20 ene. 2014

Lo que sería la (a)típica conversación entre matones del hampa Season 2 Chapter 5


-Primero le golpeó muy fuerte y cuando vio que no funcionaba, peló los cables de una lámpara y le dio varias descargas.
-Qué mal rato.
-Ya te digo. Reanimar a una persona que está ya traspasando, es uno de los peores momentos de la vida de cualquier persona.
-Cierto. A mí me pasó una vez. Tuve que reanimar a un encargo. Justo cuando lo acababa de pelar, me llaman de administración diciéndome; como no, que se han equivocado de persona. Un poco, como me pasó contigo.
-¿Y qué pasó?
-Buf. Un trabajo de miedo. Pues vino todo el rollo de la reanimación, pedirle disculpas cuando ya respiraba de nuevo. Acercarlo a casa... Porque vale. Tu has hecho tu trabajo. El trabajo que te han encargado. Y la cagada es de los de administración. Pero es que la cara visible de la "empresa", eres tú.
-Ya. Pasas un poco de vergüenza.
-Pues mucha. Y luego cuando llegas a su casa cuéntale a su mujer que durante unos días su marido va a experimentar alguna dificultad para hablar, para moverse sólo e incluso para controlar sus esfínteres.
-Madre mía qué mal trago. Pero ¿No quieres decir que te complicas mucho la vida?
-Para nada. Nunca sabes con quién te la estás jugando.
Mira!. Nuestro nuevo “trabajo”. Sigámoslo con discreción.
-Michael “el rencor malicioso” Jurguensen. Un claro ejemplo de lo que te venía contando. Tenemos que ir con cuidado con él.
-¿Por qué? ¿Sabe artes marciales? ¿tiene armas ocultas?
-No. Simplemente es muy rencoroso. Pero mucho. Hasta niveles insondables sólo conocidos con terror por nuestro apreciado jefe.
-No lo entiendo. ¿Qué problema puede ser ese?
-¿Sabes por qué estamos aquí?
-Para “encargarnos” de un “trabajo”.
-Creo que no lo entiendes. Por lo visto nuestro jefe era compañero de Michael en la escuela primaria. Allí. Cuando sólo contaban los dos con seis años, nuestro jefe le lanzó una paloma muerta a Michael. Ya sabes la afición de nuestro jefe por lanzarle cosas muertas a la cara de las personas. Es como un vicio que tiene.
-Sí. Nunca lo he terminado de entender.
-Pues bien. Michael ha pasado cincuenta años guardado ese rencor buscando la forma de vengarse de nuestro jefe. Durante ese tiempo ha ido colocando pequeñas cargas explosivas a todas las palomas que suelen estar en plaza Cataluña. Y al fin, la semana pasada convenció a nuestro jefe para que diera un paseo con toda su familia por esa plaza dando de comer a las ratas voladoras que allí se encontraban.
-¿Me estás diciendo que...?
-No. Primero tiró un petardo que las hizo elevarse un par de metros antes de hacerlas reventar en pleno vuelo. Imagina. La venganza sobre él y sobre toda su familia.
-Asombroso. Qué par de narices.
-Fue precioso de ver. Un poco como Carrie. Pero haciendo un verdadero servicio a la comunidad.
-Cierto.
-Por eso me da pena ahora tener que “encargarnos” de él.
-Mira, mira. ¿Qué está haciendo?
-Le está poniendo un explosivo a un gato. Esto empieza a parecer obsesivo.
-¡Oye Michael! ¿Te encuentras bien?

[Lamentamos no disponer de un efecto sonoro. Como lector experimentado disculpa si te propongo un simple...]

¡BOOOOOOOOM!

-Mira tú por dónde. Ya no tendremos que “encargarnos” de este problema. ¿Sabes eso que pasa?
-Tío. Lo has asustado.
-Bueno. Para ser un genio del rencor y la paciencia tenía un poco los nervios a flor de piel.
-¿Sabes? Desde que vinimos del desierto, a veces me das miedo.
-Lo sé. ¿Un café?
-Pues claro.


No se pierdan el próximo episodio. 
[Fuente de la foto: Taringa.net]

No hay comentarios:

Publicar un comentario