31 jul. 2014

Hasta la vista Facebook

Hoy voy a explicar el motivo por el que voy a dejar de usar Facebook de manera personal (No de manera profesional) ¿Es necesario dar explicaciones? Pues parece ser que sí. Que se puede entrar en la secta del santo Facebook, pero no puedes abandonarla sin dar explicaciones o sin dejar un reguero de sangre tras de ti.
Esta entrada va a molestar a más de uno de mis seguidores, familiares y amigos. Si te sientes identificado por alguno de los casos que voy a mencionar aquí, no te preocupes. Sólo estoy generalizando de manera brutal. Piensa que puede ser que me refiera a ti en concreto o puede que me refiera a otra persona. Nunca lo sabrás, porque soy así de diplomático. Y si en verdad te ofende mi opinión, deberías hacer algo. En serio. Tienes un problema muy gordo.
Empiezo:

Motivo 1 Pro Activismo inútil.
Facebook se ha convertido en un soporte de pro activismo inútil. Esto es: Facebook se ha llenado de “Indignados” que viven plácidamente en la seguridad de sus hogares, con más o menos problemas de los que nos acontecen a todos. Es como un síndrome que hace partícipes a los que más tienen del “Eh. Yo no te doy pasta para ayudarte en tu día a día, pero mira que foto tan chula insultando a los políticos me he currado con el Paint”.
Esto luego desemboca en el segundo punto.

Motivo 2 Coacción
Todos estos que se “indignan” desde la silla luego juegan a un juego peligroso. El de la coacción. Si te indigna comparte (que viene a ser un si no compartes eres un puerco) Si estás de acuerdo con esto comparte (Que viene a ser un si no compartes estás a favor). Esos me dan muuucha rabia. ¿Y si simplemente no quiero compartir aunque esté de acuerdo?
Otro tipo de coaccionadores son esos que tienen la autoestima por debajo del nivel del suelo. Esos siempre “prueban a sus amigos” con fotos en las que te dicen que si eres su amigo de verdad le dejes un comentario. No. No soy tu amigo. Soy un conocido como mucho. Pero no amigo. Amigo es el que está ahí cuando lo necesitas. ¿He hecho algo por ti (que seguramente así será) y en lugar de tenerlo en cuenta me pruebas con esta basura psicosocial?

Motivo 3 Vendedores de humo
Mi TL (Time line) se había llenado de vendedores de humo. Concretamente de novelas de humo. Autores que habían escrito la novela del siglo cuando en realidad su trabajo era infumable por cualquiera de los lados. Endiosados por el boom de Amazon me encontré en un sinfín de SPAM literario con sus reseñadores amiguetiles inflando aún más su ego. De las decenas y decenas de autores sólo podía quedarme con los dos mejores (bajo mi criterio) Y con el tiempo aprendí que si quiero buena literatura he de buscar en el apestoso mundo editorial. (Esto de apestoso es un poco gratuito. Todos los sectores de negocios apestan pues siempre hay un autor y 100 chupopteros intentando beneficiarse de ellos. Contadas son las editoriales que se lo curran) Por suerte en esa época retomé el contacto con una de las mejores librerías y editoriales del planeta, donde se menea bastante buen rollo (el que yo puedo ver. Si hay algún tufillo, que no digo que no pueda haberlo, seamos justos, no llega a mis narices así que no diré más)
Con ellos aprendí muchas cosas. Aprendí a retirarme a tiempo. Aprendí que no quería participar en una masa de gente que se devoran los unos a los otros. Gente que te agradecen la ayuda de boquilla porque luego no se menean lo más mínimo por ti. La crisis hace competitivos a todos. Y yo no soy competitivo. Eso me hace tonto a la vista de muchos; familiares incluso. Pero me deja por contrapartida una conciencia limpia que me tranquiliza al saber que no he tenido que pisar a nadie para llegar a donde he llegado. Que nadie ha sufrido a costa mía. Que la gente maravillosa que he conocido por el camino me aprecia por ser así.

Motivo 4 Exceso de información
Soy de los que piensan que el exceso de información no es positivo. Sobre todo en mi caso. Me conozco. Por mucho que pueda parecer que con esto estoy queriendo dar una lección de moral a los que me leen, es más bien al contrario. Cada cual que apechugue con sus vida, conciencia y demás. Yo me conozco. Psicológicamente hablando soy un completo ser inmaduro al que afectan todas las cosas. Las injusticias me revientan cosa mala. Ver a mis amigos íntimos mal me afecta mucho aunque luego ni les llame. ¿Para qué? Si ya me lo han dicho por Facebook. ¿Veis? La desnaturalización de la socialización. Ya nadie tiene esa sensación de estar arropado por los suyos. Se ha perdido la comunicación. Y esto me lleva al siguiente punto.

