18 mar. 2014

False Detective (Capítulo piloto)

En el extrarradio de la Parroquia de Rojete, sur de Louisiana. Veranillo de 1995.

Tuuuuuuuuut. Tuuuuuuuuut. Tuuuuuuut.
Clik.
-Ostras que música más pegadiza. Nananaaaaa.
-Bienvenido al servicio de atención telefónica de la Policía Estatal de Louisiana. Para ser atendido por tráfico, pulse uno. Para ser atendido por el C.S.I, pulse dos. Para ser atendido por la División de Investigaciones Criminales, pulse tres. Para ser atendido por un forense pulse cuatro después de morir. Si lo que tiene es una situación peligrosa con un grupo terrorista de la Europa del este y no sabe cómo salir de ella, le recordamos que John McClane trabaja en Nueva York.
-A ver. El tres.
-Queremos recordarle que al final de la conversación le haremos unas pocas preguntas para mejorar el servicio. Muchas gracias.
-División de Investigaciones Criminales de la Policía Estatal de Louisiana, dígame.
-Hola.
-Hola, ¿en qué puedo ayudarle?
-Verá. Necesitaría un par de detectives.
-Ajá. Muy bien. Dígame por favor su nombre y su número de identificación.
-Soy el Sheriff Norman Bobadilla y mi número es el ciento cinco.
-Muchas gracias señor Bobadilla.
-Y ¿en qué tipo de pareja de detectives está usted interesado?
-¿Perdón?
-¿Que en qué tipo de pareja de...
-No, si ya la he escuchado, pero no la he entendido. ¿Que puedo elegir?
-Por supuesto.
-¿Y qué variedad tienen?
-Pues mire. Tenemos a la típica pareja chica chico, ella muy segura de sí misma, él un rebelde con problemas afectivos y que ha tenido problemas en el cuerpo. Ella en realidad está reasignada para vigilarle y tiene que pasar un informe mensual a Asuntos internos, pero por todos es conocidos que hay cierta tensión romántica entre ellos.
-Mmmmm no. No me interesa. Esos suelen dar problemas a la que ven dos luces en el campo.
-Pues luego tenemos a la pareja chica chica. Que hacen lo mismo que chico chico pero como vivimos en un mundo machista y en Estados Unidos, pues lo hacen con más esfuerzo, con la mitad del salario y dedicando el tiempo que les sobra una a vivir la vida a tope y la otra a ser una ama de casa soltera y con un hijo al que da toda su atención.
-No me interesa.
-Tenemos al típico machito, ex marine, casi alcohólico pero es que este le armará mucho escándalo y peleas en todas partes.
-No, no. Nada de peleas.
-Tenemos dos chicos. Pero estos son muy raros. Así majetes pero raros.
-¿Han solucionado algún caso importante?
-Bueno. No podría decirle.
-Bueno mándelos.
-Muy bien. Para allá van. Ahora si no le importa le van a hacer unas preguntas para valorar mi atención y si le ha servido la información aportada.
-Muy bien. Muchas gracias.
-Gracias por utilizar el servicio de atención telefónica de la Policía Estatal de Louisiana. Buenas tardes.

Click.

No hay comentarios:

Publicar un comentario