¿No?
-Sí, pero de hierro jajajaja
-Jajajajajaja qué cachondo.
-Cachondo tú que has hecho un chiste tonto cuando estás a punto de morir. Bueno ¿Qué?
-Pero ¿si me das mal?
-Ya estamos. Como me llamo Billy "el Desacierto" Morgan ya he de fallar el golpe ¿No?
-Hombre... tú dirás.
-Ya claro.
-¿Y no tienes otra arma?
-No te creas. Con esto de la crisis hay que ajustar el presupuesto. En el 2007 te habría matado con una Glock
-Ostras. Yo tenía una Dessert Eagle
-Pistolón
-Sí. Pero me quitaron una paga extra de asesino y mira. Los bancos no perdonan.
-Criminales.
-Mira. Vamos a hacer una cosa. Yo ahora te suelto y quedamos mañana a la misma hora ¿te hace?
-¿Podría ser más tarde?
-Sí claro.
-Es que me gustaría atar algunos cabos antes de morir.
-Mira. Eso mismo le dije yo ayer a Tonny "pocabroma" Granero 
-Bueno pues. ¿Mañana a las 16?
-Vaaaale. Pero vente bien comido que en ayunas la sangre es muy líquida y lo deja todo hecho un asco.

Cap. 2
-Al final has venido.
-tal y como quedamos ayer.
-somos criminales del hampa, no personas mal educadas.
-cierto.
-¿a ti no te dan rabia esas señoras mayores que acostumbran ser nuestras vecinas? Durante las investigaciones siempre salen diciendo eso.
-¿lo de que parecía,os buena gente y que siempre las saludamos?
-exacto.
-me da mucha rabia. Yo siempre termino gritando a la tele ¡somos asesinos, no mal educados!
-la verdad. El mundo está cambiando. Ya nada es como antes.
-cierto
-antes nuestro oficio era respetado
-ahora no hay diferencia entre el hampa y el ampa de un colegio cualquiera.
-jajajaja es cierto ¿has visto lo que llegan a cobrar por dejar a los niños en el comedor?
-vergonzoso
-ya te digo
-mi mujer me tiene frito con eso
-pues no te digo la mía. Tenemos 3 hijos
-vaya
-hablando de mujeres. Tendría que acompañarla a hacer unos recados. ¿Te importa quedar mañana?
-si seguimos así no acabaremos nunca.
-me ha encantado conocerte. Eres uno de esos con los que se puede hablar.
-gracias. Opino lo mismo.
- bueno pues mañana nos vemos.
-ok
Cap. 3
-Entonces, ¿Yo me pongo aquí? ¿Te va bien?
-Sí, ahí estará bien.
-Y, ¿cómo prefieres que me ponga? ¿De rodillas? ¿Sentado?
-Hombre. ¿Sabes qué pasa? Yo lo haría más cómodo. Túmbate si quieres. La muerte no debería estar reñida con la comodidad y a mí me fastidiaría un poco clavar en el suelo las rodillas segundos antes de morir.
-Hagamos una cosa. Me tumbo en el maletero del coche. Así tampoco tendrás que cargarme luego. Que yo entiendo que no es personal, que se trata de un encargo. Y no seré yo quien fastidie tu espalda. Anda. Pon los plásticos ahí.
-Eres muy amable.
-Hombre. Yo desearía lo mismo en mi caso. Ante todo cierta cortesía profesional. Que eso últimamente también se está perdiendo.
-Cuánta razón tienes.
-¿Recuerdas a Jimmy “Manos frías” Templeton?
-El sicario de la familia Cortina
-Que estaba casado con la hija pequeña de Don Cortina
-Sí, sí. Lo recuerdo.
-Pues aquel hombre, era detallista, que no te lo puedes imaginar. Terminaba sus encargos de una manera deliciosa.
-¿Cómo?
-Pues tras acomodar a su “encargo”, servirle un vaso de leche caliente con galletas y preguntarle cual sería su último deseo, le preguntaba cual era su canción favorita. Entonces cuando ya había terminado el trabajo, la entonaba con un saxofón. Era tan afectivo.
-Pero eso era largo entonces.
-¿Por qué crees que le llamaban Manos frías? Venía a buscarte siempre al amanecer y tenía siempre las manos heladas.
-Increíble. Ya no quedan trabajadores como los de antes.
-Bueno. Quedamos nosotros.
-Y en unos minutos quedaré yo solo. Jajajaja
-Jajajajaja. Qué cachondo eres. Bueno ¿Qué? ¿Vamos por faena?
-Jeje.
-¿Qué pasa?
-Te vas a reír. Ya decía yo que me dejaba algo. Ayer estaba yo limpiando mi arma cuando me llamaron de la “empresa” para preguntar por ti. Y me despisté montando el arma y me he dejado el percutor sobre la mesa. ¿Sabes eso que pasa…?
-Sí, bueno. ¿Entonces?
-Lo dejamos para… ¿mañana?
-Mañana es domingo.
-Oh. Tienes razón. ¿Nos vemos el lunes?
-Muy bien. Pero si lo prefieres, en lugar de quedar en este callejón húmedo y oscuro, lleno de cajas de cartón y bolsas de basura. Podríamos quedar en la cafetería de enfrente de tu “oficina”. Y luego si quieres nos acercamos aquí.
-Oh. Perfecto. Si quieres puedes pasarte por la “oficina” y te presento a alguno de los chicos.
-Bien. Sí. Me gustaría ver como sube la juventud.
-Pues hasta el lunes.