Motivo 5 Falta de estímulos
Somos sensores con patas. Estamos diseñados para sentir. Y para ello disponemos de miles de receptores organizados y repartidos en diferentes sistemas o sentidos. Desde la aparición de Facebook los usamos todos, pero con un fin diferente.
Antes podías escuchar a tus amigos y ver sus rostros (en cualquiera de sus modalidades: contentos, afligidos…) ahora escuchas la música de moda con Spotify mientras lees sus estados en tu TL.
Antes podías acariciar a tus seres queridos  o cogerles la mano en señal de apoyo y amistad. Ahora sentimos el tacto de las teclas para escribir un texto vacío de sentimiento y la única mano que se ve en la transacción es un pulgar arriba que dice LIKE/Me gusta.
Antes podías oler el ambiente que rodeaba a tu amistad y a ti. Quizás un amor que dejó de serlo con los años. Pero seguro que recuerdas su olor. Ahora no sabes ni a que huele tu seguidor nº 233.
Antes podías hablar, entonar y modular la voz acompañándola de las expresiones faciales para transmitir tus sentimientos a esa persona que te necesitaba o con la que simplemente hablabas de un tema trivial. Hoy debes acompañar cada frase con un XD un ;P o cualquier chorrada de estas que nos hemos inventado para hacer ver a nuestro interlocutor que nuestro tono de “voz” es jocoso y distendido. Si no lo pones pueden haber malos entendidos porque la gente tiende a pensar lo peor del resto.
Eso sí. El gusto sigue siendo el mismo. Facebook y las demás redes sociales no impiden que puedas tomarte algo mientras navegas.

Motivo 6 La cuna de la ignorancia
Facebook, al igual que el 100% de los medios de comunicación se ha convertido en una cuna para la ignorancia.
Lleno de fotos de famosos con frases vacías y con un sentido ambiguo que jamás pronunciaron. Informaciones desfasadas en el tiempo de gente desaparecida hace años y que aparecieron al poco tiempo.
Vídeos de sucesos absurdos que ya salían en el programa aquel del Sole que te meto con el meshero.
Cotilleos y demás tonterías en páginas anónimas que esconden a alguien que no tiene narices a dar la cara pero que ponen a parir a cualquiera.
Fotos con falsos mensajes de advertencias que todos creen o mails explicando chorradas legales para evitar pagar multas que lo único que hacen es llenar de cargos y dinero las arcas de los ayuntamientos.
Y por último pero no menos importante, los comentarios de los lumbreras NINIS que no saben ni escribir correctamente.
Pero ¿queréis saber; aunque no sea necesario, cual es el principal motivo?

Motivo 7 TIEMPO y FAMILIA
Yo no me daba cuenta. Han tenido que decírmelo para que me enterase. Es penoso meditar en la situación de tu casa y verte en tercera persona sentado ante el ordenador toda la tarde. Perdiendo el tiempo. Leyendo las quejas de gente en tu misma situación. ¡Nos roban! ¡Nos roban! Disculpa pero tú estás regalando tu tiempo.
Yo me he dado cuenta de que necesito a mis hijas y a mi mujer. Necesito dedicarles tiempo. Necesito estar con ellas. Y ellas me necesitan a mí.
La primera vez que me di cuenta me dio mucha pena. Mi hija pequeña no tenía con quien jugar y yo acababa de llegar de trabajar. Mi mujer estaba trabajando aún diseñando. Mi hija mayor estaba de exámenes finales y la peque estaba sola y aburrida.
Así que me ofrecí a jugar con ella.
-¿A qué quieres jugar cariño?
-A spa´s. Tú túmbate en la cama que te voy a hacer un masajito.
Pues me dejó dormido. Y cuando desperté una hora más tarde, mi corazón estaba encogido. Jugamos cinco minutos. Pero se quedó sin compañero en nada. A ella no le supo mal. Es de buen corazón y le enterneció ver a su padre caer rendido por el agotamiento y sus buenas manitas. Salió orgullosa.
Pero ahí vi que necesitaban algo más. Necesitan que les enseñe. Que las saque a caminar para charlar. Que les lea libros. Que estudie con ellas.
Y ese es el motivo principal por el que dejo Facebook personalmente. Lo importante no está en los unos y los ceros que conforman nuestro mundo virtual. Lo importante es de carne y hueso.
Así que lo dejo. Veréis que se publicarán imágenes de mis trabajos. Eso lo hacen otras aplicaciones de manera automática. Lo digo por los suspicaces que siempre están con la puntillita lista.
Según la NASA a este sistema le quedan 3 días. Según lo que yo y otros como yo le quedan 2. Y no pienso tirar mis días por la ventana.

Espero no haber ofendido mucha gente. Mejor dicho a nadie. ¿Te ha tocado algo de lo que yo haya dicho? Bueno. Yo sólo estoy diciendo lo que pienso YO y cómo voy a actuar en consecuencia. Y ahora vienen los comentarios. Los comentarios de los que me darán la razón y seguirán a la suya. (Como he dicho antes, no lo juzgo, cada cual…) Los comentarios de los discutidores y buscadores de matices, de los que me interesa su opinión lo mismo que conocer el sabor de las piedras. NADA. Y los comentarios de los cachondetes que se burlarán y esas cosas. A todos vosotros. Hasta la siega del pepino.
(Esta tarde noche subo foto para amenizar)